Dónde están los hijos del Mayo Zambada liberados en EEUU

Ismael Zambada García, “El Mayo”, es el único capo de la vieja escuela que ha estado toda su vida en el narcotráfico y nunca ha pasado un solo día en la cárcel. Sin embargo, al menos tres de sus hijos no han contado con la misma suerte

La dinastía Zambada es clave en la historia del narcotráfico (Imagen:
Infobae)
La dinastía Zambada es clave en la historia del narcotráfico (Imagen: Infobae)

Ismael Zambada García, “El Mayo”, es el único capo de la vieja escuela que sigue al frente del Cártel de Sinaloa. Es considerado por diversos analistas en seguridad como un criminal sumamente metódico que además posee una inteligencia intimidante. En la era de Joaquín “El Chapo” Guzmán, para muchos Zambada fue el cerebro de la organización y el hombre detrás de los negocios.

Desde hace años “El Mayo” gestiona toda la logística internacional del Cártel de Sinaloa desde su escondite en las montañas. “Es un hombre supremamente inteligente, muy capaz, que ha estado toda su vida en el narcotráfico y nunca ha pasado un solo día en la cárcel”, mencionó Mike Vigil, ex jefe de operaciones internacionales de la DEA.

Sin embargo, al menos tres de sus hijos no han contado con la misma suerte. Se sabe que el capo procreó aproximadamente una decena de hijos con sus seis esposas. “Tengo a mi esposa, cinco mujeres, quince nietos y un bisnieto. Ellas, las seis, están aquí, en los ranchos, son hijas del monte como yo. El monte es mi casa, mi familia, mi protección, mi tierra, el agua que bebo. La tierra siempre es buena; el cielo no”, declaró el cabecilla del Cártel de Sinaloa en la única entrevista que ha concedido en su vida.

Vicente Zambada Niebla, “El Vicentillo”

Vicente Zambada Niebla (Foto: PGR)
Vicente Zambada Niebla (Foto: PGR)

El 19 de marzo de 2009 la detención de un joven narcotraficante sorprendió a los medios de comunicación. La imagen del narco con botas vaqueras y sombrero había quedado atrás. La persona que tenían enfrente era un hombre bien vestido, con un saco negro aterciopelado Armani.

Además de ser uno de los integrantes más importantes de la primera generación de narcojuniors, Vicente Zambada Niebla fue una pieza importante para el Cártel de Sinaloa como coordinador de logística para introducir a Estados Unidos la drogas que llegaba vía Centroamérica.

Él habría sido el coordinador de una reunión entre “El Chapo” Guzmán Loera y representantes de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) para analizar la posibilidad de transportar cocaína en sus contenedores, según fue revelado en el juicio en contra de Guzmán Loera.

La noche del 17 de marzo de 2009 fue detenido en el hotel Sheraton de avenida Reforma por fuerzas federales mexicanas. Ahí había pactado reunirse con agentes de la DEA. En 2010 fue extraditado a Estados Unidos y posteriormente se declaró culpable de conspiración para intentar distribuir droga entre 2005 y 2008.

“El Vicentillo” fue sentenciado en una corte federal en Chicago a 15 años de prisión en mayo de 2019, sin embargo, el castigo se redujo como resultado de su cooperación con las autoridades en el mediático juicio contra “El Chapo” Guzmán, donde fue señalado como traidor por sentarle en la silla de testigos y contar lo que muy bien conocía desde niño sobre la estructura y los detalles de los negocios de la organización criminal fundada por su padre y Guzmán Loera.

El año pasado trascendió que Zambada Niebla ya no se encontraba bajo custodia del Departamento de Prisiones de Estados Unidos (BOP, por sus siglas en inglés). No se especificó cuándo fue liberado y cuál era su situación legal, pero se rumora que ya pudo haber recuperado su libertad bajo el programa de testigos protegidos pese a que todavía faltan dos años para que se cumpla su condena por trafico de más mil millones de dólares en cocaína y heroína.

Serafín Zambada Ortiz

Serafín Zambada se declaró culpable y obtuvo una condena de 66 meses de prisión.
Serafín Zambada se declaró culpable y obtuvo una condena de 66 meses de prisión.

Serafín Zambada Ortiz, hijo menor de “El Mayo, sobrevivió, pero quedó gravemente herido después de un aparatoso accidente carretero ocurrido el pasado 25 de abril en la ciudad de Caborca, en el estado de Sonora.

A través de diversas publicaciones se dio a conocer que un automóvil y un tráiler se impactaron en el kilómetro 129, en el municipio de Caborca, una región que el Cártel de Sinaloa está disputando al grupo criminal de “La Plaza”, que controlan familiares del veterano capo Rafael Caro Quintero.

Serafín Zambada junto a su pareja, identificada como Norma López, de 30 años, y otras dos personas que viajaban en el vehículo sobrevivieron al accidente, ya que fueron rescatados con vida del vehículo, pero en el traslado al hospital falleció la mujer, quien recientemente se había casado con el hijo de Zambada.

Mientras que Serafín fue trasladado a un hospital privado en Hermosillo, donde personal médico y de servicio social confirmó que éste fue intervenido quirúrgicamente por neumotórax y estabilizado, para después ser trasladado por vía aérea desde la capital de Sonora hacia otro hospital privado en la ciudad de Culiacán, en el vecino estado de Sinaloa.

Serafín, apodado “El Flaco”, fue detenido en el cruce fronterizo de Nogales, Dennis DeConcini, en noviembre del 2013, cuando intentaba cruzar hacia Estados Unidos, donde era buscado por la justicia por los delitos de conspirar para el tráfico de 100 kilos de cocaína y más de una tonelada de marihuana.

El hijo menor del “Mayo” se declaró culpable en una Corte Federal en septiembre del 2014, pero fue hasta marzo de 2018 que la jueza Dana M. Sabraw le dictó sentencia de 66 meses, por lo que salió libre en septiembre de ese mismo año.

La juez tomó en consideración una serie de cartas escritas por familiares y amigos del joven, quienes lo describieron como “un hombre de familia”, “cortés”, “inteligente” y “servicial”.

En una carta enviada al tribunal Federal en San Diego, la madre de Serafín, Leticia Ortiz Hernández, escribió: “Los mismos hombres que no hacía mucho apadrinaron a nuestros hijos en la iglesia y prometieron criarlos para ser buenos católicos (los Arellano Félix, en 1990), ahora intentaban matarlos” .

Ismael Zambada Imperial, El Mayito Gordo

Infobae: Gibrán Casas Cedillo
Infobae: Gibrán Casas Cedillo

Ismael Zambada Imperial, también conocido como “El Mayito Gordo”, dejó de estar la semana pasada bajo custodia del Departamento de Prisiones de Estados Unidos (BOP, por sus siglas en inglés), por lo que es muy probable que ya se encuentre cumpliendo los cinco años de excarcelación vigilada ordenados por el tribunal y bajo la supervisión de un oficial de libertad condicional.

Este lunes 27 de junio se informó que sus abogados habían pagado USD 5 millones (100 millones de pesos aproximadamente) a las autoridades de Estados Unidos (EEUU) de la BOP. El acuerdo fue parte de un trato entre su defensa y el gobierno estadounidense, pues aceptó pagar la cantidad de dinero como reparación del daño cometido por los delitos de los cuales fue encontrado culpable.

El pasado 24 de junio, El Mayito Gordo fue sentenciado a nueve años de prisión por el delito de conspiración para el tráfico de drogas en EEUU, pero se rumoró que el hijo del líder del Cártel de Sinaloa podría quedar pronto en libertad debido al periodo de tiempo que ya había pasado en prisión, pues fue capturado desde 2014 y puesto a disposición de las autoridades estadounidenses posteriormente.

Zambada Imperial se encontraba preso en el Centro de Detención Metropolitano de San Diego, en California. Durante su última comparecencia ante el juez Dana Sabraw, perteneciente a la Corte Federal del Distrito Sur de California, El Mayito Gordo expresó arrepentimiento por los crímenes cometidos en territorio estadounidense, pues pidió una disculpa “con el corazón en la mano” a la sociedad por sus acciones.

El 12 de noviembre de 2014 fue detenido en el poblado de La Estancia de Los Burgos, en la sindicatura de El Salado. Se encontraba junto a otros integrantes de Los Ántrax, uno de los brazos armados del Cártel de Sinaloa, identificados como Noé, Francisco, Ramón y Esteban.

En su declaración, Zambada Imperial dijo que la detención no se correspondió con la versión oficial de las autoridades. Él mismo detalló que se escabulló en los montes de la sierra sinaloense por más de cuatro horas hasta que elementos de la Secretaría de la Marina Armada de México lo apresaron en un inmueble donde trabajaban albañiles.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR