La economía mundial podría perder hasta USD 9,2 billones por el reparto desigual de las vacunas contra el coronavirus

El último informe de la Cámara de Comercio Internacional advirtió que los emergentes corren el riesgo de quedarse más rezagados económicamente y que incluso en los países totalmente vacunados se limitará el margen de recuperación. El problema del acaparamiento continuo de dosis

Un hombre sale del centro de vacunación contra la enfermedad del coronavirus (COVID-19) en Cliffs Pavilion en Southend-on-Sea, Gran Bretaña, el 4 de febrero de 2021 (REUTERS)
Un hombre sale del centro de vacunación contra la enfermedad del coronavirus (COVID-19) en Cliffs Pavilion en Southend-on-Sea, Gran Bretaña, el 4 de febrero de 2021 (REUTERS)

La recuperación de la economía mundial corre el riesgo de verse frenada o incluso desbaratada por el retraso en la vacunación contra el coronavirus en los países más pobres en comparación con los más ricos. El Rastreador de Vacunas de Bloomberg muestra que en la última semana se administraron una media de 4,54 millones de dosis diarias en todo el mundo, pero está lejos de ser una distribución uniforme. Estados Unidos y el Reino Unido representan alrededor del 40% de los 119,8 millones de dosis administradas en todo el mundo.

Los mercados en desarrollo y emergentes están, en general, peor. En África, sólo Egipto, Marruecos, Seychelles y Guinea tienen constancia de haber administrado alguna de las vacunas. Gran parte de Asia Central y América Central aún no ha comenzado a vacunar, o lo hace lentamente.

Esto significa que las economías emergentes corren el riesgo de quedarse más rezagadas económicamente y limita el margen de recuperación incluso en los países totalmente vacunados, al privarles de la demanda de sus productos y de un suministro de piezas de fabricación.

Peor aún, no combatir el covid-19 en todas partes puede significar que mutaciones del virus más difíciles de contener generen nuevas crisis sanitarias y económicas. “Con la mutación del virus, ningún país está a salvo hasta que todo el mundo se inocule y consiga la inmunidad de rebaño”, dijo Chua Hak Bin, economista principal de Maybank Kim Eng Research en Singapur.

Un estudio reciente encargado por la Cámara de Comercio Internacional concluyó que un reparto desigual de las inyecciones podría privar a la economía mundial de hasta 9,2 billones de dólares.

Una investigación similar realizada por Rand Corporation estimó que el coste anual podría alcanzar los 1,2 billones de dólares. El crecimiento mundial de este año podría ser menos de la mitad de la estimación del Banco Mundial del 4% si la distribución de las vacunas no se mueve rápidamente, dijo la economista jefe Carmen Reinhart.

Estos cálculos hacen que los países ricos se vean sometidos a una presión cada vez mayor para que compartan sus reservas de vacunas, aunque sus ciudadanos no apoyen esa generosidad. Sin embargo, las señales apuntan a un acaparamiento continuo.

Los países europeos ya están en desacuerdo sobre el acceso a las vacunas, al igual que lo estaban sobre los equipos de protección personal hace un año. Un programa destinado a facilitar el acceso a las vacunas está siendo infrafinanciado por las mayores economías.

En China, que ha liderado la recuperación económica mundial después de haber controlado el virus, la falta de urgencia significa que ahora va a la zaga de Occidente en su despliegue de vacunas, según el análisis de Gavekal Dragonomics.

Algunas economías en desarrollo de todo el mundo podrían ver pronto un poco de alivio a través de la iniciativa Covax de la Organización Mundial de la Salud, que enviará 97,2 millones de dosis de vacunas a la India en su primer tramo de distribución, aun cuando se considera que la oferta actual en el país supera la demanda. Pakistán recibirá 17,2 millones de vacunas del programa, y Nigeria 16 millones.

Nueva York
Nueva York

Rand estimó que la llamada nacionalización de las vacunas podría acabar costando a los países de renta alta 119.000 millones de dólares al año, frente a los 25.000 millones que costaría el suministro de vacunas a los países de renta baja. Según un informe de diciembre, Estados Unidos y Alemania se enfrentarían al mayor golpe en términos absolutos por la falta de una inoculación global.

Mientras tanto, el estudio patrocinado por la Cámara de Comercio Internacional y redactado por académicos de la Universidad Koc y de la Universidad de Maryland calculó que el 49% del coste económico de una pandemia mundial persistente recaería sobre las economías avanzadas, incluso si gozan de una vacunación total.

Casi la mitad de los encuestados en un estudio de Oxford Economics sobre ejecutivos ven que la actividad de sus empresas permanecerá por debajo de los niveles anteriores a la pandemia a lo largo de 2021. Más de cuatro de cada cinco encuestados señalaron la repetición de oleadas pandémicas como un riesgo importante o muy importante a medio plazo.

Las economías emergentes y en desarrollo son vulnerables a que los países más ricos acaparen sus dosis porque sus frágiles sistemas sanitarios se ven sometidos al peso de las crecientes infecciones, carecen de recursos para generar y distribuir vacunas con la misma rapidez que sus pares más ricos, y la inversión extranjera fluye hacia lugares más seguros.

Por ejemplo, Indonesia. Es la cuarta economía del mundo y alberga a 274 millones de personas, pero los casos de coronavirus y las muertes se han acelerado a un ritmo récord. Casi medio millón de personas recibieron la primera dosis de la vacuna a finales de enero, quedando por debajo del objetivo del gobierno de 598.400 ese mes. El país es actualmente una de las poblaciones menos vacunadas de los 66 países, con 0,30 dosis por cada 100 personas hasta el 5 de febrero, según el Bloomberg’s Vaccine Tracker.

El Instituto Peterson de Economía Internacional expuso sin rodeos el dilema que plantea la llamada nacionalización de las vacunas en un informe publicado esta semana titulado: “La pandemia no está controlada en ningún sitio a menos que esté controlada en todas partes”.

“Si la salud pública está fuera de control en algún lugar, no es sólo un problema económico local, es un problema económico mundial”, dijo Monica de Bolle, investigadora principal de Peterson y una de las autoras del informe. “Pero, por desgracia, no estoy segura de que nadie se esté preparando para hacer algo al respecto”.

Con información de Bloomberg

MÁS SOBRE ESTE TEMA: