Violencia en Colima: cuatro cadáveres abandonados y cinco ejecutados

La irrupción de diferentes cárteles de la droga supuso el inicio de una sangría en el estado

Imagen de archivo. En los límites entre Michoacán y Colima fueron encontrados cuatro cadáveres  (Foto: EFE/ Juan Manuel Villaseñor)
Imagen de archivo. En los límites entre Michoacán y Colima fueron encontrados cuatro cadáveres (Foto: EFE/ Juan Manuel Villaseñor)

Este lunes, Colima (en la costa del Pacífico) vivió uno de los días más violentos, de lo que va del 2022. De acuerdo con los reportes locales, cinco personas fueron asesinadas en la entidad y cuatro cadáveres fueron localizados.

De acuerdo con la Fiscalía General del Estado, en la ciudad Villa de Álvarez fueron localizados los cuerpos de tres personas sin vida. Los cadáveres presentaban huellas de violencia y se encontraban atados de pies y manos.

En la carretera que conduce a Buenavista en el poblado de Cuauhtémoc (en la zona norte del estado), fue abandonado un cuerpo. Cerca de una telesecundaria del municipio de Armería se halló un cadáver en estado de descomposición.

Finalmente en Tecomán (en los límites de Colima con el estado de Michoacán) se localizaron los restos óseos de cuatro personas.

Desde el 2010, Colima -entidad que limita con los estados de Jalisco, Michoacán y con el océano Pacífico-, comenzó a padecer un recrudecimiento en la violencia, principalmente generada por el crimen organizado.

De acuerdo con autoridades estatales, el surgimiento de las autodefensas en Michoacán para combatir a Los Caballeros Templarios, ocasionó que la organización criminal se movilizaran a Colima, lo que llevó a estas tierras un recrudecimiento en la violencia.

Entre 2000 y 2009 se perpetraron en la entidad 50 asesinatos al año, en promedio, pero a partir del 2010, al comienzo de la administración del ex gobernador priista Mario Anguiano (2009-2015), las cosas cambiaron.

Su gobierno transcurrió bajo la sospecha de tener vínculos con el narcotráfico. A pesar de que antes de asumir como mandatario estatal, Anguiano Moreno reprobó un cuestionario (acompañado de un detector de mentiras) en el que se le hicieron preguntas sobre si tenía algún tipo de relación con gente del narcotráfico, tomó posesión del cargo.

Durante su sexenio la violencia en Colima se desató y al término de éste, Moreno fue acusado de desviar más de 2.000 millones de pesos del erario público. Poco después fue sancionado a pagar una multa de 45 millones de pesos y fue inhabilitado por 23 años para ocupar un puesto público.

En 2010 fue asesinado el ex gobernador Silverio Cavazos Ceballos cuando paseaba a su perro afuera de su casa, en la colonia Jardines de Vistahermosa. Según datos de la Secretaría de Seguridad Pública federal, en ese año se cometieron 93 homicidios dolosos; en 2011,165; en 2012, 287. Aunque en 2013 y 2014 hubo una baja en el número de asesinatos, en el 2015 comenzó un nuevo repunte.

Las autoridades atribuyeron el incremento en los homicidios al enfrentamiento entre los Cárteles de Sinaloa (CDS), el de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y lo que queda de Los Caballeros Templarios y La Familia Michoacana.

A inicios de 2016, ya bajo el gobierno del actual gobernador, el también priista José Ignacio Peralta, se dio a conocer un perfil de Facebook titulado “Sinaloa ya está en Colima” en el que se advertía de la presencia en la entidad del grupo criminal, ahora encabezado por Ismael el Mayo Zambada, y amenazaba con que “había llegado la barredora” en contra del Cártel Jalisco Nueva Generación.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR