Pietro Mangiacarpa, abogado y conocido “gigoló” en la ciudad de Nápoles
Pietro Mangiacarpa, abogado y conocido “gigoló” en la ciudad de Nápoles

Un abogado italiano dedicado a la prostitución señaló a 40 sacerdotes y seminaristas católicos como homosexuales, el último de una serie de escándalos sexuales que afectan al Vaticano.

Francesco Mangiacarpa, un "acompañante" en Nápoles, proveyó chats de WhatsApp y otras evidencias a la arquidiócesis de la ciudad, que a su vez elevó un informe de 1200 páginas al Vaticano en Roma.

Hablamos de pecados, no de crímenes

De acuerdo a medios italianos, Mangiacarpa lo hizo porque "ya no podía soportar la hipocresía".

En tanto el cardenal de Nápoles Cresenzio Sepe aclaró que ninguno de los 34 sacerdotes y 6 seminaristas vive en la ciudad, pero que recibió el texto ya que Mangiacarpa sí reside allí.

El cardenal de Nápoles, Crescenzio Sepe, recibió la denuncia e inmediatamente la envió a Roma
El cardenal de Nápoles, Crescenzio Sepe, recibió la denuncia e inmediatamente la envió a Roma

Aún así decidió enviar la información por la "gravedad de los casos". "Si se prueba la denuncia deben pagar el precio y ser ayudados a arrepentirse del daño causado", agregó, según consignó el New York Post.

Mangiacarpa también aclaró que ninguno de los señalados está acusado de abusos o crímenes de ningún tipo. "Hablamos de pecados, no de crímenes", indicó.

Si se prueba la denuncia deben pagar el precio y ser ayudados a arrepentirse del daño causado

El abogado y conocido "gigoló" que confeccionó el informe también se despegó de una lista que circulaba en Whatsapp con nombres de sacerdotes acusados de ser homosexuales.

El Vaticano ha sido golpeado por una serie de escándalos sexuales (Getty Images)
El Vaticano ha sido golpeado por una serie de escándalos sexuales (Getty Images)

"No fui yo quien redactó esa lista que circula, aunque aparece firmada con mi nombre. Han añadido injustamente los nombres de otros sacerdotes que son mencionados en las conversaciones adjuntas", explicó Mangiacarpa, según indicó la agencia de noticias católica ACI Prensa.

Han añadido injustamente los nombres de otros sacerdotes que son mencionados en las conversaciones adjuntas

Se trata del último de una serie de escándalos sexuales que afectan a la Iglesia Católica, el más reciente ocurrido hace un mes cuando el monseñor Pietro Amenta se declaró culpable de poseer pornografía infantil en su computadora y de intentar abusar de un joven de 18 años.

Amenta se desempañaba como juez en el Tribunal de la Rota Romana, que entre otras cuestiones juzga casos de nulidad matrimonial. Renunció luego de su declaración y recibió una condena en suspenso de 14 meses, informó la Deutsche Welle.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: