Después de más de cuatro meses, China suavizó las condiciones de entrada para los europeos

El permiso es para los nacionales de 36 países que cuenten con un permiso de residencia en vigor en el país asiático. La lista incluye a los 27 Estados miembros de la Unión Europea, además de a Albania, Macedonia del Norte, Islandia, Bosnia, Montenegro, Noruega, Suiza, Serbia y Reino Unido

Pasajeros con barbijo hacen fila en el aeropuerto Internacional Hongqiao de Shanghai (REUTERS/Aly Song/archivo)
Pasajeros con barbijo hacen fila en el aeropuerto Internacional Hongqiao de Shanghai (REUTERS/Aly Song/archivo)

China anunció este miércoles que permitirá el regreso de nacionales de hasta 36 países de Europa que cuenten con un permiso de residencia en vigor en el país asiático, lo que abre las puertas para que miles de ciudadanos europeos puedan retomar su vida y reunirse con sus familias.

El anuncio se conoció a través del inusual canal de la Embajada china en Dinamarca, que publicó en su página web que los nacionales de casi todos los países europeos “que tengan los permisos de residencia en China pertinentes” podrán solicitar un visado “de forma gratuita”.

Posteriormente, fuentes del Ministerio de Exteriores chino confirmaron a Efe que la medida se aplicará solamente a los ciudadanos europeos y no a otros del resto del mundo e indicaron además que a quienes les haya caducado el permiso de residencia podrán igualmente pedir ese visado gratuito y tramitar nuevamente el resto de documentos una vez en China.

VISADO PARA 36 PAÍSES EUROPEOS

La lista de países europeos a cuyos residentes se les permite regresar a China incluye a los 27 Estados miembros de la Unión Europea (UE), además de a Albania, Macedonia del Norte, Islandia, Bosnia, Montenegro, Noruega, Suiza, Serbia y Reino Unido.

Y se adopta, en “el contexto de la normalización de la prevención y el control de la nueva epidemia de coronavirus, con el fin de facilitar aún más los intercambios de personal entre las dos partes”, según la nota de la Embajada china en Copenhague.

Desde el pasado 28 de marzo, en que China anunció el cierre de sus fronteras, incluso para los residentes, a causa de la pandemia de coronavirus que se cernía ya gravemente sobre el mundo, solo algunos casos excepcionales han podido regresar.

Un avión de Hainan Airlines en el aeropuerto internacional Beijing Capital (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins/archivo)
Un avión de Hainan Airlines en el aeropuerto internacional Beijing Capital (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins/archivo)

Son los que entraban en el denominado ‘fast track’ o “vía rápida”, trabajadores de sectores “esenciales” para la producción según los criterios de las autoridades chinas.

A través de esas “vías rápidas” entraron bastantes alemanes, técnicos y ejecutivos de las grandes empresas automovilísticas germanas en China y nacionales de otros países europeos como Francia o Italia.

Aunque ningún país europeo impidió la entrada a los residentes chinos como ha hecho Beijing, la decisión de la Unión Europea (UE) de dificultar el acceso a los turistas y empresarios de la nación asiática mientras China no levantase sus restricciones pudo haber servido de instrumento de presión para facilitar este nuevo paso chino.

También las presiones de países como Alemania, con una relación comercial muy intensa con el gigante asiático.

Las compañías aéreas internacionales han retomado muy poco a poco sus vuelos con China y los limitan a uno por semana, lo que junto a la escasa demanda ha disparado los precios hasta niveles por encima de los 3.000 euros.

Las plazas en los chárter alemanes se vendían a un precio de 2.500 euros por el trayecto de solo ida, gastos de gestión aparte.

TRES TEST DE CORONAVIRUS Y CUARENTENAS HOTELERAS DE 15 DÍAS

Los europeos residentes que vuelvan a China deberán someterse, al igual que todas las personas procedentes del extranjero que llegan al país asiático, a estrictos controles de prevención contra el virus.

Estos incluyen un test de coronavirus en origen antes de coger el avión, uno nada más llegar a destino y otro tras la cuarentena de 15 días en un hotel, que todos ellos deben realizar antes de poder incorporarse a su vida normal.

Pasajeros en el aeropuerto internacional Beijing Daxing Airport en Beijing (REUTERS/Thomas Suen)
Pasajeros en el aeropuerto internacional Beijing Daxing Airport en Beijing (REUTERS/Thomas Suen)

Los residentes en Beijing no pueden además volar directamente a la ciudad, ya que todos los vuelos internacionales hacia ella se desvían a diferentes aeropuertos del país para prevenir cualquier brote en la capital.

Así las cuarentenas deben hacerse en hoteles de ciudades como Qingdao (noreste) o Hangzhou, considerablemente alejadas de Beijing, cuyos gastos de estancia y manutención corren a cuenta de quienes regresan, además del traslado posterior a la capital.

Respecto a una eventual apertura de las fronteras para los nacionales latinoamericanos residentes en China, el Ministerio de Exteriores no ha facilitado por el momento ninguna información.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Se publicaron resultados de la vacuna de Pfizer y BioNTech contra el coronavirus: mostró una robusta respuesta inmunológica

Donald Trump afirmó que Estados Unidos también está “muy cerca” de aprobar una vacuna

MAS NOTICIAS