Mihal Kokedhima, aferrado al capó del vehículo en Porto Palermo, en el sur de Albania, y golpeando el parabrisas mientras un grupo de turistas españoles intentan huir. Todo empezó cuando los turistas no recibieron su pedido rápido por lo que se fueron del lugar Foto: Impresión de pantalla
Mihal Kokedhima, aferrado al capó del vehículo en Porto Palermo, en el sur de Albania, y golpeando el parabrisas mientras un grupo de turistas españoles intentan huir. Todo empezó cuando los turistas no recibieron su pedido rápido por lo que se fueron del lugar Foto: Impresión de pantalla

Un video que se volvió viral en redes sociales muestra el momento en que un furioso dueño de un restaurante se arrojó a un automóvil y golpeó el parabrisas después de que un grupo de turistas criticara su servicio y supuestamente se fuera sin pagar.

Las imágenes muestran a Mihal Kokedhima, aferrado al capó del vehículo en Porto Palermo, en el sur de Albania, y golpeando el parabrisas mientras un grupo de turistas españoles intentan huir.

El hombre de 51 años aguantó más tres kilómetros aferrado al parabrisas y se le puede ver tratando de romper el cristal para sostenerse mejor y no caer a pesar de que ya se había sangrado las manos en su intento de detener a los hombres, a quienes luego acusó de intentar irse sin pagar.

Kokedhima desde entonces fue arrestado. Al presentarse ante el tribunal el domingo, dijo que quería recuperar su dinero después de que el grupo "se fue sin pagar", según el sitio web de noticias albanés dosja.al.

Los sorprendidos turistas españoles continuaban conduciendo mientras le gritaban al hombre que dejara de golpear el parabrisas de su auto.

Posteriormente se ve que el hombre comienza a cansarse y es cuando deciden detenerse para que bajara, pero ante la visible molestia del dueño del restaurante siguen su huida, mientras el hombre los sigue y trata de detenerlos de nueva cuenta, sin embargo logran dejarlo atrás.

Posteriormente continúan su trayecto para alejarse del sitio mientras llaman a la policía desde el teléfono celular de uno de ellos. Pocos kilómetros adelante se detienen al ver una patrulla para explicar los hechos.

Ante la declaración de ambas partes, Mihal Kokedhima fue arrestado por agresión física y daños al vehículo, sin embargo él los acusó de irse sin pagar, lo que fue evaluado por las autoridades.

La violencia fue tan atroz que fue condenada por el primer ministro rumano, Edi Rama, quien describió al autor Mihal Kokedhima como un "bárbaro" que "violó el código sagrado de la hospitalidad albanesa" y "nos avergonzó a todos".

Después de que el clip, filmado por un pasajero en la parte trasera del automóvil, se volviera viral, el ministro de turismo de Albania ofreció reunirse con los turistas y darles flores, mientras que el Primer Ministro condenó las acciones del dueño del restaurante.

Publicando en su Facebook oficial, Edi Rama escribió: "La barbarie que golpeó a los amigos españoles, violó el código sagrado de la hospitalidad albanesa y nos avergonzó a todos. La hospitalidad es el poder más importante del turismo albanés. La agresión de anoche es una mancha de vergüenza que nunca se olvidará".

El restaurante se encuentra en Himara, Porto Palerrmo en Albania Foto: Maps
El restaurante se encuentra en Himara, Porto Palerrmo en Albania Foto: Maps

El acusado es primo de un funcionario y su restaurante carece de permiso para operar

Después de supo que Mihal Kokedhima es el dueño del restaurante "Panorma", y además es primo de Koco Kokedhima, quien se convirtió en parlamentario en 2013 (ahora presidente del Partido SOLUCIÓN), sin embargo lo que se destaca el que el inmueble carece de permiso y trabaja de forma ilegal.

El restaurante está construido junto al mar en Porto Palermo, pero a pesar del intento por parte del Municipio de Himara de demolerlo en 2012 por falta de autorización, sin embargo el negocio continuó operando durante años en propiedad pública, y que actualmente señalan que está en proceso de legalización.

El video fue viralizado y se pueden ver los momentos de horror por los que pasaron los turistas españoles, quienes también recibieron algunos daños menores por los golpes del propietario, Kokedhima.

El portal Shqiptarja.com investigó que el restaurante en cuestión es ilegal y está en proceso de legalización, ya que está construido sobre roca cuando en realidad no está permitida la construcción junto al mar.

Además, en 2012, el alcalde de Himara, Jorgo Goro, comenzó a demoler el restaurante porque era y sigue siendo ilegal, señaló el portal. En una entrevista con el alcalde Goro, quien fue reelegido para el puesto del municipio de Himara el 30 de junio, confirmó la acción del municipio para demoler el restaurante, diciendo que era ilegal.

Pero cuando el municipio intervino demoliendo el restaurante en 2012, no sucedió nada más, ya que con sus intervenciones, Mihal Kokedhima puso la instalación en proceso de legalización.