Si encuentras un enorme reptil en tu cocina, silbarle es una defensa bastante inútil.

¿Sabes?, me encantan los reptiles. En un viaje reciente a Costa Rica, hice un recorrido por un puente sobre el río Tarcoles, un punto muy conocido para observar a "una multitud de cocodrilos"*, como lo describió un amigo. El puente (realmente un tramo elevado de la autopista con aproximadamente 46 cm de espacio para peatones) de verdad cumple lo prometido: lo que parecían troncos flotantes lentamente tomaron forma, y me di cuenta de que sólo eran más o menos 9 m los que me separaban de más de una docena de cocodrilos. Fue increíble.

Habiendo dicho esto, no creo que me hiciera muy feliz encontrar lo que parece ser un varano acuático en mi cocina, como lo hizo esta persona. (El biólogo David Steen confirma que "sí parece ser un reptil miembro de la familia Varanidae, pero es difícil decir mucho más" sin información sólida sobre dónde se filmó este video). La pobre criatura probablemente sólo estaba asustada y confundida, y se merece nuestra compasión, pero tratar de calmarlo sería poco aconsejable: los varanos pueden destrozarte, ya que tienen dientes extremadamente afilados. Sólo mira este video (advertencia: hay mucha sangre) de alguien que fue mordido por el varano que tenía de mascota. Usando el enfriador de agua como referencia, sabemos que la pobre criatura de la cocina mide aproximadamente un metro de largo.

Según la UICN, la especie no es particularmente vulnerable. Son cazados en algunas áreas del sudeste de Asia por sus pieles, pero están protegidos en países como Sri Lanka y Tailandia. La UICN también nos dice que "la presencia del hombre no aleja a estos varanos de las áreas con presencia humana… ya que se ha informado que proliferan en áreas agrícolas (por ejemplo, donde se cultiva arroz, palma de aceite) e incluso en ciudades con sistemas de canales". Y no es broma.

En este video, el lagarto aterrorizado se revuelve en la barra de la cocina, golpeando y posiblemente rompiendo una variedad de trastos, mientras quien toma el video se repliega detrás de una esquina y le silba tentativamente al animal. Buen intento, amigo, pero tendrás que llamar a los profesionales.

* Por favor no alimentes a los animales salvajes.

Publicado originalmente en VICE.com