Theresa May (Reuters)
Theresa May (Reuters)

La primera ministra británica, Theresa May, anunció la expulsión de 23 diplomáticos rusos, en respuesta al envenenamiento de un ex espía ruso en Salisbury con un agente nervioso que lo dejó a él y a su hija al borde de la muerte.

Según destacó May, se trata de la mayor expulsión de diplomáticos del Reino Unido en más de 30 años, y los representantes del Kremlin tendrán una semana para salir del país. En una declaración ante el Parlamento, apuntó que el Reino Unido suspenderá "todo el contacto bilateral de alto nivel", al culpar directamente a Rusia por el ntento de asesinato.

La mandataria prometió degradar la capacidad de la inteligencia rusa en territorio británico en los próximos años y aseguró que usará su poder para detectar cualquier actividad hostil estatal en su frontera.

La jefa del Ejecutivo británico consideró que Rusia ha reaccionado "con un completo desprecio" ante la "gravedad" del incidente ocurrido el pasado día 4, pese a que este país les ofreció una "oportunidad" de que proporcionaran una explicación. "Muchos de nosotros miramos a la Rusia post-soviética con esperanza. Queríamos una mejor relación y es trágico que el presidente Putin haya elegido actuar así", dijo May.

Theresa May, Vladimir Putin partida
Theresa May, Vladimir Putin partida

En otro tipo de medidas, May anunció que "no habrá asistencia de ministros ni de miembros de la familia real al Mundial de Rusia", que se iniciará el próximo junio.

Rusia reitera su inocencia

Las medidas de May fueron calificadas como "una acción hostil" por parte de la embajada rusa en Londres.

"Consideramos esta acción hostil como totalmente inaceptable, injustificada y corta de vista", manifestaron en un comunicado.

Más temprano, un vocero del gobierno reiteró: "La posición de Moscú es conocida y se la hemos comunicado a Londres por los canales diplomáticos, y se resume en que no tenemos ninguna relación con lo sucedido en Gran Bretaña".

Por su parte, el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, dijo que Rusia responderá a los requerimientos de Londres diez días después de recibir una petición oficial de explicaciones, tal como marca el Convenio para la Prohibición de Armas Químicas.

En tanto, Rusia planea pedir acceso consular para poder visitar a Yulia Skripal, ciudadana de este país, hospitalizada en la ciudad inglesa de Salisbury junto a su padre, desde que fueron envenenados con un agente nervioso el pasado 4 de marzo.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: