La fórmula de Kim Jong-un para el conflicto permanente: un millón de efectivos, las fuerzas especiales más grande del mundo y misiles nucleares intercontinentales

El poderío militar de la empobrecida nación busca disuadir los ataques, pero también motorizar su influencia internacional y la asistencia económica vital para sostener su economía, manteniendo así a la familia Kim en el poder

Subunidades de mortero del ejército de Corea del Norte disparan mientras el líder norcoreano Kim Jong Un (no en la foto) guía un simulacro en esta imagen publicada por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA) el 10 de abril de 2020. (KCNA via REUTERS)
Subunidades de mortero del ejército de Corea del Norte disparan mientras el líder norcoreano Kim Jong Un (no en la foto) guía un simulacro en esta imagen publicada por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA) el 10 de abril de 2020. (KCNA via REUTERS)

Si bien Corea del Norte tiene una población de tan solo 25 millones, el Ejército Popular de Corea se encuentra entre los más grandes del mundo, con alrededor de un millón de enrolados.

Cabe recordar que si bien Corea del Norte estuvo cerca de conquistar Corea del Sur en solo unas pocas semanas, hoy en día su ejército no podría derrotar a su vecino, que se ha tornado mucho más rico y poblado, y que cuenta con el apoyo incondicional de las fuerzas estadounidenses. En cambio, Pyongyang ha encontrado la fórmula para compensar su desventaja, mantener el conflicto permanente ocasionando un alto costo en la población del Sur y en sus adversarios.

La dinastía Kim en Corea del Norte le ha dado a sus fuerzas armadas una tarea formidable: mantener una amenaza constante hacia su vecino del Sur. Se estima que Corea del Norte gasta entre seis y diez mil millones de dólares anuales solo en defensa. Esa cantidad es más de dos veces menor que lo que gasta Estados Unidos. Sin embargo ese gasto representa el veinticinco por ciento del PIB de Corea del Norte, mientras que Estados Unidos gasta sólo el 3,5 por ciento de su PIB en defensa.

Dadas estas marcadas disparidades, se podría decir que los líderes del Ejército Popular de Corea han dejado de planear ganar una guerra contra el Sur y, en cambio, aspiran a soportarla. Por ejemplo, el KPA ha invertido selectivamente en tácticas y tecnología que harían que un conflicto de este tipo fuera lo más doloroso posible para Corea del Sur, Japón y Estados Unidos.

Sébastien Roblin quien tiene una maestría en resolución de conflictos de la Universidad de Georgetown y se desempeñó como instructor universitario para el Cuerpo de Paz en China ha publicado en National Interest un completo informe sobre las fuerzas militares norcoreanas.

Un ejército de un millón de hombres

El Ejército Popular de Corea ( KPA) se encuentra entre los más grandes del mundo, con alrededor de un millón de soldados. Todos los hombres adultos norcoreanos deben obligatoriamente hacer tres años de servicio militar, y decenas de miles de mujeres también se ofrecen como voluntarias para servir en unidades terrestres, de aviación e inteligencia, aunque las condiciones son aparentemente brutales. Además, hay de tres a cinco millones de reservistas en la milicia obrera-campesina de la Guardia Roja.

El KPA opera de acuerdo con el concepto maoísta de la “guerra popular”, que aboga por la preparación para una lucha prolongada en la que la "guerra de guerrillas y los ataques asimétricos " desangran a un enemigo tecnológicamente superior. Además, la ideología “juche” de autosuficiencia del estado valoriza el estoicismo frente a las grandes pérdidas y el autosacrificio por la nación.

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, observa una competencia de fuego de artillería entre las unidades de artillería bajo el Cuerpo 7 y el Cuerpo 9 del Ejército Popular de Corea en un campo de entrenamiento en Corea del Norte, el 12 de marzo de 2020 (KCNA vía REUTERS)
El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, observa una competencia de fuego de artillería entre las unidades de artillería bajo el Cuerpo 7 y el Cuerpo 9 del Ejército Popular de Corea en un campo de entrenamiento en Corea del Norte, el 12 de marzo de 2020 (KCNA vía REUTERS)

Aproximadamente el 70 por ciento de las fuerzas terrestres del Ejército Popular de Corea están desplegadas a unos pocos kilómetros de la Zona Desmilitarizada (DMZ) fuertemente fortificada con Corea del Sur, organizadas en varios “escalafones”. Cuatro cuerpos de infantería de cuatro divisiones cada uno en la zona desmilitarizada montañosa. En la retaguardia, cuatro cuerpos mecanizados, dos cuerpos de artillería y un solo cuerpo de blindados se despliegan desde dos escalafones de reserva para contraatacar cualquier avance enemigo o para encabezar ofensivas. También hay una reserva desplegada en la retaguardia de cuatro cuerpos de infantería.

El KPA mantiene más de cuatro mil tanques y dos mil vehículos blindados de transporte de personal, pero los primeros son en su mayoría tipos obsoletos como los tanques de batalla principales T-55, Tipo 59 y T-62 y los tanques ligeros anfibios PT-76 que funcionan desde las décadas de 1950 y 1960. Estos serían casi incapaces de derrotar a los tanques surcoreanos K1 Black Panther y U.S. M1 Abrams en una confrontación. El KPA también carece casi por completo de vehículos de combate de infantería más fuertemente armados.

Un soldado saluda mientras monta un tanque durante un desfile militar que marca el 70 aniversario de la fundación de Corea del Norte en Pyongyang, Corea del Norte, el 9 de septiembre de 2018. (REUTERS / Danish Siddiqui)
Un soldado saluda mientras monta un tanque durante un desfile militar que marca el 70 aniversario de la fundación de Corea del Norte en Pyongyang, Corea del Norte, el 9 de septiembre de 2018. (REUTERS / Danish Siddiqui)

Sin embargo, desde el siglo XIV, la artillería ha jugado un papel importante en el terreno estrecho y montañoso de la península de Corea. Esto significa que el Ejército Popular de Corea ha acumulado más de trece mil sistemas de artillería de obús y lanzacohetes múltiples, la mayoría de los cuales están excavados en minas de artillería endurecidas situadas en cuevas y túneles en las montañas a lo largo de la DMZ.

Estos incluyen más de trescientos cañones Koksan de súper largo alcance de 170 milímetros y varios cohetes de artillería pesada no guiada que sirven como un disuasivo estratégico convencional al amenazar con hacer llover un “mar de fuego” en la capital de Corea del Sur, Seúl, situada a pocos kilómetros de la frontera. Si bien sostener un bombardeo de este tipo resultaría difícil, provocaría grandes daños y miles de muertos antes de ser destruidas por el enemigo por estar bien fortificadas.

Los "Storm Corps”, las fuerzas especiales más grande del mundo

Corea del Norte también mantiene la rama de Fuerzas Especiales más grande del planeta, con más de doscientos mil efectivos. Esto refleja un énfasis desde hace mucho tiempo en la infiltración de tropas detrás de las líneas enemigas, ya sea en submarinos, aerodeslizadores, lanchas motoras, aviones de transporte, helicópteros construidos en Estados Unidos, túneles subterráneos o incluso cruzar la frontera a escondidas a pie por la noche. En el caso de un conflicto más amplio, decenas de miles de operadores lanzarían ataques detrás de las líneas de Corea del Sur, buscando interrumpir las líneas de comunicación y suministro, y sembrando pánico y confusión. Estos soldados están entrenados bajo los estándares más altos y en múltiples misiones de infiltración fallidas, se han suicidado antes que en rendirse.

Un soldado norcoreano usa sus binoculares en las orillas del río Yalu cerca de Sinuiju, frente a la ciudad fronteriza china de Dandong el 14 de abril de 2017. (AFP/ Johannes EISELE)
Un soldado norcoreano usa sus binoculares en las orillas del río Yalu cerca de Sinuiju, frente a la ciudad fronteriza china de Dandong el 14 de abril de 2017. (AFP/ Johannes EISELE)

Algunos soldados norcoreanos también reciben formación sobre la vida en el mundo exterior, con instrucción proporcionada por extranjeros secuestrados, para luego ser enviados a realizar operaciones en el extranjero. A lo largo de los años, estos soldados de las fuerzas especiales han perpetrado dos intentos fallidos de asesinato de presidentes de Corea del Sur en 1968 y en 1984, un atentado terrorista contra un avión de pasajeros de Corea del Sur, el probable asesinato de un diplomático surcoreano en 1996 y el asesinato del medio hermano de Kim Jong-un, envenenado en un aeropuerto en 2017.

La Armada del Ejército Popular de Corea (KPAN) es una fuerza solo capaz de operaciones de corto alcance. Cuenta con alrededor de seiscientas pequeñas patrullas divididas en lados opuestos de la península de Corea, con seis escuadrones en su Flota Occidental y diez en la Flota del Norte. Las KPAN están constituidas por viejas fragatas y corbetas armadas con armas de fuego y unas pocas docenas de naves de ataque rápido cargadas con misiles.

Dado que no compiten con los buques de guerra más grandes de Estados Unidos y Corea del Sur, se utilizarían en ataques de enjambre o para insertar tropas y fuerzas especiales detrás de las líneas surcoreanas. Con ese fin, el KPAN cuenta con vehículos exóticos, incluidos botes de motor semisumergibles y 140 aerodeslizadores para operaciones anfibias. Los buques de guerra de superficie norcoreanos también participaron en tres enfrentamientos con barcos surcoreanos entre los años 1999 y 2002.

El activo más preciado de KPAN son sus setenta submarinos, técnicamente la sub flota más grande del mundo. Sin embargo, cincuenta de estos son submarinos enanos muy pequeños y lentos, adecuados solo para operaciones de muy corto alcance, y otros veinte son submarinos diésel de clase Romeo de resistencia ligeramente superior que datan de la década de 1950. Sin embargo, las aguas muy poco profundas, frías y rocosas alrededor de la península de Corea aún podrían hacer que estos submarinos ruidosos sean difíciles de detectar y, por lo tanto, una amenaza para los buques más poderosos. De hecho, en el año 2009 , la corbeta surcoreana Cheonan fue hundida por un torpedo probablemente disparado por un minisubmarino KPAN. Corea del Norte también ha probado un misil balístico lanzado desde un submarino Pukkuksong y, según los informes, está construyendo un submarino de misiles balísticos clase Sinpo para transportarlo.

Una fuerza de defensa aérea oxidada

La Fuerza Aérea del Ejército Popular de Corea ( NKPAAF) no ha envejecido bien, y consiste principalmente de cientos de cazas J-5, J-6 y J-7 obsoletos de fabricación china , derivados de los MiG-17, MiG-19 y MiG-21 de la década de 1950 . Los activos más preciados de la KPAF son los 26 primeros cazas monoplaza MiG-29 de cuarta generación en el Regimiento 57 y más de cincuenta cazas MiG-23 de ala oscilante de tercera generación. La Fuerza Aérea también tiene un inventario de ochenta bombarderos a reacción Il-28 Beagle de la década de 1950, algunos aviones de ataque Su-7 y algunas docenas de Su-25 Frogfoots más modernos. Estos se complementan con dos docenas de helicópteros artillados Hind y ochenta helicópteros exploradores traídos de contrabando desde los Estados Unidos equipados con misiles rusos. La mayoría estima que los pilotos de KPAF vuelan solo un par de docenas de horas al año, en comparación con las más de cien voladas por las fuerzas aéreas de Estados Unidos o Corea del Sur.

El líder norcoreano, Kim Jong Un, asiste al 'Concurso de vuelo de combate-2019' de la Fuerza Aérea y Antiaérea del Ejército Popular de Corea en el aeropuerto Wonsan Kalma, en esta imagen sin fecha publicada por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA) el 15 de noviembre de 2019. (KCNA vía REUTERS)
El líder norcoreano, Kim Jong Un, asiste al 'Concurso de vuelo de combate-2019' de la Fuerza Aérea y Antiaérea del Ejército Popular de Corea en el aeropuerto Wonsan Kalma, en esta imagen sin fecha publicada por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA) el 15 de noviembre de 2019. (KCNA vía REUTERS)

El papel más viable para la envejecida fuerza aérea podría ser el de sobrevolar la DMZ a baja altitud para atacar bases aéreas, posiciones de artillería y centros logísticos en las profundidades de Corea del Sur. Aunque sufrirían pérdidas muy importantes, aún podrían infligir daños sustanciales y resultar difíciles de rastrear y eliminar. De hecho, la NKPAAF todavía opera cientos de transportes biplanos An-2 antiguos para lanzar ataques furtivos a baja altitud y baja velocidad y para aterrizar a las Fuerzas Especiales detrás de la línea del frente, tácticas que resultaron efectivas durante la Guerra de Corea en 1950.

La fuerza antiaérea también opera casi dos mil misiles tierra-aire S-75, un tipo cuyo apogeo llegó durante la guerra de Vietnam. Hay unos cientos de misiles S-125 moderadamente mejorados, docenas de S-200 de largo alcance y miles de cañones antiaéreos y misiles tierra-aire portátiles para proteger contra ataques aéreos a baja altitud. Estas defensas aéreas son obsoletas, pero su gran densidad requeriría grandes esfuerzos para evitarlas o eliminarlas, a menos que se desplieguen aviones furtivos. Las operaciones a baja altitud, especialmente en helicóptero, también seguirían siendo riesgosas.

Fuerzas de cohetes estratégicos

Las capacidades militares más importantes de Corea del Norte pueden provenir de su Fuerza de Cohetes Estratégicos, equipada con cientos de misiles balísticos. La mayoría son derivados Scud de corto alcance en lanzadores móviles difíciles de detectar, pero Pyongyang también posee un nivel de misiles balísticos de alcance medio e intermedio que pueden atacar las bases de las islas del Pacífico de Japón y Estados Unidos. Finalmente, en el 2017, Pyongyang probó los misiles balísticos intercontinentales Hwasong-14 y Hwasong-15 que deberían poder atacar cualquier ciudad de los Estados Unidos.

Misiles lanzados durante un simulacro de subunidades de artillería de largo alcance del Ejército Popular de Corea, en Corea del Norte, en esta imagen publicada por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA) el 2 de marzo de 2020. (KCNA/ REUTERS)
Misiles lanzados durante un simulacro de subunidades de artillería de largo alcance del Ejército Popular de Corea, en Corea del Norte, en esta imagen publicada por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA) el 2 de marzo de 2020. (KCNA/ REUTERS)

Fuentes de inteligencia estiman que Corea del Norte tiene material para sesenta ojivas nucleares. Después de múltiples detonaciones de prueba de un rendimiento de diez kilotones o menos, en el 2017 Corea del Norte aparentemente detonó una bomba de hidrógeno con un rendimiento de 140 toneladas. Sin embargo, no está claro cuánto se ha avanzado en la miniaturización de las ojivas para que quepan dentro de un misil.

Aunque los misiles balísticos podrían causar grandes daños a las bases militares de Estados Unidos, Japón y Corea del Sur, su capacidad para amenazar los centros de población civil es, en última instancia, mucho más importante. Corea del Sur y Estados Unidos pueden derrotar claramente al ejército norcoreano en un conflicto, pero la perspectiva de que lluevan misiles sobre Seúl, Tokio y Los Ángeles, potencialmente armados con ojivas nucleares o químicas, hace que cualquier conflicto de este tipo sea inaceptablemente costoso según cualquier cálculo sensato. Si bien Corea del Sur, Estados Unidos y Japón han desplegado defensas aéreas diseñadas para derribar tales misiles, solo se necesitaría que un misil nuclear caiga en una metrópolis para matar a decenas de miles o algo aún peor.

Todo este poderío militar en manos de Corea del Norte sirve tanto para disuadir de los ataques, como también para impulsar la influencia internacional de la empobrecida nación y aprovechar la asistencia económica vital para sostener su economía, manteniendo así a la familia Kim a salvo en el poder.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: