Olviden a Madrid por un tiempo: la obsesión del Comité Olímpico Español pasa por los Juegos de Invierno en Barcelona, Zaragoza y los Pirineos. Y quizás más.

En una entrevista con Around the Rings, Alejandro Blanco explicó cómo impulsa la candidatura para 2030 en medio del muy complejo panorama político español, con parte de los catalanes reclamando la independencia. Y se abre a unos Juegos heterodoxos.

Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español / SEBASTIÁN FEST
Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español / SEBASTIÁN FEST

MADRID - Alejandro Blanco no lo dice con todas las letras, pero a lo largo de la extensa entrevista con Around the Rings en Madrid queda muy claro: si el gobierno regional de Cataluña vuelve a coquetear en público con la idea de que en 2030 Barcelona sea sede de unos Juegos Olímpicos en una nación independiente de España, el proyecto se habrá terminado antes de empezar.

Eso da una idea de la difícil misión en que está embarcado el presidente del Comité Olímpico Español (COE): llevar los Juegos de invierno por primera vez a los Pirineos y lograr que el gobierno regional catalám se entienda con su similar de Aragón y, en conjunto, con el de España y el COE. Es lo que el diario “El Mundo” llamó recientemente una “Operación de Estado”, aunque Blanco prefiere ir por otro lado.

“Este proyecto conjunto tiene que ser deportivo... La sociedad ve a este proyecto como de respeto, entendimiento y de diálogo. Eso es importante”, explicó en sus oficinas de Madrid el veterano dirigente, que desborda de felicidad ante la elección de Pau Gasol como miembro del COI: “Máximo valor como deportista y como persona”.

- ¿Hay hoy dos candidaturas españolas a ser sede de los Juegos?

- Nosotros hemos enviado ya la carta al COI para optar a los Juegos Olímpicos de Invierno. Luego está la de verano, Madrid perdió tres veces la candidatura a los Juegos. Yo creo que Madrid, a partir de la Agenda 2020, pero incluso antes, es la ciudad mejor preparada del mundo para albergar unos Juegos. Y por el nivel deportivo y organizativo, pero sobre todo por la aceptación popular que hay en España, Madrid no puede olvidar el sueño olímpico. Pero no se ha planteado fecha. Vamos a convertir a la ciudad en el centro de organización de eventos deportivos. No vamos a olvidar el sueño olímpico, pero no vamos a poner fechas.

- ¿Tiene certeza de que los juegos de invierno de 2030 se otorguen en el 2023?

- Si se sigue la norma del COI de siete años, sería en el 23, pero estamos a la espera de lo que diga el COI.

- El tema es que los de Brisbane 2032 se decidieron once años antes, ¿tienen ustedes claridad por parte del COI acerca de cuándo se definirá la sede?

- Lo que hemos hablado con el COI es que lo lógico es que sea a finales del 22, principios del 23. Lo importante es que preparemos una buena candidatura, los Pirineos nunca han tenido unos Juegos Olímpicos. Creo que es una candidatura con un gran significado, por razones políticas, por lo que sucede en España. Que seamos capaces de presentar una candidatura conjunta con Cataluña, Aragón y con España es muy importante. Creo que la fuerza del deporte va a vencer a esa situación. Solo el preparar el proyecto ya es una gran noticia para España.

- Se ha llegado a definir esto como una operación de Estado...

- Soy el más antiguo en esta candidatura, empecé en 2010. El que está en la carrera desde el principio soy yo, y esto se ha planteado siempre como una cuestión deportiva. A partir de ahí, si con este trabajo hemos logrado juntar al gobierno de España con el gobierno de Cataluña y el gobierno de Aragón... Si los unimos en este proyecto conjunto en donde estamos de acuerdo en que el foco tiene que ser deportivo... La sociedad ve a este proyecto como de respeto, entendimiento y de diálogo. Eso es importante.

- Hay un desacuerdo importante acerca del nombre. Barcelona quiere que sea Barcelona-Pirineos, pero el gobierno de Aragón, opuesto a la independencia de Cataluña que pregona el gobierno catalán, quiere que Aragón sea parte del nombre a igual nivel que Barcelona...

- Estamos en el trabajo técnico y eso lo resolveremos próximamente. Debe ser un nombre en el que todos nos sintamos cómodos y nadie predomine sobre nadie.

- Al mismo tiempo, muchos en el mundo olímpico dicen que sería una pena desaprovechar la potencia que tiene el nombre Barcelona.

- No creo que haya que desaprovecharlo.

- Pero es que Barcelona y Aragón no son equiparables. Una es una ciudad y la otra una región.

- Barcelona es una ciudad, Zaragoza es otra ciudad. No veo por qué no puede ser Barcelona-Zaragoza.

- ¿Zaragoza sería sede?

- Barcelona sería sede. Al igual que Zaragoza. No vemos dificultad ahí. Son dos ciudades sin nieve, pero habrá hielo en las dos. Estamos haciendo un trabajo técnico con mayúsculas. Y serían sede los dos Pirineos, el catalán y el aragonés.

- Barcelona-Zaragoza 2030 es entonces una alternativa para el nombre de la candidatura.

- Veremos.

Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español (COE), y Sebastián Fest, Editor Jefe de Around the Rings, tras la entrevista en Madrid / COE
Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español (COE), y Sebastián Fest, Editor Jefe de Around the Rings, tras la entrevista en Madrid / COE

Blanco, de 71 años, proviene del judo, un deporte en el que se busca vencer al oponente aprovechando precisamente la fuerza del rival.  No le viene mal ese conocimiento en medio de la difícil misión en la que está embarcado, aunque tiene algo a favor: las ansias independentistas del gobierno catalán no son las que eran.

En 2017, el Parlamento catalán emitió una declaración de independencia sin efectos reales, pero que fue una bomba política en España. Hoy, relativamente seducidos por la oferta de diálogo y entendimiento del gobierno español, liderado por el socialdemócrata Pedro Sánchez, el gobierno catalán se ha moderado en sus declaraciones públicas, porque no quiere volver a meterse en un callejón sin salida.

Así, volver a declarar la independencia no parece una opción realista ni cercana, aunque de tanto en tanto el asunto vuelve a primer plano y complica la complejísima orfebrería política de la cuarta economía de la zona euro. Y los planes de Blanco y el olimpismo español.

- El propio jefe del gobierno regional catalán, Pere Aragonés, dijo hace pocas semanas que espera que los de 2030 sean los primeros Juegos de una Cataluña independiente. ¿Qué opina de esa afirmación?

- Eso es algo que tiene que responder el que hizo las declaraciones, pero va en contra de lo que pensamos de la candidatura, que tiene que alejarse de temas políticos. Si no lo hacemos, la candidatura no tiene recorrido. Además de lo técnico, la fuerza de la candidatura es que el deporte nos haga entendernos a todos en España. Su legado más importante, que es antes, durante y después de los Juegos, es ese, el entendimiento entre españoles. Declaraciones de este tipo no tienen cabida.

- ¿Le preocupa la posibilidad de que no haya nieve suficiente en los Pirineos durante los Juegos?

- Parte del Pirineo ya está preparando la posibilidad de que no haya suficiente nieve. Dentro del estudio técnico la parte más importante es que va a pasar en términos climáticos en diez o veinte años en el Pirineo. Es la primera pregunta. Tendremos nieve, bien sea porque el cambio climático no haya llegado, o por las instalaciones suplementarias que tengamos.

- ¿Le dio envidia la forma en que Brisbane obtuvo la sede de los Juegos de 2032?

- No, es una decisión que ha tomado el COI.

- Pero si se tiene en cuenta lo que vivieron Madrid y otras ciudades en años anteriores, esto discurrió en comparación con una asombrosa facilidad.

- Ya... Es que aquel sistema generaba mucha controversia. Creo que este es uno de los muchos y grandes aciertos que ha tenido Thomas Bach de cambiar el sistema. Se producían verdaderas sorpresas que no beneficiaban para nada al movimiento olímpico. Ahora tienes mucha menos inversión y gasto y es mucho más transparente. Y se evitan esas grandes tensiones que había en las elecciones.

- A ver si entiendo bien: España tiene entonces una candidatura clara a los Juegos de invierno y no tiene una candidatura a los Juegos de verano.

- Exacto. Madrid no va a olvidar el sueño de una candidatura de verano y entretanto volverá a ser el centro de los eventos deportivos a nivel internacional. Y no olvidemos que España ahora mismo está luchando por el Mundial de fútbol. Tenemos instalaciones al mejor nivel del mundo.

- En términos de candidaturas cuentan con la ventaja de que para cuando deban decidir si Madrid se postula a 2036 ya sabrán si Barcelona ganó o no...

- Creo que son dos caminos totalmente independientes. Ahora tenemos un proyecto que es Barcelona y una idea de futuro que es Madrid.

- ¿La candidatura a los Juegos de invierno es para 2030 o también para 2034?

- El tema de los Pirineos es un tema fiable, realizable, que se puede conseguir. Vamos a preparar la candidatura, la vamos a presentar, vamos a ver cuántos candidatos hay, vamos a ver cómo toma la decisión el COI, y partir de ahí de la mano del COI plantear el futuro.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (i), y el del gobierno regional catalán, Pere Aragonès (d), durante una reunión celebrada el 15 de septiembre de 2021 en Barcelona / David Zorrakino - Europa Press
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (i), y el del gobierno regional catalán, Pere Aragonès (d), durante una reunión celebrada el 15 de septiembre de 2021 en Barcelona / David Zorrakino - Europa Press

- En Barcelona hubo voces que plantearon la opción de un referéndum para decidir si se presenta la candidatura.

- El referéndum viene de parte de un partido que forma parte del gobierno de Cataluña. Vamos a ver qué pasa.

- El COI es refractario a los referendums, porque terminan dañando la imagen de los Juegos. ¿Tiene sentido?

- Evidentemente, por eso digo que vamos a ver qué pasa.

- Lo saco un momento de las candidaturas españolas y le pregunto por el plan de Gianni Infantino de que el Mundial de fútbol se juegue cada dos años.

- Si la FIFA lo ha planteado será porque considera que puede ser. El deporte está cambiando, eso es una realidad.

- ¿No es un cambio que afecta a los Juegos Olímpicos?

- No lo creo. Los Juegos Olímpicos tienen tanta fuerza, que si hay Mundial de otro deporte da igual. Y lo lógico sería que, si lo hace cada dos años, la FIFA no haga coincidir el Mundial con los Juegos Olímpicos. Yo creo que Gianni Infantino tendrá eso muy estudiado. Y si la FIFA lo hace, ya está, tenemos que respetarles, no cuestionar cualquier decisión.

- Pero Infantino es miembro del COI, ¿no sería deseable un engarce?

- Conozco y aprecio a Infantino, no creo que vaya a hacer nada en contra del movimiento olímpico.

- ¿Qué balance hace de los Juegos de Tokio, esos que buscó albergar Madrid?

- Hay que aplaudir al gobierno y al pueblo de Japón y de Tokio. Ha sido una apuesta fortísima. Lo ideal sería hacer los Juegos con público, como se han hecho siempre, pero tenemos que vivir el tiempo que vivimos. Lo que ha hecho Japón es un diez. Han hecho una verdadera heroicidad organizando los Juegos.

- ¿Y qué espera para Pekín 2022?

- Nada es como antes, todo el mundo del deporte lo tiene asimilado. Seguro que Pekín organiza unos grandísimos Juegos.

- Usted dice que el deporte está cambiando, ¿qué es lo que está cambiando?

- La sociedad. La gente practica cada vez más deporte, busca experiencias nuevas. Y en la organización de los eventos cada vez hay más empresas privadas involucradas, yo creo que eso es bueno. Todo ha evolucionado positivamente.

- ¿Han pensado en compartir los Juegos con Andorra?

- Estamos en la parte técnica y veremos cuál es la mejor solución. Cuando observas lo que ha hecho París con los Juegos de verano, con la prueba de surf, ves que todo es posible. Tenemos que intentar hacer la mejor candidatura.

- Entiendo entonces que están abiertos a variantes heterodoxas, a sumar a uno o más países vecinos.

- No te puedo contestar, porque la prioridad es que sea la mejor candidatura que podamos ofrecer. Vamos a concluir el estudio que estamos haciendo y presentar la mejor candidatura.

SEGUIR LEYENDO: