Angela Merkel, canciller federal de Alemania (Reuters)
Angela Merkel, canciller federal de Alemania (Reuters)

La canciller de Alemania, Angela Merkel, indicó este jueves que su país "no participará" en una eventual acción militar contra Siria en represalia por el uso de armas químicas por parte del régimen del presidente Bashar al Assad, luego de que los Estados Unidos, el Reino Unido y Francia analizan esa posibilidad a pesar de las advertencias de Rusia.

En una conferencia  de prensa en Berlín, junto con el primer ministro danés Lars Løkke Rasmussen, Merkel agregó, sin embargo, que su Gobierno "apoyará que se haga todo lo necesario para mostrar que el uso de armas químicas es inaceptable" y para que "Al Assad y sus aliados" entiendan este mensaje.

Este anuncio puede deberse al hecho de que sin acuerdo del parlamento alemán, el Bundestag, el ejército alemán no puede llevar a cabo ninguna operación en el extranjero. La coalición de gobierno actual entre la Unión Democrática Cristiana (CDU) de Merkel y los socialdemócratas (SPD), que se gestó tras meses de incertidumbre y negociaciones, podría no tener el capital político para lograr esta aprobación.

El dictador sirio Bashar al Assad (AFP)
El dictador sirio Bashar al Assad (AFP)

El país desplegó aviones de reconocimiento y de abastecimiento en Siria e Irak, pero únicamente en el marco de la coalición internacional contra los grupos yihadistas.

Merkel agregó que hay una "gran unidad" entre los socios occidentales y una "línea común" de actuación en este asunto entre Alemania, los Estados Unidos y Francia, pese a que Berlín no vaya a participar militarmente en una represalia, en el caso de que se produzca.

La Canciller también consideró: "Debemos reconocer que es evidente que la destrucción (de las armas químicas sirias) no fue total", aunque ese arsenal debería haber sido destruido en 2016, según un compromiso que había tomado Al Assad.

Imágenes del brutal ataque químico en Duma
Imágenes del brutal ataque químico en Duma

De hecho, Alemania había desempeñado un papel central en la destrucción del arsenal químico declarado por Damasco tras un primer ataque químico que mató a cientos de personas en la región de Guta Oriental, al este de Damasco, en agosto de 2013. Pero al parecer no fue así.

Tras pedir el miércoles a Rusia "que se prepare" para un ataque inminente con misiles, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, este jueves aclaró que esto podría ocurrir muy pronto o no tan pronto.

Por su parte, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo también este jueves que cuenta con "evidencia" de que el régimen sirio de Bashar Al Assad utilizó gas cloro contra la población civil en Duma y prometió responder cuando lo juzguen más útil y efectivo.

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos
Donald Trump, presidente de los Estados Unidos

Ambos mandatarios mantienen un diálogo abierto para coordinar conjuntamente una operación, si ocurriera.

Mientras tanto, el Gobierno de Theresa May, primera ministra del Reino Unido, se reunía este jueves para definir el curso de acción para con el régimen sirio, también en coordinación con sus aliados estadounidenses.

El sábado, el régimen sirio presuntamente bombardeó con gas cloro el enclave rebelde de Duma, matando a al menos 70 civiles e hiriendo a cientos. En consecuencia, este jueves, Rusia, que niega el ataque, anunció la captura completa del enclave opositor en las afueras de Damasco.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: