Europa confirmó la sentencia a la mujer austríaca que llamó "pedófilo" a Mahoma por su casamiento con una niña

(@ECHR_Press)
(@ECHR_Press)

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) confirmó la semana pasada la sentencia contra una mujer austríaca condenada por "desprecio de los preceptos religiosos" luego de que criticara un aspecto de la vida del profeta islámico Mahoma, reabriendo un viejo debate sobre la libertad de expresión en el viejo continente.

El caso ocurrió en 2009, cuando la mujer de 47 años identificada sólo como E. S. organizó una serie de conferencias en las que sostenía la hipótesis de que Mahoma fue un "pedófilo" ya que contrajo matrimonio en el año 620 (d.C.) con Aisha, una de sus muchas mujeres, cuando ésta tenía seis años y él 53.

Los seminarios se organizaron en el Instituto Educativo del Partido de la libertad, una fuerza de derecha hoy parte de la coalición gobernante, y la mujer fue acusada, procesada y finalmente sentenciada en 2011 a una multa de 480 euros o 60 días de prisión por violar el artículo 188 del código criminal de Austria.

Específicamente este artículo prohíbe el desprecio de doctrinas religiosas de tal forma que éste genere una indignación justificada que pueda atentar contra la paz.

Una representación medieval del profeta Mahoma, en diálogo con el arcángel Gabriel
Una representación medieval del profeta Mahoma, en diálogo con el arcángel Gabriel

En su justificación, la corte austríaca intentó diferenciar entre la pedofilia y el matrimonio infantil, una práctica común en la antigüedad, concluyendo que el uso del primer término escondía la intención de E. S. de difamar a Mahoma sin proveer evidencias.

El polémico fallo generó un intenso debate sobre la libertad de expresión y el alcance de su protección en los países europeos, que acaba de ser relanzado por la decisión del TEDH de mantener la sentencia.

Según este tribunal compuesto por siete jueces y con base en Estrasburgo, la condena no violó el derecho a la libertad de expresión de E. S. ya que las declaraciones se hicieron "para generar indignación entre los musulmanes" y constituyeron "generalizaciones sin base en los hechos".

El debate académico sobre la edad de Aisha tiene larga data, y aunque algunos investigadores sostienen que la joven tenía más edad al momento de consumar, la mayoría de las fuentes apuntan a un casamiento a los seis años y una consumación con Mahoma a los nueve. Pero no existen certezas.

Refugiados musulmanes en Europa (AFP)
Refugiados musulmanes en Europa (AFP)

La corte austríaca consideró el contexto de las declaraciones y dijo estar equilibrando el derecho a la libertad de expresión de E. S. con el derecho de otros a "la protección de sus sentimientos religiosos", preservando "la paz religiosa de Austria".

El TEDH también falló que no había una violación del artículo 10 de la Convención Europea de Derechos Humanos (CEDH), como pretendía E. S., ya que sus comentarios "no se hicieron en una manera neutral con la intención de ser una contribución objetiva al debate público sobre el matrimonio infantil", un fenómeno también usual en las sociedades europeas del mismo tiempo de Mahoma.

De acuerdo al fallo austríaco resumido por el TEDH, E. S. repetidas veces indicó que "a Mahoma le gustaba hacerlo con niños", y que "el tema con Aisha y el sexo infantil, un hombre de 56 año y una niña de seis años, cómo llamas, qué le decimos, si no es pedofilia?".

Como recuerda el periodista Graeme Wood en un reciente artículo en la revista The Atlantic, el fallo de la TEDH no debe ser visto como un giro en la consideración de la libertad de expresión en Europa.

La ola de refugiados musulmanes ha generado fuertes tensiones internas en los países europeos
La ola de refugiados musulmanes ha generado fuertes tensiones internas en los países europeos

Esta perspectiva y estos principios ya estaba en las legislaciones de los principales países del continente antes del auge de la ultraderecha y de la llegada masiva de refugiados musulmanes.

"Las leyes europeas han tratado a la libertad de expresión como algo prescindible, un derecho alienable", indicó. "La decisión del TEDH y de la justicia ausríaca no fueron incorrectas, tan tonto como parezcan su razonamiento, ya que fallaron sobre un crimen que existe en estas legislaciones", explicó.

"Queda en el pueblo de Austria revisar sus leyes para proteger sus derechos", agregó.

De hecho, la CEDH otorga un enorme poder de censura a los países firmantes si potenciales declaraciones dañan la "seguridad pública, la salud o la moral" y pueden causar "desorden y crimen".

Sebastian Kurz, canciller de Austria por el Partido Popular (AFP)
Sebastian Kurz, canciller de Austria por el Partido Popular (AFP)

En Dinamarca se permite la censura de declaraciones que puedan "incitar odio religioso y racial" incluso sin son hechas en base a hechos demonstrables, un paso aún más allá de de Austria. El Reino Unido abolió sus legislación contra la "blasfemia" apenas en 2008, Irlanda lo hizo la semana pasada.

Austria es un país de 8,8 millones de habitantes con una población musulmana de 600.000, que aumentó en número considerablemente a raíz de la crisis global de refugiados de los últimos años.

La llegada de migrantes musulmanes ha generado fuertes tensiones en el país, que eligió el año pasado a una coalición de partidos de derecha en las elecciones federales. Sebastian Kurz, el canciller electo por el Partido Popular Austríaco, ha amenazado con cerrar mezquitas y ha limitado los beneficios para inmigrantes y los subsidios para organizaciones islámicas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Timothy Garton Ash: "Hoy, la libertad de expresión depende tanto de los Estados como de Facebook"

El ranking 2018 de libertad de prensa en el mundo según Reporteros Sin Fronteras

Sinead O'Connor anunció que se convirtió al Islam y cambió su nombre

MAS NOTICIAS