Ucrania logró ingresar a Zavitne Bazhannya, en la región de Donetsk, a sólo 2 kilómetros de la frontera con Rusia

Reportes indican que la contraofensiva ucraniana sigue avanzando con éxito en el sureste del país tras la liberación de Urozhaine mientras continúan generando impulso hacia el sur para dividir por la mitad las fuerzas ocupantes rusas

Guardar

Nuevo

Soldados de una brigada separada de Defensa Territorial de Ucrania disparan contra los ocupantes rusos desde un lanzacohetes móvil Partizan en la región de Zaporizhzhia, sureste de Ucrania. Europa Press/Contacto/Dmytro Smoliyenko
Soldados de una brigada separada de Defensa Territorial de Ucrania disparan contra los ocupantes rusos desde un lanzacohetes móvil Partizan en la región de Zaporizhzhia, sureste de Ucrania. Europa Press/Contacto/Dmytro Smoliyenko

El ejército ucraniano ha entrado en el área de Zavitne Bazhannya, un pueblo en la región de Donetsk en el este de Ucrania, el asentamiento más grande y estratégico, ubicado a tan sólo 2 kilómetros al sur de la región rusa de Staromlynivka.

Luego de retomar la zona de Urozhaine y en su avance hacia el sur como parte de su contraofensiva, las fuerzas ucranianas continúan generando impulso hacia el sur para dividir por la mitad las fuerzas ocupantes de Rusia.

Reportes indicaron este sábado que las tropas de Ucrania lograron finalmente ingresar a Zavitne Bazhannya y siguen conquistando logros en su contraofensiva para repeler a las fuerzas rusas tras la invasión de su territorio.

Ucrania sigue avanzando en el frente suroriental, donde expande el arco de su contraofensiva, mientras que Rusia sufrió nuevos ataques con vehículos aéreos no tripulados ucranianos en cinco regiones, incluida la de Pskov, objetivo ya el miércoles de drones enemigos que Kiev lanzó desde territorio ruso.

Mientras, en el frente, el Ejército ucraniano continúa progresando en su avance hacia la localidad de Novoprokopivka, en el sector de Zaporizhzhia, al tiempo que expande hacia el este el arco de su ofensiva acercándose desde la liberada Robotine a la ocupada Verbove.

Rusia reconoció hoy en su parte bélico diario que en la última semana la situación más difícil y tensa se registró en dirección de esta región suroriental, además de la de en Donetsk, en el este.

Un soldado ucraniano sostiene un misil antitanque en su posición  en la región de Donetsk, Ucrania. (AP Foto/Libkos)
Un soldado ucraniano sostiene un misil antitanque en su posición en la región de Donetsk, Ucrania. (AP Foto/Libkos)

“En la dirección Novodanilivka-Novoprokopivka (hacia el sur de Robotine) han conseguido progresos, se han afianzado en los territorios recuperados e infligen daños con fuego de artillería a objetivos identificados del enemigo”, declaró este viernes el portavoz del Estado Mayor ucraniano, Andrí Kovalov.

Mientras tanto, el Centro para Estrategias de Defensa (CED) afirma en su boletín diario sobre la guerra que las tropas de Kiev han tomado un terreno elevado “clave” al noreste de Novoprokopivka.

Este think tank ucraniano habla, asimismo, de “avances” hacia el pueblo de Verbove (hacia el sureste este de Robotine) que suponen “la expansión de la penetración” de las defensas rusas. Entre Robotine y el próximo objetivo de la bifurcación hacia el este de la ofensiva ucraniana en esta parte del frente hay un arco ya, según el CED, de 9 kilómetros.

Además de estar atravesando “la primera línea” de la “principal” zona de contención rusa en dirección a Melitópol, la principal ciudad ocupada en Zaporizhzhia, la contraofensiva ucraniana también estaría experimentando progresos en la zona de la provincia oriental de Donetsk que linda con la sureña Zaporizhzhia.

Allí, las fuerzas de Kiev buscan empujar el enemigo hacia el sur en dirección al puerto ocupado de Berdiansk, donde Ucrania ha conseguido menos avances desde que empezara la contraofensiva a principios de junio.

Según el think tank ucraniano, el Ejército de Ucrania ha obligado a los rusos a retirarse de varios altos que controlaban en esa sección del frente, en la que ofensiva ucraniana aborda el frente de manera menos localizada y se distribuye a lo largo de la línea defensiva rusa para obligar al enemigo a dispersar sus efectivos para protegerla.

Militares ucranianos de la 108ª Brigada Separada de Defensa Territorial disparan pequeños sistemas de cohetes de lanzamiento múltiple hacia las tropas rusas, en medio del ataque de Rusia a Ucrania, cerca de una línea del frente en la región de Zaporizhzhia, Ucrania. REUTERS/Viacheslav Ratynskyi/Archivo
Militares ucranianos de la 108ª Brigada Separada de Defensa Territorial disparan pequeños sistemas de cohetes de lanzamiento múltiple hacia las tropas rusas, en medio del ataque de Rusia a Ucrania, cerca de una línea del frente en la región de Zaporizhzhia, Ucrania. REUTERS/Viacheslav Ratynskyi/Archivo

Por su parte, el portavoz de la Casa Blanca, John Kirby, dijo a los periodistas el viernes pasado que Ucrania había logrado “progresos notables” en los últimos días en su contraofensiva para recuperar territorio en la región sureña de Zaporizhzhia. “Han logrado cierto éxito en esa segunda línea de defensas rusas”, dijo en una conferencia de prensa. “No está más allá de lo posible que Rusia reaccione” al impulso de Ucrania, dijo.

Kirby se negó a comentar sobre las afirmaciones del presidente ucraniano Volodimir Zelensky durante la noche de que Kiev había utilizado nuevos misiles de largo alcance de fabricación nacional para alcanzar un objetivo a unas 435 millas de distancia. Zelensky no ofreció detalles, ni siquiera si fueron utilizados en una prueba o contra un objetivo enemigo.

Horas más tarde, el jefe de la agencia espacial rusa, Roscosmos, dijo que el nuevo misil balístico intercontinental Sarmat de Moscú, capaz de transportar ojivas nucleares, había sido puesto en alerta de combate después de meses de retraso.

Guardar

Nuevo