El cartel en la entrada de las oficinas de Coincheck en Tokio, allanadas por la Policía este viernes (Reuters)
El cartel en la entrada de las oficinas de Coincheck en Tokio, allanadas por la Policía este viernes (Reuters)

El precio del bitcoin se hundió un 20 por ciento en los mercados nipones al conocerse que las autoridades de Japón registraron hoy la sede del operador Coincheck para investigar su situación financiera a raíz del reciente ciberataque.

El bitcoin llegó a cotizarse hoy a 8.011 dólares, pasadas las 10:30 hora de Japón (01:30 GMT) en Coincheck y BitFlyer, dos de los principales mercados.

Pero a las 12:30 GMT, fluctuaba entre USD 7.600 y 7.700 en los sitios Coindesk y Bitstamp. Luego volvió a escalar hasta situarse cerca de los 9 mil dólares y recuperar buena parte de las pérdidas de la jornada.

La cotización en vivo, según el sitio Coindesk:

Sufrió un descenso superior al 10 por ciento durante una hora después de que los medios nipones publicaran la información sobre el registro de Coincheck, y representa una caída intradía acumulada de un 20 por ciento.

Funcionarios de la Agencia de Servicios Financieros (FSA) japonesa entraron hoy en la sede de la casa de cambio en el distrito tokiota de Shibuya con objeto de comprobar si la empresa tiene fondos suficientes para compensar a sus clientes por las pérdidas sufridas en el ciberataque, según recoge la televisión estatal NHK.

El mayor hackeo de criptomonedas

Las autoridades quieren esclarecer si Coincheck tenía separados los activos de sus clientes y los suyos propios, y si cuenta con la liquidez necesaria para reembolsar a sus usuarios los más de 530 millones de dólares (58.000 millones de yenes / 424 millones de euros) desaparecidos en el hackeo perpetrado hace una semana.

Los responsables de la FSA también verificarán si la empresa está corrigiendo las brechas de seguridad que permitieron el ciberataque y si ha ofrecido suficiente información a los 260.000 clientes damnificados por el considerado el mayor hackeo de un mercado de criptomonedas hasta la fecha.

"Queremos asegurarnos de que gestionan el asunto apropiadamente", dijo el ministro nipón de Finanzas, Taro Aso, en una rueda de prensa celebrada tras la reunión del Gabinete.

El operador nipón ha prometido que reembolsará las pérdidas a los afectados, aunque no ha precisado cuándo lo hará ni si dispone de activos propios suficientes como para acometer tal volumen de pagos, mientras que mantiene restringidos servicios como la retirada de yenes y de divisas virtuales.

Los afectados, por su parte, han comenzado a agruparse para hacer presión conjunta sobre la empresa y para preparar acciones legales, según anunciaron a través de Twitter.

Además del registro a Coincheck, que el regulador fiscal nipón ha advertido que podría volver a producirse si las medidas de seguridad que adopta no le parecen satisfactorias, la FSA instó a las otras 31 casas de cambio que trabajan con criptomonedas con sede en Japón a realizar controles de seguridad e informar de sus resultados.

El ciberataque del pasado viernes recuerda al que sufrió la también firma japonesa Mt. Gox en 2014, declarada en quiebra tras su hackeo, y ha vuelto a poner de manifiesto las debilidades de las casas de cambio de criptomonedas, lo que parece generar dudas crecientes entre los inversores en estos mercados.

(Con información de EFE)

LEA MÁS: