Quién era Adnan Abu Walid al Sahraoui, el terror del Sahara por el que ofrecían USD 5 millones y fue abatido por Francia

El líder del Estado Islámico en la región desértica africana fue autor de decenas de mortíferos ataques contra tropas extranjeras y la población civil de Malí, Níger y Burkina Faso

Adnan Abu Walid al Sahraoui en una captura de video
Adnan Abu Walid al Sahraoui en una captura de video

Adnan Abu Walid al Sahraoui, el fundador y líder del Estado Islámico en el Gran Sahara abatido este jueves por Francia, era uno de los terroristas más buscados del mundo. Estados Unidos había puesto un precio de 5 millones de dólares a su cabeza.

“Estuvo en el origen de las masacres y el terror”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, tras el anuncio de su muerte.

Al Sahraoui —alias de Lehbib Uld Ali Uld Said Uld Yumani— nació en 1973 en la ciudad de El Aaiún, en el Sahara Occidental, una ex colonia española que ahora es un territorio en disputa controlado por Marruecos. Inicialmente militó en el Frente Polisario, un grupo guerrillero respaldado por Argelia que buscaba la independencia del Sahara Occidental. Según fuentes locales, en esa época Al Sahraoui comenzó a criticar la política social del Polisario, declarándose en contra de las escuelas mixtas y de que la mujer tuviera un rol activo en la vida social.

Posteriormente se unió al centro saudí de Ibn Abbas, en Mauritania, considerado un centro de reclutamiento de terroristas en la región, antes de unirse a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y trasladarse al Sahel, donde luchó junto a los yihadistas que se apoderaron de Tombuctú. Posteriormente se unió al Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África Occidental, un grupo maliense afiliado a Al Qaeda.

Luego, en 2015, prometió lealtad al Estado Islámico, convirtiéndose en el jefe de una nueva franquicia del grupo extremista en la zona, el Estado Islámico en el Gran Sahara (EIGS).

En sus seis años como líder del EIGS, el grupo surgió como un rival de los grupos afiliados de Al Qaeda más arraigados en la región. A medida que las fuerzas de la coalición occidental y sus aliados locales desmantelaban al grupo terrorista en sus bastiones en Siria e Irak, Al Sahraoui construyó el poder político y financiero del grupo en África, utilizando fondos recaudados a través de actividades ilegales -como el contrabando, la venta de ganado robado y la trata de migrantes- para comprar armas, ganarse la lealtad de los miembros de las tribus locales y pagar los salarios de los combatientes y administradores en las áreas bajo su control.

También impuso la ley islámica en la región: hizo obligatorios los velos para las mujeres, impuso el corte de manos a los ladrones y prohibió la música, el deporte, el alcohol y el tabaco.

El terrorista del Estado Islámico Adnan Abu Walid al Sahraoui (Captura de pantalla)
El terrorista del Estado Islámico Adnan Abu Walid al Sahraoui (Captura de pantalla)

Sus crímenes más impactantes

En 2017, Al Sahraoui se atribuyó la responsabilidad de un emboscada en octubre de 2017 en la aldea nigerí de Tongo Tongo, en la que murieron cuatro soldados de las fuerzas especiales estadounidenses y cuatro nigerinos. El ataque causó la mayor pérdida de vidas estadounidenses en combate en África desde la Batalla de Mogadiscio en 1993.

Tras esa operación, Al Sahraoui cruzó el Sahel en una motocicleta Honda cargando una ametralladora de cañón corto incautada a uno de los soldados estadounidenses caídos. Un gesto que cargaba un simbolismo del que el líder yihadista estaba consciente.

“Fue un trofeo”, dijo Husseini Jibril, un ex agente del Estado Islámico que se reunió con al-Sahrawi antes de entregarse al gobierno de Níger en 2020.

Esta imagen sin fecha proporcionada por Rewards For Justice muestra una publicación de búsqueda de Adnan Abu Walid al-Sahrawi, el líder del Estado Islámico en el Gran Sahara. (Recompensas por la justicia a través de AP)
Esta imagen sin fecha proporcionada por Rewards For Justice muestra una publicación de búsqueda de Adnan Abu Walid al-Sahrawi, el líder del Estado Islámico en el Gran Sahara. (Recompensas por la justicia a través de AP)

En respuesta, Estados Unidos puso una recompensa de 5 millones de dólares por su cabeza, convirtiéndolo en uno de los hombres más buscados de África.

El grupo de Al Sahraoui también secuestró a extranjeros en el Sahel y se cree que aún retiene al estadounidense Jeffrey Woodke, quien fue secuestrado de su casa en Níger en 2016.

En agosto de 2020, ordenó personalmente el asesinato de seis trabajadores benéficos franceses y su conductor nigeriano.

Pero la violencia yihadista afectó en primer lugar a la población local.

Bajo el liderazgo de Al Sahraoui, los combatientes del EIGS lanzaron una serie de masacres contra las poblaciones locales en la llamada región fronteriza de los tres estados que une Malí, Níger y Burkina Faso. En junio, los yihadistas, muchos de ellos niños soldados, mataron a 130 civiles burkineses. Fue la peor atrocidad terrorista en la historia del país, lo que provocó llamamientos para intensificar los esfuerzos internacionales de lucha contra el terrorismo en África Occidental.

Un soldado de Burkina Faso monta guardia en una aldea de Gorgadji en el área del sahel, Burkina Faso, el 3 de marzo de 2019. Fotografía tomada el 3 de marzo de 2019. (REUTERS/Luc Gnago)
Un soldado de Burkina Faso monta guardia en una aldea de Gorgadji en el área del sahel, Burkina Faso, el 3 de marzo de 2019. Fotografía tomada el 3 de marzo de 2019. (REUTERS/Luc Gnago)

Se calcula que, en total, 2.400 civiles murieron en ataques separados en Malí, Níger y Burkina Faso el año pasado, según datos del Proyecto de Datos de Ubicación y Eventos de Conflictos Armados. El grupo de Al Sahraoui fue el más mortífero, provocando el 79% de las muertes por violencia contra civiles en Níger hasta junio de 2021, dijo ACLED. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados estima que el conflicto ha desplazado a unas 684.000 personas en la región.

Al Sahraoui también centró su poder de fuego en sus antiguos camaradas de Al Qaeda, enviando tropas, coches bomba y terroristas suicidas a sus bases mientras los dos grupos luchaban por la supremacía en todo el Sahel.

El año pasado, una operación francesa respaldada por Estados Unidos mató al líder regional de Al Qaeda, Abdelmalek Droukdel, pero los funcionarios estadounidenses, franceses y regionales se vieron obligados a revertir las afirmaciones no confirmadas de los asesinatos de otros importantes terroristas, incluido el vice de Al Sahraoui, Abdelhakim al-Sahrawi.

Soldados franceses del 2° Regimiento de Ingenieros Extranjeros realizan una operación de control de área en la región de Gourma durante la Operación Barkhane en Ndaki, Malí, 27 de julio de 2019. Fotografía tomada el 27 de julio de 2019. (REUTERS/Benoit Tessier/Foto de archivo)
Soldados franceses del 2° Regimiento de Ingenieros Extranjeros realizan una operación de control de área en la región de Gourma durante la Operación Barkhane en Ndaki, Malí, 27 de julio de 2019. Fotografía tomada el 27 de julio de 2019. (REUTERS/Benoit Tessier/Foto de archivo)

Este jueves, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, anunció la muerte de Al Sahraoui como “un gran éxito” para el ejército francés después de más de ocho años luchando contra extremistas en el Sahel. Macron tuiteó que Al Sahraoui “fue neutralizado por las fuerzas francesas”, pero no dio más detalles.

No se anunció dónde fue asesinado Al Sahraoui, aunque el grupo Estado Islámico sigue activo a lo largo de la frontera entre Mali y Níger.

La muerte de Al-Sahrawi dejaría a otro militante islamista, Iyad Ag Ghaly, en la mira de Francia. La organización de Ghaly, el Grupo de Apoyo al Islam y a los Musulmanes, estuvo detrás de un ataque en 2018 contra la Embajada de Francia en Uagadugú, la capital de Burkina Faso.

“Claramente hoy es Iyad Ag Ghaly quien es la prioridad número uno”, dijo Éric Vidaud, el principal comandante de las fuerzas especiales de Francia, en junio. “Él es la persona que debemos capturar absolutamente, o neutralizar si eso no es posible, en los próximos meses”.

Francia, la antigua potencia colonial de la región, anunció recientemente que reduciría su presencia militar en la región, con planes de retirar 2.000 soldados a principios del próximo año.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR