En un discurso televisado, Isabel II pidió a los británicos que se queden en casa: “Si permanecemos unidos y decididos, lo superaremos”

Desde el Castillo de Windsor, la monarca también agradeció a los servicios de salud que están frente a esta pandemia, que ha dejado ya casi 5.000 muertos en el país

La reina Isabel II pidió unidad frente a la crisis
La reina Isabel II pidió unidad frente a la crisis

La reina Isabel II hizo un llamado a los británicos el domingo para ser disciplinados en “un momento cada vez más desafiante”, mientras se incrementan las muertes por coronavirus en el país. En un discurso a la nación televisado el domingo por la noche, la monarca pronunció un histórico pedido a la ciudadanía, instándola a unirse en la lucha contra el brote de coronavirus. Hablando desde el Castillo de Windsor, donde la reina de 93 años está aislado con su marido, el príncipe Felipe, le dijo a millones de británicos que la miraban desde su casas: “Si permanecemos unidos y decididos, lo superaremos”.

Es la quinta vez que Isabel II se dirige a la nación durante su reinado de 67 años y se produce cuando el número de muertos en el Reino Unido por la pandemia se acercó a los 5.000, con 621 nuevas muertes registradas en las últimas 24 horas.

El mensaje de la reina Isabel II por el coronavirus

“Estamos luchando juntos contra esta enfermedad, y quiero garantizarles que si continuamos unidos y decididos lo superaremos”, declaró la soberana, en el mensaje grabado desde el castillo de Windsor, que está ubicado al este de Londres.

Antes las cámaras, invocó el espíritu de la Segunda Guerra Mundial, repitiendo una estrofa de la una canción de Vera Lynn cuando prometió a la nación: “Nos volveremos a ver”.

En su extenso discurso también compartió elogios especiales para el Servicio Nacional de Salud (NHS, National Health Service), agradeciendo a los trabajadores médicos por su trabajo y sacrificio en la batalla contra el virus. “Quiero agradecer a todos en la línea del frente del NHS, así como a los trabajadores de atención y aquellos que desempeñan funciones esenciales, que desinteresadamente continúan sus tareas cotidianas fuera del hogar en apoyo de todos nosotros. Estoy segura de que la nación se unirá a mí para decirles que lo que hacen es apreciado y que cada hora de su arduo trabajo nos acerca a un regreso a tiempos más normales", expresó Isabel II.

Millones de televidentes siguieron el discurso de Isabel II (Reuters)
Millones de televidentes siguieron el discurso de Isabel II (Reuters)


“Estoy hablando en lo que sé que es un momento cada vez más desafiante. Un momento de interrupción en la vida de nuestro país: una interrupción que ha causado dolor a algunos, dificultades financieras para muchos y enormes cambios en la vida cotidiana de todos nosotros. Espero que en los próximos años todos puedan sentirse orgullosos de cómo respondieron a este desafío. Y los que vengan después de nosotros dirán que los británicos de esta generación fueron tan fuertes como cualquiera. Los atributos de la autodisciplina, el buen humor y del sentimiento de compañerismo todavía caracterizan a este país. El orgullo de quienes somos define nuestro presente y nuestro futuro”, continuó.

También destacó los esfuerzos del gobierno para lograr el aislamiento social a fin de minimizar la propagación de COVID-19, y enfatizó que es solo uniendo fuerzas y alentando a todos a que hagan su parte que el país ganará esta nueva e insidiosa lucha.

Al igual que la abuela y la bisabuela que es, también habló de los aplausos todos los jueves a la noche para el NHS y de la iniciativa nacional de que los niños dibujen imágenes de arcoíris para colocar en sus ventanas como un signo de solidaridad con el personal de salud e inspirar positividad. “Los momentos en que el Reino Unido se ha unido para aplaudir a los trabajadores esenciales serán recordados como una expresión de nuestro espíritu nacional; y su símbolo serán los arcoiris dibujados por niños".

Isabel II concluyó enfatizando que Gran Bretaña no está sola al enfrentar una amenaza tan indiscriminada y sin precedentes, sino que la unidad ayudará al mundo a luchar contra un enemigo común."‘Si bien hemos enfrentado desafíos antes, este es diferente. Esta vez nos unimos a todas las naciones del mundo en un esfuerzo común, utilizando los grandes avances de la ciencia y nuestra compasión instintiva para sanar. Tendremos éxito, y ese éxito nos pertenecerá a cada uno de nosotros”, afirmó.

Rememoró asimismo los tiempos de la Segunda Guerra Mundial y, en particular, su primera alocución radiofónica, en 1940, en la que también desde Windsor se dirigió a “niños que habían sido evacuados de sus casas”. “Hoy, una vez más, muchos van a sufrir una dolorosa separación de sus seres queridos. Pero ahora, tanto como entonces, sabemos, en lo más profundo, que esto es lo que debemos hacer”, recalcó.

En otra referencia a la década de 1940, esta vez de Vera Lynn, agregó: “Deberíamos consolarnos de que, si bien aún tenemos más por soportar, vendrán mejores días: volveremos a estar con nuestros amigos; estaremos con nuestras familias nuevamente; nos reuniremos de nuevo. Pero por ahora, les envío mi agradecimiento y mis mejores deseos a todos".

Durante sus cerca de siete décadas de reinado, Isabel II ha reservado sus intervenciones televisadas para momentos de particular trascendencia, más allá de su discurso navideño anual. Se había dirigido a la nación en este formato por última vez en 2012, al celebrar los 60 años de su acceso al trono, y antes en 2002, tras la muerte de la Reina Madre; en 1997, tras el fallecimiento de la princesa Diana de Gales, y en 1991, durante la Guerra del Golfo.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: