Mohamed es uno de los 123 niños rescatados en el Mediterráneo y que actualmente viajan a España (Reuters)
Mohamed es uno de los 123 niños rescatados en el Mediterráneo y que actualmente viajan a España (Reuters)

En sus cortos once años, Mohamed -un nombre falso asignado para preservar su identidad- y que está a punto de llegar a España a bordo del Aquarius, ha atravesado por experiencias más traumáticas que la mayoría de los adultos.

Mohamed subió al Aquarius empapado y congelado de frío después de casi morir en el Mediterráneo, de acuerdo con un artículo publicado por El País que reconstruye su odisea. A bordo, conoció a una representante de Médicos Sin Fronteras (MSF) que se especializa en casos vulnerables.

A ella le contó que era de la ciudad de Darfur, en Sudán, y que con apenas once años emprendió la temeraria tarea de viajar a Europa. Dejó su país hace un año y medio debido a que allí "hay mucha tensión, porque es una zona conflictiva donde no hay libertades", según explicó otro miembro de MSF que lo tradujo del árabe.

Antes de lanzarse al mar pasó por Libia, país al que define como "con demasiadas penalidades". Allí también estuvo en un centro de detención en el que, según él, fue maltratado y hasta recibió latigazos.

La inmensa mayoría de los 123 menores con los que Mohamed compartió su recorrido fueron repartidos entre los dos navíos militares con los que el Aquarius viaja hacia Valencia, después de que el flamante gobierno español de Pedro Sánchez dijera que los recibiría. El niño quedó en el Aquarius en un reparto hecho de urgencia ante el apuro de la Guardia Costera italiana.

Entre los migrantes de Aquarius hay varias mujeres embarazadas y con niños pequeños (Reuters)
Entre los migrantes de Aquarius hay varias mujeres embarazadas y con niños pequeños (Reuters)

El Aquarius costeó toda la isla italiana de Cerdeña durante la jornada del jueves tras una noche marcada por el fuerte oleaje y fuertes vientos. Mohamed, demasiado mayor para dormir en el refugio de mujeres y niños, y demasiado pequeño para hacerlo con los adultos, ha dormido desde su llegada bajo techo en la zona de preadolescentes.

"Un patrón que vemos a menudos en sudaneses y eritreos es que suelen irse sin avisar a sus familias, no tienen conciencia de los muchos peligros que entraña la travesía", explicó a El País la enfermera Aoife No Mhrchu. Catorce meses lleva Mohamed sin hablar con su familia. Mucho tiempo para cualquiera, y una eternidad a los once años.

Por eso, dice el artículo, en cuanto pueda conseguir un teléfono marcará el número de su madre Umm Khultum, como la gran diva egipcia, para decirle que lo logró, que está en Europa y que le llama desde España.

El Aquarius transportó a los migrantes a España (Reuters)
El Aquarius transportó a los migrantes a España (Reuters)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: