Un policía prepara las ejecuciones (REUTERS/Fawaz Salman)
Un policía prepara las ejecuciones (REUTERS/Fawaz Salman)

La justicia de Yemen ejecutó esta semana con un fusilamiento a Wadah Refat y Mohamed Khaled, de 28 y 31 años, por secuestrar, violar y asesinar a un niño de 12 años.

La ejecución se realizó en una plaza pública de Adén, ante la mirada de decenas de personas que se reunieron para ver la muerte de los violadores.

Muchos de los asistentes a la ejecución siguieron el acto con celulares para registrar los detalles (Reuters)
Muchos de los asistentes a la ejecución siguieron el acto con celulares para registrar los detalles (Reuters)
Los condenados recibieron agua antes de la ejecución
Los condenados recibieron agua antes de la ejecución

En mayo pasado, el menor Mohamed Saad estaba jugando en la zona donde vivía uno de los asesinos, cuando fue interceptado por la pareja de pedófilos. El niño fue arrastrado a una casa, donde fue violado y asesinado con un cuchillo, para silenciar sus gritos en los que pedía auxilio.

A su vez, también fue condenada una mujer que ayudó a descuartizar el cadáver de la víctima, aunque su ejecución fue aplazada por su maternidad y planea realizarse cuando termine el periodo de lactancia, según informó El Mundo.

Policías preparan el disparo
Policías preparan el disparo
El cuerpo de los ejecutados, ya sin vida
El cuerpo de los ejecutados, ya sin vida

Yemen, uno de los países con tasas de ejecución per cápita más altas del mundo, aplica la ley islámica de la sharia, que castiga varios crímenes con la pena de muerte.

La ejecución por disparos es la más común, por encima de otras como la decapitación o lapidación.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: