Un vehículo blindado y un helicóptero de la OTAN durante la edición de 2017 de los mismos ejercicios realizados en Polonia y los países bálticos (AFP)
Un vehículo blindado y un helicóptero de la OTAN durante la edición de 2017 de los mismos ejercicios realizados en Polonia y los países bálticos (AFP)

Cerca de 18.000 soldados de 19 naciones de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) comenzaron este domingo una serie de ejercicios militares en Polonia y los países del báltico, mientras aumentan las tensiones con Rusia.

Se trata de la octava versión de las maniobras anuales "Saber Strike" (Golpe de sable), parte de los ejercicios BALTOPS que la marina de Estados Unidos lidera en la región desde 1971 para aumentar su preparación ante un eventual conflicto en el flanco este de la Alianza Atlántica, y durarán hasta el 15 de junio.

La edición de este año tiene lugar pocos días después de que se revelaran las intenciones de Polonia, ex miembro del Pacto de Varsovia y aliada de la extinta Unión Soviética (URSS) que en 1999 se unió a la OTAN, de alojar una base permanente de los Estados Unidos en su territorio.

La decisión apareció en un documento del ministerio de Defensa polaco filtrado la semana pasado y establece la voluntad del gobierno polaco de aportar entre 1.500 y 2.000 millones de dólares para el despliegue permanente de una unidad de tanques estadounidenses en el país.

Casi 18.000 soldados de 19 países participan de las maniobras, dirigidas por Estados Unidos (AFP)
Casi 18.000 soldados de 19 países participan de las maniobras, dirigidas por Estados Unidos (AFP)

Moscú reaccionó de inmediato ante la revelación, asegurando que tal medida "no traerá beneficios de ningún tipo a la seguridad y estabilidad del continente".

Antiguo país satélite de la URSS que sufrió la influencia soviética durante la Guerra Fría, tras su giro de 1999 Polonia, que comparte fronteras con Rusia y Bielorrusia, se ha convertido junto a los países bálticos en el escenario natural de un conflicto con Moscú.

Por esta razón los países de la OTAN, que incluye a casi todos los europeos de occidente y a Estados Unidos, reforzaron su presencia en esta región, especialmente tras la anexión de la península de Crimea, perteneciente a Ucrania, por parte de Rusia en 2014.

Estados Unidos aporta la mayor cantidad de tropas y lidera actualmente un fuerza multinacional de la OTAN desplegada en Polonia.

Los ejercicios “Saber Strike” tienen lugar en un momento de fuertes tensiones con Rusia (AFP)
Los ejercicios “Saber Strike” tienen lugar en un momento de fuertes tensiones con Rusia (AFP)

Además, Alemania, Gran Bretaña y Canadá lideran cada uno otras tres fuerzas, o grupos de batalla, en los países bálticos, Estonia, Lituania y Letonia.

Los cuatro contingentes formarán parte de las maniobras "Saber Strike" que inician este domingo.

"Los batallones de la OTAN se pondrán a prueba durante 'Saber Strike', esto demuestra el compromiso de la alianza", dijo el brigadier general del ejército de los Estados Unidos, Richard Coffman, durante la ceremonia de inició de los ejercicios en Vilna, capital de Lituania.

"Las maniobras demuestran la flexibilidad mejorada de las fuerzas de tierra y aire para responder rápidamente a una crisis. Estos permite tener la presencia adecuada en el lugar en el que se la necesita. Tenemos la capacidad plena de conducir operaciones combinadas y en conjunto", agregó.

El Secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg (Reuters)
El Secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg (Reuters)

Por su parte el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, había dicho el lunes en Varsovia que la Alianza Atlántica se reunirá en julio en Bruselas para "tomar decisiones en cuanto al refuerzos, la preparación y la mobilidad" de los cuatro grupos de batalla desplegados desde 2016 y en consecuencia de la crisis en Crimea.

El año pasado, en una acumulación de tropas no vista desde la Guerra Fría, Estados Unidos desplegó un nuevo cuartel general europeo en Polonia para coordinar a sus 6.000 soldados que aún se mantienen en Europa, en un momento en el que también Rusia está aumentando sus efectivos y sus maniobras militares en la zona.

Además de las intenciones de contar con una base permanente, Varsovia cerró en marzo un contrató por 4.750 millones de dólares para comprar el sistema de defensa antimisiles Patriot, fabricado por Estados Unidos.

Esta medida también provocó quejas de Moscú, que denunció una supuesta violación de acuerdos firmados en 1987 y aseguró que el despliegue de misiles estaba diseñado para poder atacar su territorio.

Por otro lado, Lituania acusó en febrero a Rusia de instalar misiles balístico con capacidad nuclear Iskander en Kailiningrado, cerca de donde las maniobras Saber Strike tienen lugar.

Con información de AFP

MÁS SOBREN ESTE TEMA: