“Caballeros, aguanten”: el gobierno de Indonesia intenta prevenir un “baby boom” por la cuarentena

Teme que este año haya entre 370.000 y 500.000 nacimientos más que el promedio anual de la última década. Preocupación por la economía

Una pareja indonesia, durante una video-llamada en una pensión para gente sin hogar, durante la cuarentan en Yakarta. (REUTERS/Ajeng Dinar Ulfiana)
Una pareja indonesia, durante una video-llamada en una pensión para gente sin hogar, durante la cuarentan en Yakarta. (REUTERS/Ajeng Dinar Ulfiana)

En Indonesia, la cuenta regresiva ha comenzado. Nueve meses después de la llegada del coronavirus al archipiélago, se espera un “baby boom” que preocupa a la planificación familiar en el cuarto país más poblado del mundo. Sin embargo, desde hace varios meses, Indonesia intenta hacer lo posible por combatir los embarazos no deseados.

“Damas, no se queden embarazadas”, “Caballeros, aguanten”. “Hasta el interior de las islas Bangka Belitung, estas órdenes de planificación familiar a través de un altavoz resuenan en las calles, pero parece que no se les presta atención en las alcobas.

Para finales de 2020, Indonesia espera ahora entre 370.000 y 500.000 nacimientos más que el promedio anual de 4,8 millones de bebés. Aunque las causas del “baby boom” son fáciles de adivinar, combatirlo sigue siendo difícil, dice Dwi Listyawardani, Director de Control de la Natalidad de Planned Parenthood. “El gobierno ha pedido a la gente que se quede en casa, que trabaje en casa si puede, lo que ha aumentado enormemente la interacción entre maridos y esposas, y puede conducir a embarazos. Además, el personal del hospital tenía que dar prioridad a los pacientes con coronavirus, y se instruía a las personas para que no fueran al hospital sin una emergencia”, explica.

Por ejemplo, en marzo y abril, la planificación familiar observó un 10% menos de demanda de anticonceptivos. Un décimo, que representa de 2 a 3 millones de personas.

Pero además de estos hospitales sobrecargados de trabajo, con sólo tres camas de cuidados intensivos de media por cada 100.000 habitantes, Dwi Listywardani menciona las dificultades para abastecer a las ramas locales de planificación familiar, así como que en el 98% de los casos, el uso de los anticonceptivos recae sobre las mujeres, mientras los hombres indonesios son todavía son muy resistentes a los preservativos, que son más accesibles en tiempos de crisis que los tratamientos hormonales y las píldoras. La mitad de las mujeres indonesias, según las cifras de planificación familiar, utilizan inyecciones mensuales de hormonas… siempre y cuando los hospitales y clínicas estén abiertos.

Para tratar de no empeorar esta explosión demográfica prevista para dentro de dos a seis meses, Indonesia no ha escatimado medios, por ejemplo proponiendo el 29 de junio pasado, con ocasión del Día Nacional de la Familia, la distribución de un millón de anticonceptivos en todo el país.

Calles desiertas en Tegal, en la isla de Java, Indonesia.
Calles desiertas en Tegal, en la isla de Java, Indonesia.

La familia con dos hijos

Pero, ¿por qué el cuarto país más poblado del mundo está tan preocupado por este repentino aumento de los embarazos no planificados? Dwi Listyawardani no carece de razones para justificar esta política de control de la natalidad y pinta un panorama sombrío para las familias que habrían dado a luz en la época del coronavirus.

“En el contexto actual”, explica, “la malnutrición podría causar problemas para el desarrollo del niño, un embarazo no planificado también podría dar lugar a un aumento de la violencia doméstica, una perturbación de la economía familiar y, por último, un aumento de la tasa de mortalidad de las mujeres que practican abortos”. En Indonesia, el aborto sólo es posible en casos de violación o de embarazo peligroso para la madre.

Pero quizás la mayor preocupación está en otra parte, y requiere retroceder algunas décadas. Creada a finales de los años sesenta y setenta, la planificación familiar indonesia pronto tuvo objetivos ambiciosos en materia de control de la natalidad, con el ideal de una familia con dos hijos en mente y una disminución del 50% de los nacimientos en veinte años prevista para ello. Menos bocas que alimentar se considera una de las claves del despegue económico de Indonesia.

El Presidente Joko Widodo, reelegido por segunda vez el año pasado, teme que una alta natalidad dañe el crecimiento económico de su país de los últimos años.
El Presidente Joko Widodo, reelegido por segunda vez el año pasado, teme que una alta natalidad dañe el crecimiento económico de su país de los últimos años.

Riesgo de pobreza

Y es todavía con este mismo sueño de prosperidad y desarrollo que el actual presidente, Joko Widodo, consiguió ser elegido en 2014 y reelegido en 2019, siendo el mejor argumento de campaña los resultados de su primer mandato: un crecimiento anual de alrededor del 5% a pesar de varios desastres naturales y 880.000 personas que salieron de la pobreza sólo en 2019.

Pero el maratón indonesio iniciado hace varios decenios con el objetivo de pasar de ser un país en desarrollo a uno desarrollado parece haberse detenido fatalmente con la pandemia de coronavirus, que podría causar de uno a cuatro millones de “nuevos pobres”, estiman las autoridades. Y entre los que el gobierno de Joko Widodo había prometido sacar de la pobreza a los niños, se encontraban principalmente niños, incluyendo el objetivo declarado de reducir a la mitad el retraso en el crecimiento de los niños, particularmente debido a la malnutrición, en un plazo de cuatro años. Un objetivo ambicioso, pero que está siendo socavado más que nunca por los efectos del coronavirus.

Publicado originalmente por RFI

MAS NOTICIAS