Los zoos de mascotas son el último beneficio para los empleados estresados

Por Andrea Sachs

(The Washington Post / Andre Chung)
(The Washington Post / Andre Chung)

Washington – Chris Delaney normalmente se relaja de su trabajo en Discovery Communications escuchando discos durante el fin de semana o yendo a tiendas de música y comprando vinilos de segunda mano. Pero hace unos días, Chris liberaba su estrés en el trabajo acariciando a Norbert, un dragón barbudo, un lagarto doméstico con púas afortunadamente inertes.

"Es muy meloso. Aplicar una mano cálida pone a este chico de buen humor", dice Delaney refiriéndose a la criatura de sangre fría que descansaba sobre su regazo.

En la fiesta de animales de la oficina, las buenas vibraciones fluían en ambas direcciones. ¿Cómo puedes decirlo? Bueno, Norbert no hinchó su cuerpo y desplegó sus defensas y Delaney no corrió hacia el médico con las puntas de los dedos arrancadas. Todo lo contrario: después de terminar con Norbert, solicitó un abrazo con otro miembro de la colección de animales de visita de Squeals on Wheels, un zoológico itinerante de mascotas con sede en Potomac (Maryland).

"Creo que mi favorito era el conejo" señala Delaney después de varios intentos fallidos para calmar a un erizo pigmeo africano llamado Tweedledee.

Al mencionar su nombre, el conejo intentó escapar golpeando la cabeza contra la tapa. Tal vez necesitaba otro animal.

En estos tiempos de ansiedad, las masas asediadas están recurriendo a todo tipo de socorro. Meditamos por la mañana y bebemos algo después del trabajo. Gritas al tráfico en el camino hacia yoga y disfrutas de Netflix toda la noche.

(The Washington Post / Andre Chung)
(The Washington Post / Andre Chung)

Y ahora, con el auge de las fiestas de animales en la oficina, puedes acariciar a un conejito, acunar a un cachorro o masajear el cuello de una tortuga. Si tus compañeros o clientes se irritan por los correos electrónicos que no han recibido respuesta, diles que envíen una queja a Slinky, el eslizón de lengua azul.

"Los animales hacen que el ambiente sea menos estresante. Cuando hablas con otra persona, tu presión arterial aumenta. Cuando hablas con animales, baja", remarca Alan Beck, director del Centro de Enlace Animal-Humano de la Universidad de Purdue.

Durante la época más tensa del año, Dawn Bailey, directora de recursos humanos en la firma de contabilidad Aronson en Rockville (Maryland) organiza obsequios especiales para sus contables con ojos turbios. Para esta temporada de impuestos, ella contrató a Squeals on Wheels. "Todo lo que quería ver era un cerdo corriendo por el pasillo", dice.

(The Washington Post / Andre Chung)
(The Washington Post / Andre Chung)

El estrés en el lugar de trabajo es una verdadera aflicción, por supuesto, pero también lo es la adicción a Instagram, especialmente entre los millennials. Por eso, es normal que las fiestas de animales en la oficina sean un gran atractivo.

"No queremos experiencias ordinarias en nuestras relaciones sociales, queremos algo extraordinario", señala Jeff Fromm, autor de libros sobre la generación millennial.

Los beneficios no convencionales también pueden ayudar a los empleados a olvidar, o al menos perdonar, sus largas horas de trabajo. Tu día de 12 horas hace que no puedas tener un perro en casa, pero al menos puedes acariciar uno en el trabajo.

(The Washington Post / Andre Chung)
(The Washington Post / Andre Chung)

"Para muchas personas, hoy en día, particularmente en la generación millennial, hay una clara confusión entre la vida personal y el trabajo", comenta Jason Dorsey, presidente y cofundador del Centro de Cinética Generacional en Austin. "Los jóvenes de la generación millennial, a menudo, saben que no podrán jubilarse, entonces ¿por qué no divertirse en el trabajo?".

Gracias a esta tendencia, las instalaciones para animales en todo el país están acumulando cientos de experiencias. Honey Hill Farm ha llevado camellos a un proveedor de logística de envíos en Cincinnati (para Hump Day, por supuesto) y ha sacado canguros para que salten en sus pasillos. Los Foster Dogs de Brooklyn han dejado sueltos a sus cachorros de rescate en varias oficinas de Nueva York. Tiny Tails to You, con sede en Austin, ha relajado a sus jugadores de Apple, Facebook, Dell y Whole Foods.

Por supuesto, los encuentros con animales durante el horario comercial pueden implicar algún riesgo, por lo tanto, mantén una camisa de repuesto y champú seco en el cajón de tu escritorio.