Nicolás Maduro con militares (REUTERS)
Nicolás Maduro con militares (REUTERS)

Cuando Nicolás Maduro anunció: "Procedo a incorporar a este primer contingente de milicianos al componente de la Guardia Nacional Bolivariana, para que se sumen plenamente a las labores de seguridad de nuestro pueblo", estaba avanzando en dos direcciones. Una, en convertir a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana en una institución al servicio del partido de Gobierno, y otra, en debilitar a la institución castrense, porque aún cuando es el segundo con más integrantes, es el que por sus funciones policiales y militares simultáneamente, es donde habrá menos resistencia.

Eso ocurrió durante la celebración del 82 aniversario de la creación de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), evento realizado en la Academia Militar del Ejército en Fuerte Tiuna. Maduro recordó lo sucedido hace un año en la avenida Bolívar de Caracas cuando sufrió un atentado con unos drones. Además, volvió a hacer ascensos, esta vez de oficiales más relacionados a su entorno y ninguno afecto a Diosdado Cabello.

Ya parece que el líder chavista no sabe qué hacer con el Mayor General del Ejército Jesús Suárez Chourio, a quien sacó del Alto Mando Militar al pasar a retiro y sustituirlo en la Comandancia General del Ejército. Luego lo reincorporó como activo a la Fuerza Armada y lo nombró Jefe del Estado Mayor de la Comandancia en Jefe, que en realidad no tienen mayor poder militar y no es más que un club de oficiales sin funciones importantes. En el día de ayer lo ascendió al grado de General en Jefe imponiéndole el cuarto sol (la marca en el uniforme que indica el rango del militar).

Pero ese ascenso en particular tendría una segunda intención, restarle fuerza a ese grado militar que tienen el actual ministro de la Defensa Vladimir Padrino López; que también ha tenido Raúl Isaías Baduel, ex ministro de la Defensa; Gustavo González López, jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin); y el almirante en Jefe Ramigio Ceballos Ichaso, comandante Estratégico Operacional (Ceofanb).

Baduel está en la cárcel, acusado por conspiración. En febrero del 2018 Maduro lo degrada y destituye de la Fuerza Armada. En el caso de González López no es un oficial destacado en la carrera militar, aunque ha ocupado cargos importantes como jefe de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA) e incluso Ministro del Interior y Justicia. Ceballos Ichaso es un oficial sin liderazgo y poco querido en la Fuerza Armada a pesar del alto cargo que ocupa. Suárez Chourio es un oficial querido, simpático, febrerista pero sin fuerte liderazgo en la institución armada.

Maduro sigue avanzando en la estrategia de bloquear a Padrino López luego de haber perdido la confianza en él luego de los sucesos del 30 de abril, cuando hubo una acción militar, con apoyo de Juan Guaidó, que pretendía sacarlo del poder y cuyo oficial de más alto rango involucrado resultó ser el general Manuel Cristopher Figuera, entonces jefe del Sebin.

Jesús Suarez Chourio
Jesús Suarez Chourio

Los ascensos

Más allá del cuarto sol para Suárez Chourio, habría un reacomodo del poder, teniendo como factor al poder militar. Así encontramos el ascenso de algunos oficiales que responderían a Maduro, directamente o por interpuestas personas, que ya no serían ni de Padrino ni de Diosdado.

Un hombre del Ministro que entra en el cuadro de este 4 de agosto es el jefe del despacho de Padrino López, general de División (Ej) Gerson Enrique Labrador Pérez, que asciende a Mayor General.

En julio había ingresado una ficha incondicional del titular castrense, la Almirante Érika Coromoto Vírgüez Oviedo al cargo de Vice Ministra de los Servicios del Ministerio de la Defensa. Hubo cierta molestia porque ella es egresada de la promoción de la Armada, "Coronel Juan Daniel Danels" año 1989, por lo que se coloca por encima de las promociones 87 y 88.

El nuevo Mayor General de la GNB, Hernán José Gil Barrios, es reconocido como amigo personal de Padrino López, además de ser el único Jefe de Estado Mayor ascendido.

La mayoría de los nuevos generales de Brigada o de División que Maduro asciende ayer provienen de la Guardia de Honor Presidencial, lo que indican que han sido hombres formados en el Palacio de Miraflores.

Las milicias portan las cajas CLAP, símbolo del control social del régimen chavista (Reuters)
Las milicias portan las cajas CLAP, símbolo del control social del régimen chavista (Reuters)

Los milicianos

Un alto oficial considera que incorporar milicianos a la Guardia Nacional Bolivariana "significaría un paso que visualiza la intención de convertir de manera progresiva y definitiva a la FANB en una institución al servicio del partido, como es costumbre y necesario  en los regímenes totalitarios".

Asegura que "la Fuerza Armada no ha podido ser controlada todavía, conserva muchos aspectos doctrinarios y de funcionamiento que no han podido ser desmantelados".

Aunque se ha mantenido en la lista que pasan las Juntas de Ascenso la meritocracia, más allá de que en Miraflores las volteen al revés, el oficial considera que "está comenzando el proceso de politización profundo de la FANB, precisamente en el Componente donde es más fácil hacerlo como lo es la GNB".

"La milicia fue creada para romper el equilibrio del monopolio de la fuerza, dividiéndolo. Al haber fracasado  en esto por no haber podido consolidar la Milicia, siendo en la actualidad, inoperante, con bajo peso específico y prácticamente una caricatura de cuerpo armado, podrían estar planeando que ese rol como contrapeso a la Fuerza Armada lo ejerza la GNB", concluyó.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS: