(Foto: AFP)
(Foto: AFP)

Un estudio científico del Instituto de Investigación Forestal de la Ciudad de Birmingham (BIFOR) reveló que no será suficiente plantar árboles para ayudar a la humanidad a salvarse del calentamiento global debido a que el nivel de dióxido de carbono que hay en la atmósfera es muy alto.

Se descubrió recientemente que los árboles jóvenes pueden absorber mejor el dióxido de carbono a diferencia de los bosques tropicales húmedos que ya están establecidos desde hace siglos. Este descubrimiento parece ser una dosis de buenas noticias en materia de calentamiento global.

Sin embargo, los investigadores concluyeron que no hay suficiente espacio en el planeta para plantar la cantidad de árboles que se requieren para contrarrestar las emisiones de carbono. De acuerdo con el medio electrónico estadounidense Business Insider calculó que si se plantan 1,7 billones de hectáreas de árboles, se podrían eliminar 3 billones de toneladas de carbono de la atmósfera en un año.

(Foto: Shutterstock)
(Foto: Shutterstock)

Eso es aproximadamente el 10% de lo que los humanos emiten cada año, lo que puede llegar a un total de hasta 40 mil millones de toneladas.

Los científicos han considerado a los árboles como una solución potencial porque eliminan el dióxido de carbono de la atmósfera durante la fotosíntesis, usándolo para formar carbohidratos que se requieren en la estructura y función de las plantas. Los árboles también liberan oxígeno de vuelta a la atmósfera como un subproducto.

Pero 1.7 mil millones de hectáreas de árboles serían equivalentes a la totalidad del país de Estados Unidos.

Y plantar muchos árboles cubriría la mitad de la tierra que se usa para cultivar en todo el mundo, además de la tierra que se necesitaría para cultivar a medida de que las poblaciones sigan creciendo. Por lo tanto, los estudios han encontrado que esta solución podría conducir realmente a una crisis alimentaria en la población humana.

(Foto: Shutterstock)
(Foto: Shutterstock)

Investigadores de esta universidad descubrieron recientemente que los árboles con menos de 140 años de edad son responsables de purgar más de la mitad del dióxido de carbono que hay en la atmósfera en todo el mundo. El doctor Tom Pugh explicó que un bosque joven podría absorber hasta 25% más bióxido de carbono que uno viejo.

Pugh dijo que el estudio se enfocó en poner a prueba cómo el bióxido de carbono puede ser absorbido por lo bosques en crecimiento. Comentó que era importante tener en cuenta la edad de los árboles al momento de calcular la cantidad de carbono que absorberá un bosque después la reforestación.