Theresa May (Ben Birchall/PA via AP)
Theresa May (Ben Birchall/PA via AP)

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, presenta este lunes en la Cámara de los Comunes su plan alternativo del Brexit, tras el rechazo parlamentario al acuerdo negociado con la Unión Europea (UE).

Este "plan B" será votado el próximo 29 de enero, al término de un debate que durará varias horas y cuando se espera que los diputados presenten diversas enmiendas.

May volvió ante los diputados con una nueva propuesta consistente en dar más voz al Parlamento en las próximas negociaciones, garantizar la protección de los trabajadores tras el Brexit y encontrar una solución a la cuestión irlandesa aceptable por la mayoría.

"Esta semana seguiré hablando con mis colegas (…) para considerar cómo podríamos cumplir nuestras obligaciones con los ciudadanos de Irlanda del Norte e Irlanda de una forma que pueda obtener el mayor apoyo posible en la Cámara. Y luego volveré a llevar las conclusiones de estos debates a la UE", anunció ante el Parlamento.

Al exponer los pasos que planea seguir a partir de ahora, argumentó en contra de la convocatoria de un nuevo plebiscito sobre la salida de la UE, al considerar que dañaría la "cohesión social".

(AFP)
(AFP)

Los planes de May serán puestos a prueba el próximo 29 de enero, cuando la Cámara de los Comunes debatirá y votará una moción presentada por el Gobierno. Será una moción "neutra", que se limitará a constatar que los diputados han considerado las propuestas de la primera ministra, pero podrá ser enmendada por las diversas fuerzas políticas, lo que abre la puerta a que los parlamentarios tomen cierto control del Brexit y modifiquen la hoja de ruta del Ejecutivo.

Al parecer, May quiere demostrarle a la UE que su acuerdo puede ser aprobado por el Parlamento si se retira la salvaguarda, ya que de esa manera tendría el apoyo de los rebeldes tories y del DUP.

El impasse político de Gran Bretaña por el Brexit alimenta las preocupaciones de si el país podrá salir de la UE el 29 de marzo sin un acuerdo para suavizar el golpe, lo que podría provocar la imposición de aranceles en bienes que se mueven entre el Reino Unido y la UE causando demoras en puertos y escasez de provisiones básicas.

(Con información de EFE y AP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: