(Archivo)
(Archivo)

La Reina Elizabeth siempre ha expresado su admiración por David Attenborough, un ambientalista con un amplio historial sobre la creación de hermosas películas para crear conciencia sobre el planeta.

Recientemente produjo una serie llamada Blue Planet II. El documental, que consta de siete partes, se transmitió a través de la BBC el año pasado y mostró las extrañas y maravillosas especies que habitan en los océanos. Pero también exploró los efectos desastrosos de los desechos en las aguas de todo el mundo.

El programa fue todo un éxito en Gran Bretaña y estimuló a los altos funcionarios gubernamentales a tomar una mirada crítica a la reducción de desechos plásticos. El secretario de medio ambiente de Gran Bretaña, por ejemplo, dijo a los reporteros que estaba "eclipsado" por este espacio televisivo y que su departamento ya estaba considerando varias iniciativas como la creación de un sistema nacional de devolución de botellas, un aumento de las fuentes de agua potable y un nuevo impulso para que las personas puedan usar tazas de café.

Ahora, la Reina Isabel II también está impulsando cambios favorables al medio ambiente en su propio patio trasero. The Telegraph ha informado que ella está detrás de los nuevos planes de reducción de desechos del Palacio de Buckingham, que prohibirán las botellas y las pajuelas en todas las propiedades reales. Las pajuelas se eliminarán gradualmente de los cafés públicos en las residencias reales y se prohibirán en los comedores del personal. Los restauradores reales deberán usar platos y vasos de porcelana.

Un portavoz del Palacio dijo a la prensa que había "un fuerte deseo de abordar el problema" en los niveles más altos. "Toda organización Real se compromete a reducir su impacto ambiental", apuntó, según publica The Telegraph.

El Palacio de Buckingham también se someterá a una remodelación que durará más de una década con el objetivo de ser un edificio mucho más verde y friendly con el medio ambiente. Se están instalando paneles solares y se actualizaron los sistemas de electricidad con miras a mejorar la eficiencia energética en un 40 por ciento. El palacio renovado también tendrá un sistema de compostaje para desechos orgánicos.

Los miembros de la realeza tienen un largo historial de activismo ambiental. El Príncipe Carlos ha pronunciado varios discursos sobre daños a los océanos. En una charla, por ejemplo, advirtió sobre "un desastre ecológico y humano en aumento" debido a los desechos en los mares. Charles y Dame Ellen MacArthur se unieron para ofrecer un premio en efectivo de un millón de dólares a cualquier persona que tuviera buenas ideas para mantener la basura fuera del océano.

Cada año se producen 300 millones de toneladas de plástico en todo el mundo. El diez por ciento de eso termina en el mar. Con las tasas actuales, el plástico superará a los peces en el mar para el 2050. Los animales marinos lo confunden con comida y pueden enfermar e, incluso, morir. Incluso los humanos también pueden ingerir estos plásticos después de consumir mariscos.