La líder de la oposición bielorrusa acudirá a la Unión Europea para pedir sanciones contra el gobierno de Alexander Lukashenko

Svetlana Tijanóvskaya, quien se exilió en Lituania tras las elecciones de agosto por amenazas del Ejecutivo, manifestó que su propósito es promover medidas contra los funcionarios y altos cargos de su país por la represión y el fraude electoral


Svetlana Tijanóvskaya, líder de la oposición bielorrusa, se encuentra en el exilio (EFE/EPA/Piotr Nowak)
Svetlana Tijanóvskaya, líder de la oposición bielorrusa, se encuentra en el exilio (EFE/EPA/Piotr Nowak)

La líder de la oposición bielorrusa en el exilio y ex candidata presidencial, Svetlana Tijanóvskaya, acudirá mañana a Bruselas para pedir sanciones de la Unión Europea (UE) contra los responsables de la violencia y el fraude electoral en su país, pero no se propone presentarse a otras elecciones.

Tijanóvskaya, quien se encuentra exiliada en Lituania, hizo estas declaraciones en una entrevista con la televisión pública de Letonia, donde hizo una escala camino a Bruselas.

La líder de la oposición, quien mañana se reunirá con los ministros de Exteriores de la Unión Europea, insistió en que su propósito es promover las sanciones contra los funcionarios y altos cargos de su país responsables de la represión y el fraude electoral.

Aspira, asimismo, a que la UE no reconozca a Alexander Lukashenko como presidente una vez que expire su mandato actual, el 5 de noviembre.

Las sanciones contra Minsk es uno de los temas prioritarios de la reunión de mañana de los titulares de Exteriores del bloque comunitario. El pasado viernes, los Veintisiete no lograron alcanzar un acuerdo político sobre estas medidas, pero retomarán la cuestión mañana.

Tijanóvskaya explicó ante la televisión letona que si presentó su candidatura en las presidenciales del 9 de agosto fue en representación de su esposo, Serguéi, en prisión por desobediencia a la autoridad.

La oposición bielorrusa solicitará a la UE que no reconozca el mandato de Lukashenko tras las elecciones de agosto, y pedirá que sea sancionado por fraude en los comicios y la posterior represión contra los manifestantes
La oposición bielorrusa solicitará a la UE que no reconozca el mandato de Lukashenko tras las elecciones de agosto, y pedirá que sea sancionado por fraude en los comicios y la posterior represión contra los manifestantes

Optó por exiliarse al temer por su vida, tras proclamarse Lukashenko vencedor de las elecciones -con un 80 % de los votos, según la autoridad electoral bielorrusa-, resultado que no reconocen ni la oposición ni la UE.

“Mi lugar no es ser presidente, sino que alguien nos saque de la crisis”, afirmó.

Tijanóvskaya se reunió en Riga con el ministro Exteriores de Letonia, Edgars Rinkevics. Las tres repúblicas bálticas, Letonia, Lituania y Estonia, apoyan el movimiento opositor y, junto con Polonia, son partidarios de que las sanciones de la Unión Europea incluyan a Lukashenko.

La líder opositora sostiene que las protestas que se suceden en la capital Minsk y otras ciudades de Bielorrusia han cambiado respecto a las primeras manifestaciones. Si entonces eran contra el fraude electoral, ahora se han convertido en un movimiento contra la represión y la violencia extrema ejercida por el Gobierno.

Decenas de miles de bielorrusos desafiaron hoy por sexto domingo consecutivo al presidente Lukashenko con marchas de protesta pese al recrudecimiento de la represión policial y las amenazas de persecución judicial, en una jornada que acabó con decenas de detenidos. La manifestación de hoy, convocada por las redes sociales como “marcha de la justicia”, congregó en la capital bielorrusa a unas 50.000 personas, según las apreciaciones de varios medios locales.

Pasado el mediodía, las autoridades de Minsk bloquearon los accesos al Palacio de la Independencia y el Tribunal Supremo, donde desplegaron alambradas y una decena de carros blindados. En tanto, seis estaciones del metro de la capital fueron cerradas a fin de “garantizar la seguridad de los pasajeros”, explicó la portavoz de la Policía de Minsk, Natalia Ganúsevich, citada por la agencia rusa Interfax.

Casi simultáneamente con el comienzo de la protesta, los usuarios de internet móvil comenzaron a tener problemas de comunicación, que el operador local A1 atribuyó a una exigencia del regulador de reducir el ancho de banda.

Pese a la represión de las fuerzas de seguridad, los bielorrusos siguen saliendo a las calles para manifestarse en contra del presidente Alexander Lukashenko (Tut.By via REUTERS)
Pese a la represión de las fuerzas de seguridad, los bielorrusos siguen saliendo a las calles para manifestarse en contra del presidente Alexander Lukashenko (Tut.By via REUTERS)

Las primeras detenciones se produjeron cuando los manifestantes comenzaban a reunirse en grupos para participar en la manifestación.

Las protestas, no obstante, se extendieron en otras ciudades. Las marchas también tuvieron lugar en Grodno, Moguiliov, Gomel, Brest y otras ciudades bielorrusas.

En Brest, la policía efectuó un disparo al aire y empleó gas lacrimógeno para disolver a los manifestantes, informó la portavoz del Ministerio del Interior de Bielorrusia, Olga Chemodanova. “No lo negamos (el disparo al aire)”, dijo la funcionaria, que explicó que el policía que disparó lo hizo para contener el empuje de los participantes en la protesta. La portavoz de Interior subrayó que las fuerzas policiales controlan totalmente la situación en todo el país.

La “marcha de la justicia” sucedió a la que realizaron este sábado la mujeres bielorrusas, también disuelta por la policía, que detuvo en Minsk a 415 personas, entre ellas algunos hombres.

Desde las elecciones presidenciales del 9 de agosto pasado Bielorrusia es escenario de las mayores manifestaciones populares de su historia postsoviética.

Según los datos de la Comisión Electoral Central (CEC) bielorrusa, Lukashenko, en el poder desde hace 26 años, ganó los comicios con el 80,1% de los votos, resultado considerado fraudulento por la oposición y no reconocido por los países de la Unión Europea y otros Estados occidentales. La CEC concedió sólo el 10% de los sufragios a Svetlana Tijanóvskaya, la candidata de oposición, que se exilió dos días después de los comicios después de recibir amenazas.

La UE exigió a Bielorrusia cesar “el uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes pacíficos" (Tut.By via REUTERS)
La UE exigió a Bielorrusia cesar “el uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes pacíficos" (Tut.By via REUTERS)

Tras el anuncio de los primeros resultados oficiales, estalló una ola de protestas que continúan hasta hoy, con un balance de seis muertos, según la oposición, centenares de heridos y en torno a 10.000 detenidos, entre ellos decenas de periodistas.

El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas aprobó este viernes una resolución que pide al Gobierno de Bielorrusia el fin de la violencia contra los manifestantes. La resolución reclama además a las autoridades bielorrusas que “cesen el uso excesivo de la fuerza contra manifestantes pacíficos, incluida la tortura y otros tratos crueles e inhumanos”, así como el fin de las detenciones arbitrarias con motivaciones políticas.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Lukashenko le confirmó a Putin que buscará modificar la Constitución de Bielorrusia

Una activista de 73 años que enfrentó a la policía de Lukashenko se convirtió en la heroína de las protestas en Bielorrusia


MAS NOTICIAS