Cerca de 200 líderes se reunirán en el foro diplomático más destacado del mundo durante cinco días de discursos, cientos de reuniones y enfrentamientos por el cambio climático, Irán y el comercio (AFP)
Cerca de 200 líderes se reunirán en el foro diplomático más destacado del mundo durante cinco días de discursos, cientos de reuniones y enfrentamientos por el cambio climático, Irán y el comercio (AFP)

La Asamblea General anual de las Naciones Unidas se desarrollará esta semana en un contexto de crisis – desde el calentamiento del planeta hasta la incertidumbre económica y los flagrantes conflictos que amenazan con enredar a Estados Unidos aún más en el volátil Medio Oriente.

Las guerras comerciales, la migración, el suministro de energía, el cambio climático y la erradicación de la pobreza apuntalan los temas básicos de la agenda de la Asamblea General de 193 miembros. Pero las acciones de la administración de Trump, que a veces ha expresado desdén por las instituciones internacionales como las Naciones Unidas, han creado un denominador común.

"Todos los temas principales de los que creo que la gente hablará en los pasillos están relacionados con: ¿Cuál es la política de Estados Unidos?", dijo Jeffrey D. Feltman, un veterano diplomático estadounidense y ex subsecretario general de las Naciones Unidas para asuntos políticos.

Algunos líderes no vendrán, notablemente los presidentes Xi Jinping de China y Vladimir V. Putin de Rusia, así como Benjamin Netanyahu, el primer ministro de Israel. Tampoco se espera a Nicolás Maduro de Venezuela, considerado por la administración Trump y otros 50 gobiernos como un líder ilegítimo.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, asumió el rol este año. (Brendan Hoffman para The New York Times)
El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, asumió el rol este año. (Brendan Hoffman para The New York Times)

Pero una nueva figura prominente, el presidente Volodymyr Zelensky de Ucrania, sí asistirá. El líder ucraniano planea reunirse con Trump en medio de crecientes preocupaciones de que Trump lo haya presionado sobre asuntos políticos internos estadounidenses.

Algunos de los mayores momentos y confrontaciones podrían ocurrir a principios de semana. Esto es lo que puede esperar:

Líderes con ideas similares: Bolsonaro, Trump, el-Sisi, Erdogan

El presidente Trump, cuya afición por la ampulosidad, los alarmismos y los "bombardeos" diplomáticos son bien conocidos, estará rodeado de una compañía con ideas similares el martes cuando comiencen los discursos.

El presidente Trump será precedido por Jair M. Bolsonaro de Brasil, a veces llamado "mini-Trump", una figura polarizadora que, como Trump, rechaza los temores sobre el cambio climático y ridiculiza a sus críticos en Twitter.

Después de que Trump vendrá el presidente Abdel Fattah el-Sisi de Egipto, el ex general que ha llegado a simbolizar la represión que frenó las revoluciones de la Primavera Árabe, aunque su aparición fue puesta en duda el pasado fin de semana cuando estallaron las protestas en casa. Luego viene el presidente Recep Tayyip Erdogan de Turquía, un autócrata que ha intimidado a los críticos y cuyo gobierno es uno de los principales encarceladores de periodistas.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil (Foto por EVARISTO SA / AFP)
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil (Foto por EVARISTO SA / AFP)

Estados Unidos y Arabia Saudita presionarán su caso contra Irán

Hasta hace poco, abundaban las especulaciones de que Trump haría historia al reunirse con el presidente Hassan Rouhani de Irán. Pero el ataque del 14 de septiembre contra las instalaciones petroleras en Arabia Saudita, por el que funcionarios estadounidenses y saudíes culpan a Irán, ha hecho que tal reunión sea poco probable en el mejor de los casos.

Se espera que los funcionarios estadounidenses presenten lo que han descrito como evidencia de que Irán llevó a cabo el ataque con drones y misiles de crucero. Irán ha negado la acusación. Los rebeldes hutíes de Yemen, que cuentan con el apoyo de Irán en su lucha contra una coalición liderada por Arabia Saudita y han estado bombardeando su país durante más de cuatro años, se atribuyeron responsabilidad por el ataque.

Rouhani hablará el miércoles y casi seguramente afirmará que Trump encendió el ciclo de conflicto al retirarse el año pasado del acuerdo nuclear de 2015 con las principales potencias y volver a imponer sanciones onerosas que están paralizando la economía iraní.

Rouhani (AP)
Rouhani (AP)

Estados Unidos está tratando de construir una coalición para disuadir a Irán, incluso si no está claro qué forma tomaría esa disuasión. La Asamblea General le da a la administración de Trump la oportunidad de "continuar la lenta caminata una respuesta militar a favor de una mayor construcción de coaliciones y presión política y económica", dijo Aaron David Miller, miembro de alto rango de Carnegie Endowment for International Peace.

En una asamblea enfocada al cambio climático, Washington estará ausente

La crisis climática está a la cabeza de la agenda de la Asamblea General. Alrededor de 60 jefes de estado planean hablar en la Cumbre de Acción Climática el lunes, y los funcionarios apuntan a anunciar iniciativas que incluyen emisiones netas de carbono cero en los edificios.

Greta Thunberg habla ante miles de personas en Nueva York en una masiva demostración en contra del cambio climático (AP Photo/Eduardo Munoz Alvarez)
Greta Thunberg habla ante miles de personas en Nueva York en una masiva demostración en contra del cambio climático (AP Photo/Eduardo Munoz Alvarez)

Estados Unidos no tiene tales planes: Trump anunció en 2017 que retiraría al país del Acuerdo de París sobre cambio climático. Pero algunos gobernadores estatales que formaron la Alianza Climática de Estados Unidos dijeron que asistirían a la cumbre y se reunirían con otras delegaciones.

Estados Unidos y China hablarán sobre resolver su guerra comercial. Trump puede plantear otros problemas

Se esperaba que el Secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, se reuniera con sus homólogos chinos al margen de las reuniones protocolares, sugiriendo que la administración buscaba crear una atmósfera más productiva para reanudar las negociaciones comerciales después de semanas de agresión. Los dos gobiernos recientemente pausaron su creciente batalla arancelaria.

Choque policial con manifestantes antigubernamentales en el aeropuerto de Hong Kong. (REUTERS/Thomas Peter)
Choque policial con manifestantes antigubernamentales en el aeropuerto de Hong Kong. (REUTERS/Thomas Peter)

Pero algunos funcionarios de la administración están presionando para que Trump aborde otros asuntos considerados delicados por China, incluyendo las protestas en favor de la democracia en Hong Kong, la represión de los tibetanos y las detenciones de más de un millón de musulmanes, en su mayoría étnicos uigures. Un funcionario dijo que Trump al menos debería criticar a China por tratar de intimidar a activistas uigures estadounidenses.

Trump nunca ha hablado enérgicamente sobre los derechos humanos y ha expresado abiertamente su admiración por Xi y otros líderes autoritarios. Pero los legisladores en ambos partidos del Congreso estadounidense están presionando a Trump para que actúe. Los proyectos de ley sobre los uigures, el Tíbet y Hong Kong tienen como objetivo obligar a Trump y a la administración a adoptar posiciones más duras.

Los líderes de Japón y Corea del Sur, los principales aliados asiáticos de Estados Unidos, no están hablando

Una disputa prolongada entre Japón y Corea del Sur, arraigada en el legado de la ocupación japonesa en tiempos de guerra, ha llevado a relaciones comerciales degradadas y al final de un acuerdo de intercambio de inteligencia. No se espera que el primer ministro Shinzo Abe de Japón y el presidente Moon Jae-in de Corea del Sur se reúnan. Aún no está claro si Trump puede inducirlos a una conversación a tres bandas. Y un objetivo compartido por los tres, el desarme nuclear de Corea del Norte, puede tener poco o nada de progreso.

Moon Jae-in, el presidente de Corea del Sur, camina frente a Shinzo Abe, el primer ministro de Japón, en la cumbre del G20 en Osaka de este año..
Moon Jae-in, el presidente de Corea del Sur, camina frente a Shinzo Abe, el primer ministro de Japón, en la cumbre del G20 en Osaka de este año..

Si bien se espera que Moon le pida a Trump a renovar su presión por una ampliación de relaciones diplomáticas con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un, ningún funcionario de alto rango de Corea del Norte planea asistir a la Asamblea General.

Europa será presionada para penalizar al gobierno de Venezuela

Los ministros de Relaciones Exteriores de 18 naciones del hemisferio occidental, incluido Estados Unidos, planearon reunirse el lunes para discutir qué se puede hacer con respecto a Maduro, quien ha presidido el mayor colapso económico en la historia de Venezuela, y la crisis regional causada por el éxodo de millones de su gente.

El impulso se centrará en convencer a la Unión Europea a que amplíe las sanciones económicas contra los leales de Maduro, incluyendo llevar a cabo la congelación de activos que tienen en Europa. Los europeos también pueden ser presionados para penalizar a los contrabandistas de oro venezolano en Europa.

El presidente del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, interviene durante una sesión, en Caracas (Venezuela). EFE/Rayner Peña
El presidente del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, interviene durante una sesión, en Caracas (Venezuela). EFE/Rayner Peña

Maduro, quien reclamó la victoria en las controversiales elecciones del año pasado, ha conservado el poder a pesar de nueve meses de demandas de renuncia por parte de un obstinado movimiento de oposición dirigido por el presidente del Parlamento de Venezuela, Juan Guaidó. Las negociaciones entre los rivales políticos venezolanos colapsaron la semana pasada.

Las fricciones molestan a Estados Unidos y Turquía

Se espera que Trump y el presidente Erdogan se reúnan al margen, pero el resultado no está claro en el mejor de los casos. Una serie de cuestiones difíciles ha enfrentado a sus gobiernos entre sí.

La administración Trump está considerando sanciones para castigar a Turquía, un compañero miembro de la OTAN, por comprar un sistema de defensa antimisiles S-400 ruso en lugar de los "Patriotas" fabricados en Estados Unidos. Y Erdogan ha expresado una creciente ira hacia Estados Unidos por sus operaciones conjuntas en la parte norte de Siria, una región devastada por la guerra, que limita con Turquía.

Los presidentes de Turquía y EE.UU. durante una reunión en la Casa Blanca. (AP)
Los presidentes de Turquía y EE.UU. durante una reunión en la Casa Blanca. (AP)

Él dice que los estadounidenses no han logrado establecer una zona segura lo suficientemente grande como para mantener a los combatientes kurdos,  a quien considera como insurgentes terroristas, fuera de Turquía. El sábado, Erdogan advirtió que sus fuerzas tomarían "acciones unilaterales" a lo largo de la frontera si Estados Unidos no actuaba antes de fin de mes.

Por último, pero no menos importante, Afganistán

Alguien tiene que hablar en último lugar en la lista de delegaciones nacionales que se dirigen a la Asamblea General. Este año, ese lugar cae en Afganistán, solo unas semanas después del colapso de las conversaciones entre los talibanes y los Estados Unidos que tenían como objetivo poner fin a la guerra de 18 años.

Con las elecciones nacionales programadas para el próximo sábado, no se esperaba que el presidente Ashraf Ghani asistiera. En su lugar, la delegación de Afganistán estará dirigida por Hamdullah Mohib, el asesor de seguridad nacional del Ashraf.

Mohib enfureció a la administración Trump en marzo, cuando predijo que las conversaciones de paz no terminarían en paz.

*Copyright: 2019 The New York Times Company