El presidente de Irán, Hassan Rohani, muestra el nuevo sistema de defensa móvil, Bavar-373, el pasado 22 de agosto. (Reuters)
El presidente de Irán, Hassan Rohani, muestra el nuevo sistema de defensa móvil, Bavar-373, el pasado 22 de agosto. (Reuters)

El régimen de Irán ha probado con éxito un nuevo misil, anunció este sábado el comandante en jefe de la Guardia Revolucionaria iraní, Hosein Salamí.

Salamí no precisó los detalles del proyectil, pero señaló que la "exitosa prueba" se realizó el viernes 23 de agosto, según la agencia semioficial iraní de noticias Tasnim.

"Nuestro país siempre es un campo de pruebas de diferentes sistemas de defensa y estratégicos en línea con el aumento de nuestro poder de disuasión, y ayer fue uno de los días exitosos de esta nación", añadió.

El comandante en jefe de la Guardia Revolucionaria aseguró también que "la seguridad del golfo Pérsico está en manos de la república islámica de Irán y los enemigos no pueden socavarla".

Imagen de la prueba balística del régimen el pasado 23 de agosto.
Imagen de la prueba balística del régimen el pasado 23 de agosto.

En el discurso pronunciado en la ciudad santa de Mashad, Salamí indicó que las sanciones impuestas por EEUU han causado el progreso de Irán, que ahora es "más poderoso que en el pasado" y ya no negociará con Occidente, en declaraciones recogidas por la agencia oficial iraní de noticias IRNA. Sin embargo, la sanciones impuestas tienen a la República Islámica sumida en una crisis económica.

Las autoridades iraníes presentaron el jueves 22 de agosto un nuevo sistema de defensa aérea de fabricación local llamado Bavar 373, que puede usar tres tipos de misiles para alcanzar objetivos a diferentes altitudes.

Estas presentaciones coinciden con un momento de escalada de la tensión entre Irán y Estados Unidos, país que impuso el año pasado sanciones a Teherán tras retirarse unilateralmente del acuerdo nuclear de 2015.

Bavar-373.
Bavar-373.

Desde mayo pasado, se han registrado en el golfo Pérsico una serie de ataques a petroleros y buques cisterna, de los que EEUU ha responsabilizado al Gobierno de Teherán.

Las autoridades iraníes han rechazado su implicación en estos incidentes pero sí se han atribuido el derribo de un dron estadounidense en junio pasado y la captura de un petrolero de bandera británica en julio.

Irán insiste en que su capacidad militar no representa una amenaza para otros países porque su política se basa simplemente en la disuasión, y asegura que no busca una guerra con EEUU pero que se defenderá si es atacado.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: