El salto base o Base Jump es una peligrosa disciplina que gana adeptos en todo el mundo. Consiste en saltar al vació desde un lugar fijo (muchas veces un edificio, una antena o un puente) con un paracaídas que debe abrirse en el trayecto para aterrizar sin problemas.

Un joven sueco lo intentó el sábado pasado desde un edificio de 24 pisos en pleno invierno en la zona de Kungsholmen en Estocolmo, mientras sus amigos lo filmaban desde la calle.

Pero algo salió mal y el paracaídas no se abrió. El hombre golpeó contra el asfalto tras una caída libre de 75 metros.

Pero milagrosamente sobrevivió.

Sus amigos lo llevaron a un hospital, donde fue tratado por algunas fracturas y lesiones serias, pero su vida está fuera de peligro, según reportó el Daily Mail.

La policía de Estocolmo dijo que el salto base desde edificios no es ilegal, siempre que se tenga la autorización del edificio para utilizar la azotea desde la que se realiza.

LEA MÁS: