Ocho empresas británicas que esperan salir ganando con el Brexit
Ocho empresas británicas que esperan salir ganando con el Brexit

Algunos especialistas hablan de "catástrofe económica" para referirse a las consecuencias que podría traer un Brexit sin acuerdo. El optimismo entre las empresas está en su nivel más bajo en siete años, según Lloyds Banking Group, y el sector privado ha registrado el declive continuo de inversiones más largo desde la crisis financiera de hace una década.

Este viernes es la fecha límite para que el Reino Unido acuerde un mecanismo de salida de la Unión Europea (UE), algo prácticamente imposible en tan pocos días. Por eso, la primera ministra Theresa May solicitará a Bruselas una nueva prórroga, que le dé más tiempo de negociar un pacto con el Parlamento.

Uno de los centros comerciales de Selfridges en el Reino Unido
Uno de los centros comerciales de Selfridges en el Reino Unido

Lo cierto es que los efectos económicos de este proceso ya se vienen sintiendo desde hace meses. La libra ha caído más de 10% frente al euro desde que el Reino Unido votó para abandonar la UE. Eso ha incrementado el costo de los bienes y los servicios importados, aumentando la inflación y erosionando el poder adquisitivo de los consumidores.

Por otro lado, ya son muchas las firmas que han decidido abandonar el Reino Unido, preventivamente. El fabricante de aviones Airbus, por ejemplo, advirtió que si se confirma un Brexit duro cesaría sus actividades y se llevaría 14.000 empleos a otro país del bloque. Además, ya migraron unos 40 bancos desde Londres a Frankfurt.

Es lógico. El mercado europeo tiene 500 millones de habitantes. El británico, apenas 66 millones. Las compañías no están dispuestas a tener que pagar nuevos impuestos ni a tener que pasar por complejos trámites aduaneros para operar en Europa. Por eso prefieren irse.

Harrods, en el corazón de Londres, espera que crezcan sus ventas
Harrods, en el corazón de Londres, espera que crezcan sus ventas

Sin embargo, a pesar del pesimismo generalizado que prima entre los actores políticos y económicos ante la perspectiva de un divorcio traumático con Europa, hay algunos que festejan. Son empresas de distintos rubros, que piden un Brexit ya, como sea, porque consideran que puede ser una oportunidad única para sus negocios.

Un ejemplos son los retailers, las tiendas minoristas, que ya están ganando con los últimos movimientos económicos. La devaluación la de libra hizo subir el número de turistas extranjeros y el volumen de sus gastos.

Primark, cadena de venta de ropa
Primark, cadena de venta de ropa

Para muchos europeos resulta cada vez más conveniente hacer turismo de compras en el Reino Unido. Pero también para visitantes de otras regiones, como los provenientes de Hong Kong, que desde el referéndum aumentaron más de un 50% sus gastos en el país.

Las grandes tiendas son las más beneficiadas. Las representantes más importantes son Selfridges y Harrods, dos de los retailers más importantes de Londres en el segmento de alta gama, cuyas ventas vienen en alza y sus proyecciones post Brexit son más que auspiciosas.

Rentokil International, compañía de control de plagas
Rentokil International, compañía de control de plagas

Associated British Foods, propietario de la cadena de venta de indumentaria Primark, reveló recientemente que sus márgenes de ganancias en el Reino Unido podrían verse afectados por la caída de la libra, pero las pérdidas estarían por debajo de las ganancias obtenidas fuera del país, principalmente gracias a las ventas de azúcar y derivados.

Rentokil International también ha ganado con la devaluación. La compañía de control de plagas obtiene el 90% de sus ingresos fuera del Reino Unido y, si el tipo de cambio se mantiene en este nivel, generaría hasta 20 millones de dólares extra.

Pinewood Studios, sede de varias películas de las sagas de Star Wars y James Bond, espera salir ganando por la misma razón. Publicando sólidos resultados anuales, el estudio de cine y compañía de producción con sede en Buckinghamshire dijo que el abaratamiento de costos en comparación con otros países atraería a más clientes internacionales.

Uno de los sets de filmación de Pinewood Studios en los que se filmaron distintas entregas de James Bond
Uno de los sets de filmación de Pinewood Studios en los que se filmaron distintas entregas de James Bond

"El resultado del referéndum del Reino Unido sobre la pertenencia a la UE es ahora conocido. En el contexto de nuestro negocio, la caída del tipo de cambio de la libra es, sin duda, positiva para nuestros clientes internacionales", contó Ivan Dunleavy, director ejecutivo de Pinewood, en una entrevista reciente con The Guardian.

Pero no sólo empresas grandes como estas podrían sacar provecho de la ruptura británica con Europa. También hay pequeñas y medianas compañías que ven esta coyuntura como una ocasión para crecer. Un caso es el de Lance Forman, propietario de cuarta generación de H. Forman & Son, el ahumadero de salmón más antiguo del Reino Unido. "El cambio ofrece una gran oportunidad para la renovación", le dijo a The Atlantic.

Lance Forman, propietario del ahumadero de salmón H. Forman & Son
Lance Forman, propietario del ahumadero de salmón H. Forman & Son

La mayor ventaja de la salida de la UE sería librarse de muchas regulaciones estrictas que estipula el bloque, que le quitan competitividad a su negocio. Para los grandes fabricantes, mantenerse al día con estas reglas no es tan oneroso, pero para quienes tienen una escala menor es mucho más complejo.

"A lo largo de los años, ha habido tantos cambios en las regulaciones de la UE sobre alimentos, y nos ha costado una fortuna absoluta", dijo Forman.

La cúpula de REIDsteel, compañía fabricante de acero con sede en Dorset
La cúpula de REIDsteel, compañía fabricante de acero con sede en Dorset

Un ejemplo similar es el de REIDsteel, fabricante de acero con sede en Dorset, que emplea a 130 personas y exporta a 140 países. Simon Boyd, el director gerente de la firma, fustigó el costo que tienen esas regulaciones para empresas de su tamaño.

"La misma carga regulatoria debe ser sufrida por una pequeña empresa y por una con 10.000 empleados", afirmó, también consultado por The Atlantic. "Tenemos que competir en un mercado mundial contra Estados Unidos, China, Australia", dijo Boyd. "Estas empresas no tienen que cumplir con la carga regulatoria de la UE que tenemos nosotros. Por lo tanto, el Brexit, para nosotros, es un momento para decir ¡hurra! Es donde podemos liberarnos de estas cadenas y esta carga que frenan nuestro negocio".

El equipo de KPM Marine, fabricantes de productos marinos en Birmingham
El equipo de KPM Marine, fabricantes de productos marinos en Birmingham

Julian Morgan, el director gerente de KPM Marine, un fabricante de productos marinos en Birmingham, explicó que sus razones para respaldar el Brexit no tienen que ver con las regulaciones, sino con cuál es el mercado en el que operan. "Trabajamos a un estándar global, establecido por la Organización Marítima Internacional. Las normas europeas no nos importan", afirmó.

Sus productos se exportan a 38 países en todo el mundo, la mayoría de los cuales no están en la UE. Para él, el Brexit presenta una oportunidad para que el Reino Unido negocie más con el resto del mundo, tal como lo hace su empresa.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: