La compañía presentó un concept volador del que aún no difundió información precisa
La compañía presentó un concept volador del que aún no difundió información precisa

El ingeniero soviético Mijail Kalashnikov diseñó el mítico AK-47 en 1947. Del fusil más emblemático de la historia se fabricaron más de cien millones de ejemplares. Setenta años después, el mayor fabricante de armas ruso extiende su negocio: presentó un prototipo de una moto voladora, en línea con la amalgama de proyectos que creen que en el aire está la solución de los problemas de movilidad de los tiempos modernos.

Es una aeronave con capacidad para un único pasajero. O bien puede ser un drone gigante, en virtud de sus múltiples hélices que lo mantienen en vuelo, mientras una serie de comandos lo convierten en un vehículo fácil de ser manipulable. Ocho pares de rotores van montados sobre un marco de metal que rodea la cabina del piloto, quien viaja sentado y con las piernas colgando.

El vehículo se vale de dos baterías que proporcionan la electricidad, y despega en modo vertical, imitando las formas de propulsión de un helicóptero. La moto voladora es un concept que se encuentra en fase experimental, que solo cuenta con la ingeniería y el esqueleto estructural, y carece de carrocería y diseño estético. Tampoco hay datos de su autonomía, dimensiones, estrategia, aplicación y propósito comercial en caso de llegar finalmente al mercado.

Kalashnikov difundió el video con la presencia de Serguéi Chemezov, presidente del conglomerado estatal de empresas al que pertenece la icónica firma armamentística, Rostec. "Ahora el vehículo está en fase de pruebas. Pronto enseñaremos cómo funciona el aparato a pleno rendimiento", declaró la responsable de comunicación del consorcio, Sofía Ivanova.

La firma militar presentó solo el esqueleto del prototipo, pero así imagina la carrocería de su drone volador
La firma militar presentó solo el esqueleto del prototipo, pero así imagina la carrocería de su drone volador

El fabricante del rifle AK-47 sigue la línea de una industria preocupada en entregar nuevas vías de movilidad. Persiguen el sueño del primer auto volador comercial compañías del calibre de Airbus, Toyota, Uber, Kitty Hawk Flyer, firma financiada por Larry Page, cofundador de Google. Pero Dubái con su taxi volador no tripulado parece haber inaugurado la era de los drones de transporte.

LEA MÁS: