Un F-15E y dos F-16I de la Fuerza Aérea de Israel en vuelo (archivo)
Un F-15E y dos F-16I de la Fuerza Aérea de Israel en vuelo (archivo)

Al menos 28 aviones de combate de la Fuerza Aérea de Israel (IAF) lanzaron unos 70 misiles contra numerosas posiciones de Irán y sus milicias ubicadas en Siria, según indicó el ministerio de Defensa de Rusia.

Los ataques llegaron como represalia por el lanzamiento de 2o cohetes iraníes contra el territorio israelí, en un contexto de extrema tensión entre ambos países tras la decisión del presidente de Estados Unidos Donald Trump de sacar a su país del acuerdo nuclear con el país persa.

De acuerdo a reportes del Times of Israel, Rusia había sido advertida del ataque por parte de Israel, un día después de que el miércoles el premier israelí Benjamin Netanyahu visitara al presidente ruso Vladimir Putin.

Moscú también sostuvo que las baterías antimisiles sirias derribaron la mitad de los proyectiles lanzados, de acuerdo con la agencia Interfax.

El McDonnell Douglas F-15 “Eagle” (archivo)
El McDonnell Douglas F-15 “Eagle” (archivo)

Ninguno de los F-15 y F-16 resultaron derribados ni dañados, aseguraron los israelíes.

Ambos son cazabombarderos de fabricación estadounidense que han servido a Israel durante muchos años y suelen ser los elegidos para llevar a cabo estos ataques de precisión.

El MacDonnell Douglas F-15 Eagle (águila) es un avión de fabricación estadounidense que entró en servicio en 1976 y un año después fue comprado por la IAF.

Se trata de un caza de alto rendimiento diseñado para el rol de "superioridad aérea", es decir para ingresar en un espacio aéreo enemigo y dominarlo.

Es capaz de una velocidad de Mach 2,5 (2.665 kilómetros por hora), a  una altitud máxima de 20.000 metros y un alcance de 5.500 kilómetros, con tanques suplementarios.

Su tripulación consta de un piloto y un oficial de armas que controla los numerosos sistemas ofensivos y defensivos del avión, que le permiten entablar combates con otros aviones y también atacar blancos terrestres.

Fue el caza de primera línea de la Fuerza Aérea de Estados Unidos durante décadas hasta la llegada del caza furtivo F-22 Raptor y el más reciente F-35 Lightning II, que también está siendo adquirido por Israel.

Un lanzador de misiles Uragan como el utilizado por Irán para atacar a Israel
Un lanzador de misiles Uragan como el utilizado por Irán para atacar a Israel

Actualmente la IAF mantiene en servicio los F-15 en sus versiones más antiguas, como las A y B, pero también en sus últimas iteraciones como la C, D e I. Además, el país también opera la versión F-15E, especializada en ataques terrestres de interdicción.

Estos últimos son probablemente los que fueron utilizados en los ataques contra las posiciones de la Guardia Revolucionaria iraní en Siria.

La otra aeronave que habría participado de los ataques es el famoso y ampliamente exportado F-16, otro cazabombardero de fabricación estadounidense.

El Falcon (halcón) creado por General Dynamics nació como un caza polivalente, es decir diseñado para ser versátil y no un especialista, que entró en servicio en 1978.

Un F-16I Sufa (Reuters)
Un F-16I Sufa (Reuters)

De prestaciones más modestas que el F-15, el F-16 de todas formas se convirtió en un caza muy capaz que amplió sus posibilidades en sucesivas versiones.

Puede volar a Mach 2 (2.120 kilómetros por hora) a una altura máxima de 15.240 metros y con un alcance máximo con tanques suplementarios de 4.220 kilómetros.

Es operado por un solo piloto, aunque existen algunas versiones con cabinas extendidas para ubicar a un oficial de armas y navegante.

El Sufa es una versión del F-16 diseñada para Israel (Reuters)
El Sufa es una versión del F-16 diseñada para Israel (Reuters)

Israel tiene en sus inventarios actualmente las iteraciones C y D del F-16, además de una versión especialmente diseñada para la IAF: el F-16I Sufa (tormenta).

El Sufa tiene dos tripulantes, incorpora tecnología desarrollada en Israel y es uno de los cazabombarderos más usados por la IAF en sus misiones de ataque.

Una de estas aeronaves fue derribada en febrero por las baterías antiaéreas sirias durante un ataque israelí contra posiciones iraníes. Los dos tripulantes lograron eyectarse, pero debieron ser hospitalizados por las heridas recibidas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: