Fue arrojado desde una colina en 1988: un arresto 32 años después revive un crimen que avergüenza a Australia

El asesinato de Scott Johnson fue uno de los muchos delitos de odio contra homosexuales en los años 80 que la policía no investigó

El estudiante estadounidense Scott Johnson fue arrojado desde un acantilado cercano a Sydney en 1988.
El estudiante estadounidense Scott Johnson fue arrojado desde un acantilado cercano a Sydney en 1988.

La policía australiana arrestó este martes a un hombre por el asesinato, hace 32 años, de un estudiante universitario estadounidense cuya muerte llegó a simbolizar la indiferencia de la cultura australiana hacia la violencia contra los homosexuales.

Scott Johnson, un estudiante de doctorado en matemáticas de 27 años que que había pasado por el Instituto de Tecnología de California y la Universidad de Cambridge de Gran Bretaña, fue arrojado de un acantilado de Sydney, desnudo, en 1988, en un crimen de odio contra los homosexuales, según dictaminó un forense del estado de Nueva Gales del Sur hace dos años.

En el momento de la investigación inicial, la policía no tomó en serio el caso y decidió que Johnson se había suicidado, a pesar de que no había mostrado signos de depresión, no había dejado una nota de suicidio y su cartera había desaparecido.

El hermano de Johnson, Steve Johnson, comenzó una campaña de tres décadas para convencer a las autoridades de que reabrieran el caso.

Hoy en día, Sydney tiene una próspera y prominente comunidad gay. Los oficiales de policía marchan en el desfile anual de Mardi Gras de la ciudad.

Sin embargo, en la década de 1980, bandas de jóvenes recorrían los lugares de reunión más populares de homosexuales, con la intención de golpearlos y robarles. A los hombres gays se les decía que llevaran silbatos para pedir ayuda si eran atacados.

Las víctimas a menudo estaban demasiado asustadas para quejarse a la policía. Los oficiales enviados a examinar el cuerpo de Johnson no tenían antecedentes en investigaciones de homicidios. Se negaron a creer que la cima del acantilado donde se encontró Johnson, conocida por sus vistas panorámicas del puerto de Sydney, pudiera ser un lugar de reunión de los jóvenes gay.

La policía reabrió la investigación sobre la muerte de Johnson hace dos años.
La policía reabrió la investigación sobre la muerte de Johnson hace dos años.

“Fue bastante horrendo en ese momento”, dijo Nicolas Parkhill, director ejecutivo de la organización de salud de gays y lesbianas más grande del estado, ACON.

“Tenías la epidemia de VIH y ciertos políticos pedían que los hombres gays fueran puestos en cuarentena. La cultura australiana todavía era muy homofóbica”.

Ante la presión de la familia Johnson y la evidencia de que se había ignorado la violencia endémica contra la comunidad gay de Sydney durante años, en 2018 la fuerza policial de Nueva Gales del Sur ofreció una recompensa de 1 millón de dólares australianos (unos USD 650.000 al tipo de cambio actual) por la información sobre la muerte de Johnson.

Hace dos meses Steve Johnson, ex vicepresidente de la empresa pionera en Internet AOL, igualó la oferta.

El martes, en el próspero suburbio de Lane Cove, en Sydney, los agentes de policía de un grupo de trabajo especial creado para investigar el asesinato detuvieron a un hombre de 49 años y más tarde lo acusaron de asesinato. Se espera que comparezca ante el tribunal el miércoles. La policía no ha revelado su nombre.

El jefe de la policía estatal, Mick Fuller, llamó a Steve Johnson para darle la noticia, una llamada que más tarde describió como “el punto culminante de su carrera”. Los dos hombres se habían reunido para cenar en marzo del año pasado en Boston, donde Johnson, que había contratado a un detective privado, esbozó las pistas del caso que creía que la policía había pasado por alto, según un informe detallado publicado por Business Insider.

En una grabación de video enviada a los reporteros, Johnson describió el arresto como un “casi milagro” que indicaba que la actitud de la policía había cambiado.

Scott murió violentamente como tantos otros hombres gays en los años 80 y 90 en un mundo lleno de prejuicios y odio anti-gay”, dijo. “Todos los hombres que murieron necesitan una voz y de alguna manera espero que Scott la haya proporcionado.”

Los defensores de los homosexuales y lesbianas dan crédito a la familia Johnson por el cambio de actitud oficial, incluyendo la decisión de la policía en 2016 de revisar las muertes de 88 hombres y mujeres transgénero asesinados entre 1976 y 2000 - incluyendo a Scott Johnson - para determinar si sus muertes fueron crímenes de odio.

“Han mantenido el tema de los crímenes de odio contra la comunidad LGBTI en la agenda todo este tiempo”, dijo Nicole Asquith, portavoz de la Red Australiana de Crímenes de Odio.

“Es un momento increíble ver que uno de esos homicidios llega al punto en que puede resultar en el arresto de un delincuente”.

MAS NOTICIAS