Nikki Haley (AP)
Nikki Haley (AP)

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, aseguró este jueves que Irán fabricó el misil que los rebeldes hutíes de Yemen lanzaron contra Arabia Saudita a principios de noviembre.

En una conferencia de prensa en la Base Conjunta Anacostia-Bolling, a las afueras de Washington, Haley mostró los restos de un misil de supuesta fabricación iraní y aseguró que "es una prueba inequívoca".

Irán reaccionó inmediatamente afirmando que las pruebas presentadas por la diplomática han sido "fabricadas" y que sus acusaciones no tienen fundamento.

Haley dijo en una rueda de prensa en Washington que el 4 de noviembre fue interceptado cerca del aeropuerto de Riad un misil disparado por los hutíes.

“Fue fabricado en Irán y luego enviado a los milicianos hutíes en Yemen”

"Fue fabricado en Irán y luego enviado a los milicianos hutíes en Yemen", explicó.

"Desde ahí fue lanzado contra un aeropuerto civil con el potencial de matar a cientos de civiles inocentes en Arabia Saudita".

Rebeldes hutíes en Yemen (AFP PHOTO / MOHAMMED HUWAIS)
Rebeldes hutíes en Yemen (AFP PHOTO / MOHAMMED HUWAIS)

Irán negó "categóricamente" las acusaciones, al subrayar que "no tienen fundamento y al mismo tiempo son irresponsables, provocadoras y destructivas", declaró el portavoz de la misión iraní en Naciones Unidas, Alireza Miryousefi.

"El gobierno estadounidense tiene una agenda y constantemente engaña a la opinión pública para que crea casos que se inventan", agregó.

La misión iraní señaló además que las acusaciones de Haley tienen el objetivo de desviar la atención de la guerra en Yemen, en la que Arabia Saudita -aliado de Estados Unidos- lidera una coalición militar.

"Estas hipérboles" tienen una función en la agenda de Estados Unidos en Oriente Medio, incluido su "apoyo inquebrantable al régimen israelí".

Estados Unidos forma parte del acuerdo que en 2015 alcanzaron Irán y otras cinco grandes potencias (Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania), que prevé la congelación y suspensión de amplias actividades atómicas de la República Islámica, con el objetivo de alargar a 12 meses el teórico plazo para la producción de armas nucleares de parte iraní.

A cambio, la comunidad internacional levantó sus sanciones comerciales, diplomáticas y nucleares contra la República Islámica.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, concedió el pasado 13 de octubre 60 días al Congreso para que se pronuncie sobre la posible reinstauración de sanciones contra Irán, un plazo que ha expirado sin acción parlamentaria.

Si bien Trump no ha cancelado oficialmente al acuerdo nuclear, negociado por su antecesor, el demócrata Barack Obama, suele calificar el tratado como "terrible".

La Administración estadounidense acusa a Irán de violar el espíritu del acuerdo por el desarrollo de un programa de misiles balísticos, aunque el pacto se ceñía exclusivamente al desarrollo de armas nucleares.

Con información de AFP y EFE

LEA MÁS: