Una “novia del ISIS” alemana fue condenada a 10 años de cárcel por dejar morir de sed a una niña yazidí que compró como esclava

Jennifer Wenisch y su entonces esposo, Taha Al-Jumailly, explotaron a una madre y su hija, prisioneras del grupo terrorista en Irak. Su confesión a un taxista que en realidad era un agente del FBI encubierto

Jennifer Wenisch, una mujer alemana que se unió al ISIS (AFP)
Jennifer Wenisch, una mujer alemana que se unió al ISIS (AFP)

Un tribunal de Múnich condenó este lunes a diez años de cárcel a una alemana, ex miembro del grupo yihadista Estado Islámico, acusada de dejar morir de sed a una niña yazidí convertida en esclava en Irak.

Acusada de crímenes de guerra y asesinatos, Jennifer Wenisch, de 30 años, podía haber sido condenada a cadena perpetua, en uno de los primeros juicios en el mundo sobre los crímenes de guerra contra los yazidíes, una minoría perseguida por los yihadistas en Irak y Siria.

Esta alemana oriunda de Lohne, en Baja Sajonia (noroeste), había viajado a Irak para reunirse con “sus hermanos”, según explicó durante el juicio que comenzó en abril de 2019. Durante varios meses, integró la policía en Faluya y Mosul, donde patrullaba armada. Esta fuerza de seguridad controlaba sobre todo el respeto de las reglas vestimentarias y de comportamiento establecidas por los yihadistas.

En el verano de 2015, la condenada y su entonces esposo, Taha Al-Jumailly, procesado en la actualidad en Fráncfort en un juicio paralelo, compraron a una niña de cinco años y su madre de la minoría yazidí, prisioneras del ISIS, para explotarlas como esclavas, según la acusación.

Muerta de sed

Tras muchos abusos, la pequeña fue “castigada” por el marido de los acusados por haber orinado en un colchón; después, fue atada a una ventana del exterior de la casa, a una temperatura entorno a los 50 grados centígrados.

La niña murió de sed mientras su madre, Nora T., se vio obligada a permanecer al servicio de la pareja. El tribunal “considera probado que la acusada no se esforzó en salvar a la niña a pesar de ser consciente de estado muy grave en el que se hallaba”. En beneficio de la acusada, la audiencia determinó que ésta sólo tenía “opciones limitadas” de poner fin a la situación de esclavitud en la que se encontraban la mujer y su hija y que “sólo en un momento ya muy avanzado fue consciente de que la niña podría morir a consecuencia del castigo”.

Jennifer Wenisch declaró en la audiencia que no intervino porque había “tenido miedo” de que su marido “la empujara o encerrara”.

(Getty Images)
(Getty Images)

Sus abogados, como los de Taha Al-Jumailly, sugirieron que la niña podría haber sobrevivido si hubiese sido traslada a un hospital en Faluya. Una versión contestada por la madre de la menor, Nora T., que ahora vive oculta en Alemania. Testigo clave, la sobreviviente fue escuchada durante los juicios de los ex cónyuges.

“Me convertirán en un ejemplo de todo lo que pasó bajo el Estado Islámico. Es difícil imaginar que esto sea posible en un Estado de derecho”, dijo para defenderse Wenisch durante una de las últimas audiencias, según el diario Süddeutsche Zeitung.

En el juicio, que comenzó en abril de 2019, la madre de la menor estuvo representada, en calidad de acusación particular, por la activista y abogada Amal Clooney.

Jennifer Wenisch fue detenida por los servicios de seguridad turcos en enero de 2016 en Ankara y, después, extraditada a Alemania.

Pero, no entró en un centro de detención hasta junio de 2018, cuando fue detenida mientras intentaba llegar con su hija de dos años a los territorios que aún controlaba el Estado Islámico en Siria.

Durante ese intento, la acusada contó al chofer detalles sobre su vida en Irak. Pero este último era en realidad un informante del FBI que la condujo en un automóvil equipado con micrófonos. La Fiscalía utilizó las cintas para acusarla.

La mujer fue condenada entre otros cargos por pertenencia a una organización terrorista en el extranjero, complicidad en intento de asesinato por omisión y por un crimen contra la humanidad con resultado de muerte, informó el tribunal en un comunicado.

Se trata del primer juicio relacionado con crímenes cometidos contra los yazidíes, una minoría kurda asentada en el norte de Irak.

(Con información de AFP y EFE)

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

Estados Unidos criticó la aspiración de China a poseer armas hipersónicas que aumentan la tensiones militares

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, expresó la preocupación por las “capacidades que sigue persiguiendo” Beijing en sus pruebas y aseguró que Washington “mantendrá las capacidades de defensa y disuasión”

Así puedes tramitar el crédito Fonacot: ofrece hasta 50,000 pesos a los trabajadores

En caso de solicitarlo por primera vez, éste se acreditará con base a sus ingresos y plazo que se elija para liquidar

Congresista uribista en la Comisión de Acusación pidió archivar investigación contra Duque por la ‘ñeñepolítica’

En 55 páginas y con múltiples argumentos, uno de los representantes de esa comisión de la Cámara dice que no hay pruebas que ratifiquen irregularidades contra el presidente de Colombia

Fiscalia imputará cargos a Andrés Escobar, quien disparó a manifestantes en Cali durante el Paro Nacional

Esta decisión se conoce luego de que el documental ‘Cali: Todos gritan’ sobre las protestas ocurridas entre abril y mayo de este año, revelara una fotografía en la que se ve a Escobar usando un arma de fuego real contra los manifestantes. La audiencia se realizará el 24 de enero de 2022

La trágica muerte de Gilberto Román, el mejor boxeador mexicano en peso supermosca

También conocido como el Cachanilla, el mejor exponente de las 115 libras optó por un prematuro retiro del boxeo profesional cuando cayó ante el surcoreano Sung-Kil Moon, aunque días después perdió la vida en un accidente cerca de Chilpancingo, Guerrero
MAS NOTICIAS
TE PUEDE INTERESAR