La candidata a la presidencia de la Comisión Europea Margrethe Vestager, de Dinamarca, habla en el Parlamento Europeo en Bruselas, el lunes 27 de mayo de 2019 (AP Foto/ Francisco Seco)
La candidata a la presidencia de la Comisión Europea Margrethe Vestager, de Dinamarca, habla en el Parlamento Europeo en Bruselas, el lunes 27 de mayo de 2019 (AP Foto/ Francisco Seco)

Los partidos proeuropeos mantendrán la mayoría en la próxima Eurocámara, reforzados por el auge de liberales y ecologistas, frente a las fuerzas populistas, que registran sonoras victorias en Francia, Italia y Reino Unido.

El Partido Popular Europeo (PPE, derecha), que necesitará buscar otros aliados más allá de los socialdemócratas con quienes ya no logra la mayoría, no tardó en reivindicar su victoria y la presidencia de la Comisión Europea, principal cargo en juego.

Ambos partidos, que retroceden a 179 y 150 escaños de un total de 751, respectivamente, necesitarán otros aliados proeuropeos en una Eurocámara mucho más fragmentada. Los liberales (107) y los ecologistas (70) podrían desempeñar este papel clave.

"Afrontamos un centro menguante en el Parlamento de la Unión Europea", comentó un apagado Manfred Weber, cabeza de lista del PPE, después de que algo más del 50% de los más de 400 millones de votantes de la UE acudieran a votar en unos comicios de cuatro días, las elecciones transnacionales más grandes del mundo. "A partir de ahora, los que quieran tener una Unión Europea fuerte tienen que unir fuerzas", afirmó.

El líder del grupo socialista, Frans Timmermans, básicamente admitió la derrota aunque los dos grupos siguen siendo los más grandes de la asamblea.

"Si uno pierde unas elecciones, si pierde escaños, tiene que ser modesto", dijo el ex ministro holandés de Exteriores. "Hemos perdido escaños y esto significa que tenemos que ser humildes".

"El monopolio del poder está roto", constató por su parte la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, una de los candidatos de los liberales. "Lo que cuenta es el programa", advirtió el jefe de finales de los ecologistas en la Eurocámara, Philippe Lamberts.

El ministro de Interior Matteo Salvini besa un crucifijo tras la difusión de los resultados de las elecciones europeas en Italia. Su partido, la ultraderechista Liga, resultó el más votado con más del 34 por ciento de los sufragios (Reuters/ Alessandro Garofalo)
El ministro de Interior Matteo Salvini besa un crucifijo tras la difusión de los resultados de las elecciones europeas en Italia. Su partido, la ultraderechista Liga, resultó el más votado con más del 34 por ciento de los sufragios (Reuters/ Alessandro Garofalo)

De la mano de las protestas estudiantiles impulsadas por la activista sueca Greta Thunberg, la lucha contra el cambio climático se impuso de hecho en la recta final de una campaña que ha estado también marcada por los nacionalistas y sus críticas a la política migratoria de la UE.

Además del fin del bipartidismo en el seno de la UE, las proyecciones de la Eurocámara muestran que los tres grupos euroescépticos, ya sean ultraderechistas o conservadores, reunirían en su conjunto 172 eurodiputados.

El resultado de los euroescépticos, cuyo peso en el hemiciclo pasa del 20% a casi el 23%, era la principal incógnita de estos comicios celebrados tras una legislatura marcada por los coletazos de la crisis de la deuda, la migratoria y el Brexit.

En Francia, la formación de Marine Le Pen ganó su pulso al presidente europeísta Emmanuel Macron, mientras que, en Italia, el hombre fuerte del gobierno, el ministro de Interior, Matteo Salvini, acrecienta su poder. 

El partido de extrema derecha de Marine Le Pen se impuso en Francia (Reuters/ Pascal Rossignol)
El partido de extrema derecha de Marine Le Pen se impuso en Francia (Reuters/ Pascal Rossignol)

Sus victorias son más en clave nacional, como en Reino Unido, donde el Partido del Brexit, del eurófobo Nigel Farage, domina el escrutinio con un 32% y el Partido Conservador de la dimisionaria primera ministra Theresa May sería quinto con un 9,1% de los votos.

Nigel Farage, líder del Partido del Brexit, celebra los resultados de las elecciones europeas. El resultado en el Reino Unido confirma el castigo de los británicos a la gestión de la salida del país de la UE (Reuters/ Hannah McKay)
Nigel Farage, líder del Partido del Brexit, celebra los resultados de las elecciones europeas. El resultado en el Reino Unido confirma el castigo de los británicos a la gestión de la salida del país de la UE (Reuters/ Hannah McKay)

El presidente en funciones del Gobierno español, Pedro Sánchez, fue una llamativa excepción, ya que su Partido Socialista se llevó 20 de los 54 escaños correspondientes a España en la Cámara europea.

 "Monopolio del poder"

"Además de determinar la composición del próximo Parlamento, los resultados también serán decisivos para configurar el carácter y el perfil futuros de la Unión Europea", apuntó Mutjaba Rahman, analista del Eurasia Group.

Contenido el auge euroescéptico, las miradas los próximos días estarán puestas en la reunión de los mandatarios de la UE el martes que, con base en los resultados de los comicios, deberán empezar a discutir sobre quién sucederá a Jean-Claude Juncker al frente de la Comisión.

Los partidos proeuropeos seguirán siendo mayoría en el Parlamento (Reuters/ Fabrizio Bensch)
Los partidos proeuropeos seguirán siendo mayoría en el Parlamento (Reuters/ Fabrizio Bensch)

Las elecciones representan, de hecho, la primera etapa para escoger a quienes se encargarán de liderar las principales instituciones del bloque el próximo lustro y cuya designación deberán confirmar los mandatarios europeos en junio.

A pesar de que no cuenta con mayoría en la Eurocámara, las fuerzas euroescépticas podrán intentar jugar sus cartas en esta institución, donde tienen su silla, entre los 28 dirigentes, el húngaro Viktor Orban o el polaco Mateusz Morawiecki, que se impusieron en sus países.

La presidencia de la Comisión es la joya de la corona, aunque el tesoro de altos cargos también cuenta con las presidencias del Consejo Europeo, Banco Central Europeo (BCE) y Eurocámara, así como con el liderazgo de la diplomacia de la UE.

El PPE y los socialdemócratas están abocados a buscar pactos con liberales o ecologistas, por lo que el reparto de altos cargos podría ser más complejo.

Otro de los escollos puede ser la exigencia de la Eurocámara, que debe validar la designación, de que la presidencia de la Comisión la ocupe alguno de los candidatos propuestos por los partidos políticos europeo.

La participación en las elecciones europeas fue la mayor en 20 años (Reuters)
La participación en las elecciones europeas fue la mayor en 20 años (Reuters)

Los mandatarios, que se reunirán el martes en Bruselas, prefieren en cambio no atarse las manos y contemplar otros candidatos, lo que podría generar un pulso entre instituciones de la UE.

Las novenas elecciones a la Eurocámara, a las que estaban llamados más de 420 millones de europeos, se saldaron también con la participación "más alta en 20 años", en el 50,50%, según el portavoz de la institución, Jaume Duch.

(Con información de AFP, EFE y AP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: