Texas: hace 136 años el estado se separó de México y se convirtió en una República

El 14 de mayo de 1836 se firmó el Tratado de Velasco, con el que Antonio López de Santa Anna, en ese momento presidente de México, reconocía la independencia de Texas

Un día como hoy, 14 de mayo de 1836, se firmaron los Tratados de Velasco, con los que México reconocía la independencia de Texas.
Un día como hoy, 14 de mayo de 1836, se firmaron los Tratados de Velasco, con los que México reconocía la independencia de Texas.

A lo largo de la historia de México, el territorio de la nación se ha modificado. Cuando los conquistadores españoles llegaron a Tenochtitlan y lograron la Conquista, comenzaron a explorar diferentes territorios cercanos, entre ellos, en el norte de México.

Los primeros conquistadores en llegar a Texas fueron los españoles, alrededor de 1520, y aunque no establecieron ninguna colonia, son considerados los “descubridores” de ese territorio.

Posteriormente, de 1685 a 1690, Francia estableció un asentamiento en Texas por equivocación, pues los exploradores franceses creyeron que habían llegado al Río Mississippi. De 1690 a 1821, España, a través del Virreinato de la Nueva España, tuvo el control oficial del territorio. La mayoría de los españoles que permanecieron en Texas fueron misioneros católicos que trataban de convertir a los nativos del área mediante las “Misiones” católicas.

Cuando México logró su independencia de España, en 1821, el territorio mexicano era inmenso, pues además de tener el que actualmente se conoce, también tenía anexados algunos estados que actualmente pertenecen a Estados Unidos, así como algunos países centroamericanos.

Santa Anna fue tomado prisionero por los texanos rebeldes, por lo que se vio obligado a firmar el Tratado de Velasco. (Foto: Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México)
Santa Anna fue tomado prisionero por los texanos rebeldes, por lo que se vio obligado a firmar el Tratado de Velasco. (Foto: Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México)

Poco a poco, esta imagen fue cambiando. Uno de los hechos que modificaron de manera definitiva el territorio actual de México fue el de la independencia de Texas, que pertenecía al país, para posteriormente perder otros territorios.

En 1824, el Gobierno central de la Ciudad de México comenzó a dividir el territorio en provincias, formando así el estado de Coahuila y Tejas, y permitió el establecimiento de colonos extranjeros. Sin embargo, ante la rebeldía de estos frente al Gobierno en la capital mexicana, en 1830 comenzó a prohibirse el asentamiento de migrantes estadounidenses.

Con el ascenso de Antonio López de Santa Anna al poder y las reformas centralistas que realizó a la Constitución, los habitantes texanos comenzaron a inconformarse y a contemplar la posibilidad de independizarse.

Y es que luego de que México lograra independizarse de España, los Estados Unidos pusieron especial atención en Texas, un territorio de 665 mil 662 kilómetros, y en varias ocasiones propuso comprarlo, sin embargo, en todos los intentos, el gobierno mexicano se negó.

10 años después de la independencia de Texas, esta se anexó a Estados Unidos, lo que desembocó en la Guerra entre Estados Unidos y México.
10 años después de la independencia de Texas, esta se anexó a Estados Unidos, lo que desembocó en la Guerra entre Estados Unidos y México.

Para 1835, la situación alcanzó un punto de no retorno, y para marzo de 1836 Texas declaró su independencia de México. En abril de ese mismo año, Santa Anna emprendió la carrera hacia el norte con un ejército de 6 mil hombres, para someter a la provincia rebelde. Al llegar a territorio texano, se da la primera batalla en la Misión religiosa del Álamo.

Esta batalla conocida como La Batalla del Álamo, concluyó con una victoria para los mexicanos, lo que les permitió avanzar hasta San Jacinto, en donde Santa Anna y su ejército pierden decisivamente, por lo que se toma prisionero al presidente mexicano y un día como hoy, 14 de mayo, pero de 1836, se le obliga a firmar el Tratado de Velasco, que estableció la retirada de las tropas mexicanas de Texas, así como su independencia.

Dicho tratado se firmó en el Puerto de Velasco, en Texas. Este no puso fin al enfrentamiento entre los ejércitos mexicano y las tropas independentistas texanas, pues el Congreso mexicano se negó a reconocerlo y declaró a Texas como un estado rebelde.

10 años después, en 1846, Texas se anexa a Estados Unidos, lo que trajo como consecuencia en inicio de una guerra entre México y Estados Unidos, que se prolongó hasta 1848, cuando perdió México y se firmó el Tratado de Guadalupe Hidalgo, en el que se establecerían los límites definitivos entre ambos países.

Con este último tratado, México perdió casi la mitad de su territorio, pues se anexaron a Estado Unidos los territorios de California, Nevada, Utah, Nuevo México, Texas, Colorado, Arizona y partes de Wyoming, Kansas y Oklahom. Además se recalcó que México renunciaría a todo reclamo sobre Texas y la frontera se estableció en el Río Bravo.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR