Kate y Gerry McCann, padres de Madeleine
Kate y Gerry McCann, padres de Madeleine

A 12 años de la desaparición de Madeleine McCann en Portugal, Netflix lanzó una serie documental sobre el caso para intentar dar respuesta a algunas de las principales incógnitas que persisten.

La producción ha generado una fuerte polémica, ya que no cuenta con los testimonios de Kate y Gerry McCann, quienes no creen que el documental ayude en la búsqueda. Además de negarse a participar, podrían presentar demandas judiciales.

El enojo de Kate y Gerry con Netflix se debe, en gran parte, a la aparición en la miniserie de Gonçalo Amaral, un policía portugués que asegura que Maddie murió en un accidente y que los padres ocultaron el cuerpo. Por esas acusaciones ya hay un juicio abierto que lleva adelante la Corte Suprema de Portugal.

Maddie fue secuestrada en Praia da Luz, Portugal, el 3 de mayo de 2007
Maddie fue secuestrada en Praia da Luz, Portugal, el 3 de mayo de 2007

Más allá de las discrepancias, la serie sostiene que la niña británica aún está con vida y se encuentra secuestrada por una red de tráfico de personas. En ese punto, hay coincidencias con la versión de la familia.

Clarence Mitchell, vocero de los padres desde 2007, sostuvo en una entrevista con The Daily Telegraph que Maddie fue secuestrada por un extraño. "Una niña fue llevada a pedido de esa habitación", afirmó.

"Le pregunté a las autoridades británicas qué creen que sucedió y si hubo alguna participación familiar, y me aseguraron que era un caso raro de secuestro", agregó. Una "motivación sexual" es una posibilidad "obvia", señaló el portavoz.

Kate y Gerry McCann, padres de Maddie (Joe Giddens/Pool vía AP)
Kate y Gerry McCann, padres de Maddie (Joe Giddens/Pool vía AP)

A pesar de todo el tiempo transcurrido, la familia no pierde las esperanzas de encontrarla con vida. "El misterio podría terminar en una llamada telefónica mañana", dijo.

Mitchell también dio una explicación por la aparente insensibilidad mostrada por los padres cuando aparecieron por primera vez ante las cámaras en el momento posterior a la desaparición. Según su versión, estaban siguiendo órdenes de la Policía, que les había dicho que los secuestradores de niños suelen gratificarse con la angustia de la familia.

"Una de las razones por la que ellos parecían tan controlados fue porque se les dijo ni bien sucedió la desaparición que en casos de secuestros por parte de pedófilos, los malhechores suelen mirar la cobertura del hecho en los medios y se regocijan viendo la angustia que ellos mismos provocan", explicó Mitchell.

Y agregó: "Fue la misma policía la que les dijo a los padres de Madeleine que no lloraran, ni mostraran ninguna emoción. Kate y Gerry, ambos doctores y ambos lógicos, no le iban a dar a los perpetradores del hecho la satisfacción de verlos sufrir. Por eso estaban tan rígidos".

En el primer capítulo de la serie de Netflix se aborda la entrevista que le realizó en 2007 la policía a Kate, madre de Maddie. Las autoridades portuguesas realizaron 49 preguntas a Kate. Sin embargo, ella apenas respondió una. Según argumentó, temía que buscaran implicarla en el secuestro de su propia hija.

En el documental, por su parte, también se revela que la policía británica consideraba a Gerry McCann como el principal sospechoso de la desaparición de Madeleine.

Jim Gamble, responsable del Centro de Protección Online y contra la Explotación Infantil, fue quien llevó adelante la investigación contra Gerry. Pero con el correr del tiempo, se dio cuenta de que ambos -Gerry y Kate- eran inocentes.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: