Coronavirus: la OMS puso en duda la idea de “pasaportes inmunológicos” porque puede haber riesgo de reinfección

La Organización Mundial de la Salud pidió no apresurarse a implementar estos documentos que certifican supuestos “portadores de anticuerpos” ya que no existen pruebas contundentes de que un recuperado no pueda volver a enfermarse de COVID-19

Alberto Rabal, cajero de un supermercado, lleva un escudo protector y una máscara facial mientras atiende a los clientes tras el brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en Madrid, España, el 25 de abril de 2020 (Reuters)
Alberto Rabal, cajero de un supermercado, lleva un escudo protector y una máscara facial mientras atiende a los clientes tras el brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en Madrid, España, el 25 de abril de 2020 (Reuters)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió calma a los gobiernos internacionales que están considerando la posibilidad de introducir el llamado “pasaporte inmunológico” -una identificación de que sus propietarios son portadores de anticuerpos al coronavirus- porque todavía no existen pruebas contundentes sobre la protección que ofrecen ante una posible reinfección.

La OMS recuerda que el desarrollo de la inmunidad a un patógeno es un proceso complejo y diferente en cada persona. Si bien la mayoría de los estudios que baraja la organización demuestran que las personas que se han recuperado de la infección tienen anticuerpos contra el virus, los niveles de éstos son muy bajos en algunos sujetos, lo que podría convertirlos en propensos a un nuevo contagio.

No obstante, la OMS aplaude que muchos países ahora están probando anticuerpos a nivel de la población o en grupos específicos, como trabajadores de la salud, contactos cercanos de casos conocidos o dentro de los hogares. “La OMS apoya estos estudios, ya que son críticos para comprender el alcance de la infección, y los factores de riesgo asociados a ella”, según explicó en un comunicado.

Sin embargo, en este punto de la pandemia, la OMS entiende que no hay pruebas suficientes de la eficacia de la “inmunidad por anticuerpos” para garantizar la precisión de este pasaporte, o “certificado libre de riesgos”. “Las personas que asumen que son inmunes a una segunda infección porque han recibido el alta pueden ignorar los consejos de salud pública. Por lo tanto, el uso de dichos certificados puede aumentar los riesgos de transmisión continua”, concluye el organismo.

Trabajadores de la salud que portan equipo de protección transportan en una camilla a un paciente que padece COVID-19 hacia un área del Hospital General de Ciudad de México donde se trata a los pacientes contagiados con la nueva cepa del coronavirus (Reuters)
Trabajadores de la salud que portan equipo de protección transportan en una camilla a un paciente que padece COVID-19 hacia un área del Hospital General de Ciudad de México donde se trata a los pacientes contagiados con la nueva cepa del coronavirus (Reuters)

La organización detalló que si alguien ha logrado eliminar el nuevo coronavirus de su cuerpo, haya tenido o no síntomas de COVID-19, tiene algún grado de inmunidad. Sin embargo, no se sabe cuánta protección, ni por cuánto tiempo le dura; ni si es completa o si se podrá reinfectar en el futuro; ni si es más fuerte cuando la infección causó fiebre o igual a cuando pasó inadvertida.

Los países que ya comunicaron la posibilidad de emitir estos pasaportes son Alemania y los EEUU, aunque ninguno puso fechas precisas ni detalló cómo funcionarían.

La Organización Mundial de la Salud confirmó hoy 73.911 nuevos casos diarios de la COVID-19 en el mundo, por lo que el total desde el inicio de la pandemia asciende a 2,62 millones. Los fallecidos totalizan 181.938, de los cuales 6.675 han sido registrados en las últimas veinticuatro horas, una cifra muy estable con respecto a la víspera.

Europa mantiene una tendencia a la baja, que se manifiesta a través de situaciones relativamente mejores en Italia y España. En concreto, España registró por primera vez más enfermos curados de coronavirus que nuevos contagios.Mientras, varios de los países europeos más afectados por la pandemia empiezan a plantear medidas preliminares de desconfinamiento, que la OMS ha dicho que deben ser graduales si no se quiere experimentar una nueva gran ola de infectados.

Europa concentra 1,28 millones de los casos globales de la COVID-19, mientras que Estados Unidos está muy próximo a superar la barrera del millón de casos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El experto en pandemias que creó el concepto de “aplanar la curva” aconsejó qué hacer para reabrir el mundo sin rebrotes

Historias de médicos que se animaron a romper el protocolo con técnicas impensadas y salvaron pacientes con coronavirus

Los mayores y la pandemia: el dilema que atormenta a los gobiernos del mundo

Qué son los pasaportes de inmunidad del coronavirus COVID-19 que se estudian en Alemania para regresar a la normalidad

MAS NOTICIAS