Los regímenes de Rusia, Irán, Siria y Turquía condenaron este domingo el atentado contra el dictador venezolano, Nicolás Maduro, y expresaron su solidaridad y deseos de pronta mejoría a los heridos en el presunto ataque terrorista.

"Condenamos resueltamente el atentado contra el presidente de República Bolivariana de Venezuela perpetrado el 4 de agosto en el que siete personas resultaron heridas", afirmó una declaración difundida por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia.

La cancillería rusa consideró "categóricamente inaceptable el empleo de métodos terroristas como instrumentos de lucha política".

Según Moscú, es evidente que este tipo de acciones busca "desestabilizar la situación en el país después del reciente congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela, que definió las medidas prioritarias para la recuperación de la economía nacional".

El gobierno ruso, que reprime gran parte de las marchas opositoras, señaló que el camino para la "superación de discrepancias políticas" se haya a través de "medios pacíficos y democráticos".

En tanto, la dictadura de Bashar al Assad también se manifestó al respecto. Una fuente del Ministerio de Exteriores declaró a la agencia oficial SANA su "solidaridad con el pueblo amigo de Venezuela". Además, hizo un llamado a defender la soberanía y el principio de no intervención con los asuntos internos.

El comunicado condenó "en los términos más fuertes el intento de asesinato" contra Nicolás Maduro. Respecto a la situación que vive el país, las autoridades indicaron: "Siria confía en la habilidad del gobierno Venezolano para tratar los asuntos internos en el marco de las instituciones y respetando la Constitución".

Por su parte, el Ministerio de Exteriores de Turquía expresó: "Nos hemos enterado con gran preocupación del atentado dirigido contra el presidente Nicolás Maduro, su mujer, su hijo, miembros del Gobierno y autoridades militares. Condenamos enérgicamente este abominable ataque".

"En estos momentos difíciles, Turquía estará al lado del pueblo hermano y amigo de Venezuela y de su presidente Maduro, su familia y todos los miembros de su Gobierno", agrega la nota, publicada en la web oficial de la Cancillería.

Maduro y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, mantienen buenas relaciones y el presidente venezolano ha viajado cuatro veces a Turquía en los últimos dos años, la última vez el mes pasado para asistir a la toma de posesión del mandatario turco, tras ser reelegido en el cargo.

(Reuters)
(Reuters)

El régimen turco ha sido recordado en las últimas horas por la oposición venezolana, que recordó el endurecimiento de la política de Erdogan tras el intento de golpe en julio de 2016. La gigantesca purga llevó al arresto de incontables militares y opositores.

A su vez, Irán calificó los hechos del sábado como "un paso hacia la inestabilidad y la inseguridad en Venezuela" que buscan los "enemigos" de Venezuela.

Teherán considera que el intento de asesinato del que aseguró ser víctima Maduro "solo podría haber beneficiado a los enemigos del pueblo y el gobierno del país", indicó el portavoz iraní Bahram Ghasemi.

En el momento del incidente en Caracas, perpetrado con ayuda de dos drones que habrían lanzado una carga explosiva, Maduro pronunciaba un discurso para conmemorar el 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana (policía militarizada).

Maduro aseguró haber sido víctima de un atentado el sábado en Caracas y responsabilizó a la oposición y a su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos.

Otros gobiernos se manifestaron por el hecho, aunque en términos más formales.

En Europa, Alemania se limitó a afirmar que "siguen de cerca la evolución en el terreno" de la situación, mientras que en Turquía el ministerio de Exteriores expresó una "gran pena" y su "firme condena" por los hechos.  El Ejecutivo español ha subrayado su "firme condena a la utilización de cualquier tipo de violencia con fines políticos" y ha expresado su deseo de "pronta recuperación" a los heridos.

(Con información de EFE y AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: