Donald Trump y Nicolás Maduro
Donald Trump y Nicolás Maduro

Gran parte de la comunidad internacional reaccionó luego de las elecciones fraudulentas realizadas el domingo en Venezuela, en las que el dictador Nicolás Maduro logró la reelección por un período de seis años. Este lunes, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, firmó una Orden Ejecutiva para aplicar nuevas sanciones contra el régimen chavista.

La medida restringe la capacidad del régimen bolivariano para liquidar activos estatales. Asimismo, el paquete de sanciones impedirá la liquidación de saldos de cuentas por cobrar relacionadas con el petróleo.

"La orden ejecutiva de hoy cierra otra vía de corrupción que según hemos observado está siendo usada: niega a los funcionarios venezolanos corruptos la capacidad de valorar indebidamente y vender activos públicos a cambio de sobornos", señaló un alto funcionario del Gobierno a periodistas, según consigna EFE.

De esta forma, la medida prohíbe a cualquier ciudadano, institución o empresa estadounidense adquirir deuda venezolana o activos y propiedades pertenecientes al Gobierno de Venezuela en los Estados Unidos, incluidas aquellas inversiones derivadas de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA).

EEUU busca presionar al régimen de Maduro tras las elecciones fraudulentas
EEUU busca presionar al régimen de Maduro tras las elecciones fraudulentas

El objetivo es aumentar así la presión sobre el régimen de Maduro, al que también se le limita su capacidad de obtener liquidez, incluidas las cuentas por cobrar, del Gobierno venezolano como de la petrolera estatal PDVSA y el Banco Central Venezolano.

No obstante, las sanciones no atacan directamente las transacciones petroleras de Venezuela, por lo que los EEUU no ponen impedimento a que el crudo venezolano siga comercializándose en el país.

La firma por parte del jefe de Estado se conoció luego de que el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, advirtiera que Washington aplicaría nuevas medidas contra la dictadura venezolana.

"Estados Unidos está del lado de las naciones democráticas en respaldo del pueblo venezolano y tomará rápidas medidas económicas y diplomáticas para apoyar la restauración de su democracia", adelantó más temprano el diplomático en un comunicado.

"Hasta que el régimen de Maduro restablezca un camino democrático en Venezuela a través de elecciones libres, justas y transparentes, el Gobierno enfrenta el aislamiento de la comunidad internacional", agregó.

Quien también se pronunció es el vicepresidente norteamericano, Mike Pence: "Estados Unidos no se quedará de brazos cruzados mientras Venezuela se desmorona y la miseria de su valiente pueblo continúa".

"La elección de Venezuela fue una farsa, ni libre ni justa. El resultado ilegítimo de este proceso falso es un golpe más a la orgullosa tradición democrática de Venezuela", indicó.

En la previa de los comicios del domingo en Venezuela el gobierno de Trump había adelantado que no reconocería los resultados de las elecciones, al considerarlas "fraudulentas".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: