Un comando de hombres armados causó la explosión del oleoducto libio que conduce a la terminal de Al Sider, en Cirenaica. Según fuentes militares de Libia, los terroristas llegaron al lugar a bordo de dos automóviles y socavaron la planta con explosivos. Aún nadie se atribuyó la autoría de la acción, explicó la agencia ANSA.

Las imágenes tomadas a distancia muestran una enorme columna de humo negro. Se estima que las exportaciones de petróleo libio pronto caerán a 90 mil barriles por día.

El oleoducto, que fue impactado en cercanías de la localidad de Marada, norte del país, pertenece a la compañía Waha, subsidiaria de la compañía nacional petrolera (NOC) y declaró una producción de 260 mil barriles diarios.

Waha es un grupo de inversión entre la companía libia NOC junto a Hess, Marathon Oil y ConocoPhillips. Tras la explosión, el bombeo de crudo a la terminal quedó interrumpido de manera temporal.

El establecimiento de Al-Sider, en Cirenaica, se halla bajo control político y militar del general Khalifa Haftar y no está lejos de otra terminal estratégica, la de Ras Lanuf. Entre ambas concentran el grueso de la producción petrolífera local.

LEA MÁS: