Timofey Menshikov se aisló de la civilización en 1991, Para escapar de la tentación del vodka así como por una serie de desencuentros familiares y su temor a no adaptarse a un trabajo convencional en la ciudad Fotos: (Youtube)
Timofey Menshikov se aisló de la civilización en 1991, Para escapar de la tentación del vodka así como por una serie de desencuentros familiares y su temor a no adaptarse a un trabajo convencional en la ciudad Fotos: (Youtube)

Un soldado del Ejército Rojo que desapareció en los meses previos al colapso de la Unión Soviética fue encontrado viviendo como un ermitaño en la región más fría del mundo.

El ex paracaidista Timofey Menshikov se aisló de la civilización en 1991 para escapar de la tentación del vodka así como por una serie de desencuentros familiares y su temor a no adaptarse a un trabajo convencional en la ciudad.

Un videoblogger de nombre Oles Geraymovich documentó la historia de este ermitaño quien parece vivir muy satisfecho con su particular forma de vida.

Su aspecto es de un hombre delgado, con barba abundante, que vive en una choza de madera hecha por sí mismo en un terreno salvaje cerca del ártico y a unas 525 millas (850 km) al noroeste de la ciudad más fría del mundo, Yakutsk.

Las temperaturas invernales pueden caer por debajo de -60 grados, por lo que depende de una estufa de leña y madera para sobrevivir.

Cuando Oles Geraymovich, le preguntó sobre las razones que lo orillaron a dejar la civilización, dijo: "¿De qué me fui? Del vodka, para ser honesto contigo".

Su choza fue construida en su totalidad por él, asegura que no necesita mucho para sobrevivir, con un poco de aceite, harina y cazar, “todo lo demás anda por allí corriendo, voy y lo atrapo”, aseguró
Su choza fue construida en su totalidad por él, asegura que no necesita mucho para sobrevivir, con un poco de aceite, harina y cazar, “todo lo demás anda por allí corriendo, voy y lo atrapo”, aseguró

El ex paracaidista quería escapar de la vida moderna y su posible adicción con el vodka por lo que tomó la drástica decisión de alejarse de la civilización en 1991, cuando vivía en Nyurba.

Durante más de un cuarto de siglo, ha vivido a poca distancia del Círculo Polar Ártico, donde las temperaturas invernales caen a menos de 60 grados, pero en verano puede ser tan caluroso como más de 35º.

En este ambiente inhóspito, el solitario barbudo de 58 años sobrevive cazando y pescando como lo ha hecho desde que se retiró de la civilización a pesar de sufrir un problema de cadera.

El videoblogger que lo entrevistó, Oles Geraymovich, dijo que Timofey tenía todo en orden “los pisos estaban barridos” en su pequeña vivienda
El videoblogger que lo entrevistó, Oles Geraymovich, dijo que Timofey tenía todo en orden “los pisos estaban barridos” en su pequeña vivienda

Vive sin un teléfono, "no necesito uno" aseguró, no paga impuestos ni multas, dice, pero tiene dos perros y un gato como compañía.

El video bloguero de Yakutian, Geraymovich, dijo: "Mi padre me dijo hace mucho tiempo que un ermitaño vivía a unos 40 km de Nyurba en un refugio, completamente solo. Pero no se sabía nada más sobre él. Así que decidí ir a buscarlo".

Una vida solitaria

Cuando tenía ocho años sus padres murieron. Fue enviado a un orfanato con sus dos hermanas, mientras que su hermano menor de sangre fue criado por un pariente.

En 1979, Timofey fue reclutado en las fuerzas de asalto aéreo soviéticas.
Después del servicio militar, regresó a su asentamiento natal de Sangar, con la esperanza de encontrar a sus hermanas y su hermano, pero no pudo localizarlos.

Vive en un terreno salvaje cerca del ártico y a unas 525 millas (850 km) al noroeste de la ciudad más fría del mundo, Yakutsk
Vive en un terreno salvaje cerca del ártico y a unas 525 millas (850 km) al noroeste de la ciudad más fría del mundo, Yakutsk

Esto lo dejó "quebrado": "perdió la esperanza". Posteriormente trató de seguir su vida y tuvo una relación amorosa, sin embargo no duró.
De esta relación nació una hija. Pero él ya había tomado la decisión de marcharse.

Cuando creció su hija, ella se casó y tuvo cuatro hijos, por lo que él es abuelo.
Incluso ha declarado que su yerno lo ha visitado ocasionalmente, pero no su hija. "¿Cómo pudo ella dejar a cuatro hijos?", le comentó a Geraymovich.

Dice que nunca visita la ciudad más cercana, a unos 45 km de distancia. "¿Qué puedo hacer allí? ¿emborracharme con vodka?", cuestiona.

En este ambiente inhóspito, el solitario barbudo de 58 años sobrevive cazando y pescando como lo ha hecho desde que se retiró de la civilización
En este ambiente inhóspito, el solitario barbudo de 58 años sobrevive cazando y pescando como lo ha hecho desde que se retiró de la civilización

No se siente solo

Vive sin teléfono y no paga impuestos ni multas, dice, pero no está solo, tiene dos perros y un gato como compañía.

Otros podrían estar bien en una ciudad, dijo, "si tienes cerebro. Pero ¿y si no?" considerando que él no tenía lo necesario para adaptarse a una vida citadina.

Depende de entregas ocasionales de té, aceite y harina de cazadores que se aventuran en su dirección y lo ayudan a sobrevivir, pero en 2018 "algo salió mal" y nada le alcanzó, dijo. Sin embargo, fue optimista.

“Mi padre me dijo hace mucho tiempo que un ermitaño vivía a unos 40 km de Nyurba en un refugio, completamente solo. Pero no se sabía nada más sobre él. Así que decidí ir a buscarlo”, dijo el video bloguero que lo entrevistó
“Mi padre me dijo hace mucho tiempo que un ermitaño vivía a unos 40 km de Nyurba en un refugio, completamente solo. Pero no se sabía nada más sobre él. Así que decidí ir a buscarlo”, dijo el video bloguero que lo entrevistó

¿Qué más necesito aquí en la taiga (zona boscosa fría)? Té, aceite, harina. Todo lo demás está corriendo por allí, voy y lo atrapo".

En cuestión de enfermedades él se ríe y contesta. " Cuando sea grave, significa que he tenido suficiente, mi tiempo ha llegado. Este será mi destino".

A pesar de esto, pretende "vivir otra docena de años", dijo.

Tiene un bote que utiliza en verano para pescar en el cercano río Lena, el onceavo más largo del mundo.

No está solo, vive con dos perros y un gato en su choza donde se siente feliz y en paz
No está solo, vive con dos perros y un gato en su choza donde se siente feliz y en paz

El videoblogger Oles Geraymovich dijo al portal The Siberian Times que Timofey tenía todo en orden "los pisos estaban barridos".

Su hogar huele a fuego de leña y pescado ahumado, y tiene una cama pequeña. Es minúsculo, alrededor de dos metros cuadrados. Su chimenea está cubierta de revestimiento para mantener el calor en el interior.
Incluso estuvo agradecido de aceptar una oferta de libros: "Leo en ruso o en idioma yakut", dijo.

En búsqueda de una reunión familiar

Después de que Oles publicara su historia, el hermano menor de Timofey, Anatoly, le escribió una carta explicándole que desde hace varios años estaba buscando a su hermano, incluso llegó a pensar que ya no vivía.

En la carta detalló que lo habían separado de sus otros tres hermanos que fueron enviados a un orfanato. "Nos obligaron a separarnos", dijo, explicando que fue criado por un tío.

En cuestión de enfermedades él se ríe y contesta: ” Cuando sea grave, significa que he tenido suficiente, mi tiempo ha llegado. Este será mi destino”
En cuestión de enfermedades él se ríe y contesta: ” Cuando sea grave, significa que he tenido suficiente, mi tiempo ha llegado. Este será mi destino”

Anatoly envió un mensaje a Oles para que se lo llevara a su pariente perdido y le contó que las hermanas del ermitaño habían jurado que un día lo encontrarían.

"Te he estado buscando", le mandó decir Anatoly con Oles, y le relató que una de sus hermanas siempre iba a la iglesia y oraba por algún día encontrarlo.

Ahora todos esperan una reunión familiar después de tantos años sin verse.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: