Las autoridades del condado británico West Yorkshire siguen investigando la extraña muerte de Elliot Procter, de apenas 18 meses, quien cayó de un sexto piso en el apartamento en el que vivía en Newcastle.

En el marco de la causa, su madre Gemma Procter, de 23 años, confesó que mató a su bebé. Sin embargo, aclaró que no se trató de un asesinato, sino de un homicidio involuntario.

El hecho ocurrió el 21 de octubre de 2017.

Durante una breve audiencia de 10 minutos, Gemma se limitó a confesar su responsabilidad, pero negó que se tratara de un asesinato.

La fiscal Kama Melly aceptó el alegato y dijo que dos psiquiatras la habían evaluado a la joven y estaban de acuerdo con sus conclusiones, según consigna Daily Mail.

Gemma Procter aseguró que no tuvo intención de matar a su hijo
Gemma Procter aseguró que no tuvo intención de matar a su hijo

El juez de la causa, Jonathan Durham Hall, reconoció que hay un "interés masivo" en el caso.

"Vamos a resolver este asunto, pase lo que pase, cuando todos los médicos y quienes tengan algo que decir me lo informen", le manifestó el juez a Gemma.

Asimismo, el magistrado informó que la sentencia se llevará a cabo el 15 de junio. Durante ese tiempo, la acusada permanecerá bajo custodia policial.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: