La canciller alemana Angela Merkel (Reuters)
La canciller alemana Angela Merkel (Reuters)

El gobernante partido de la Unión Social Cristiana (CSU, en alemán), miembro de la coalición nacional de la canciller Ángela Merkel, perdió este domingo la mayoría absoluta en el parlamento regional en las elecciones en Bavaria, uno de los estados más ricos y poderosos de Alemania, según los primeros sondeos a boca de urna.

La CSU, que gobierna en Bavaria desde la década de 1960, volvía a ser la fuerza más votada, con el 35,3% de los votos, pero perdía la mayoría del parlamento regional y su liderazgo dependerá ahora de la coalición que pueda formar.

El partido ecologista de centro izquierda Los Verdes (Grüne) sorprendía convirtiéndose en la segunda fuerza con el 18,5%, seguido por los Votantes Libres de Bavaria (FWB) con el 11,6% y los ultraderechistas de Alternativa para alemania (AfD) con el 10,9%, de acuerdo al Süddeutsche Zeitung.

Las tres son fuerzas alternativas, lejos de los partidos tradicionales y de la coalición entre la Unión Demócrata Cristiana (CDU, aliados de CSU) y los socialdemócratas (SPD) que gobiernan el estado federal con Merkel a la cabeza.

Horst Seehofer, ministro alemán del interior y líder de la CSU (Reuters)
Horst Seehofer, ministro alemán del interior y líder de la CSU (Reuters)

Precisamente la SPD se ubicaba en quinto lugar con el 9,9% de los votos, seguida por los liberales de FPD (5,1%) y la izquierda (Die Linke, 3,5%).

Sólo dos veces en la historia la CDU había tenido que gobernar en coalición con otros partidos, hasta ahora.

Bavaria es el estado más grande de Alemania, con una superficie de 70.552 kilómetros cuadrados, y el segundo más poblado después de Renania del Norte-Westfalia, con 12.542.000 habitantes

En términos de PBI per cápita, Bavaria se ubica tercero detrás de las ciudades-estado de Hamburgo y Bremen, con 51.800 dólares. En tanto en PBI es el segundo estado más rico, luego de Renania del Norte-Westfalia, con un total de 594.450 millones de dólares, o un 18% del total del país.

El golpe electoral sufrido por los aliados de Merkel llega en un momento de debilitamiento de la coalición federal, especialmente de la SPD, de auge de los ultraderechistas de AfD y de tensiones europeas por las negociaciones para la salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit), cuyo acuerdo final podría anunciarse este domingo en Bruselas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: