Adiós al IVA en productos de higiene menstrual en 2022: “Era un impuesto sexista y discriminatorio”

Martha Tagle, una de las principales impulsoras de la iniciativa en el Congreso, contó a Infobae que este es el primero de varios pasos que buscan dar desde el activismo en busca de brindar una menstruación digna en México

El 28 de mayo Menstruación Digna México realizó una una protesta pacífica para pedir una menstruación diga. (Foto: Twitter/@diga_mx)
El 28 de mayo Menstruación Digna México realizó una una protesta pacífica para pedir una menstruación diga. (Foto: Twitter/@diga_mx)

En unos días más una iniciativa sin precedentes será promulgada en México: tasa cero de IVA en productos de higiene menstrual. Ambas cámaras del Congreso lo aprobaron ya en la Miscelánea Fiscal para el próximo 2022. Un paso grande en a favor de las personas menstruantes en el país, pero también en la causa feminista y de aquellas que viven en condiciones vulnerables.

Así, a partir del próximo 1 de enero de 2022, todos los productos de higiene menstrual en México, como toallas sanitarias y tampones, deberán ser vendidos sin el monto correspondiente al impuesto, es decir, un 16% por ciento más baratos. La misma Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) será la encargada de verificar que a partir de dicha fecha el descuento sea efectivo.

La iniciativa que ahora es una realidad ha sido impulsada desde el movimiento “Menstruación Digna”, un grupo de organizaciones que buscan la gratuidad y la eliminación del IVA a los productos de gestión menstrual. La propuesta que traían desde hace al menos dos años era reformar el artículo 2°-A de la Ley del Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA) para considerar dichos productos dentro de la llamada “tasa cero”, tomando en cuenta que son indispensables para un proceso fisiológico natural.

Martha Tagle, hasta hace unos meses diputada por el partido Movimiento Ciudadano (MC), ha sido una de las principales impulsoras de esta iniciativa en el legislativo. Ella recuerda como llegar hasta este punto ha sido el producto de al menos dos años de arduo trabajo y de no quitar el dedo del renglón en el Congreso, donde no hace mucho la idea de quitar el impuesto a los productos de higiene menstrual simplemente no hacía sentido.

La política explicó a Infobae que el primer paso para este logro fue poner el tema sobre la mesa, ya que no se hablaba mucho sobre eso. Después, brindar toda la información sobre por qué esta medida es necesaria, desde el punto de vista médico hasta el económico y tributario. Pero más allá de eso, reconoce que lo especialmente complicado fue cambiar, con puros datos, la mentalidad al respecto de los actores de la actual administración.

Martha Tagle, política y activista de Menstruación Digna (Foto: Cuartoscuro)
Martha Tagle, política y activista de Menstruación Digna (Foto: Cuartoscuro)

“Lo difícil fue, en un principio, el desconocimiento sobre el tema de a menstruación (...) y de fondo, la parte más compleja, desde Hacienda no querían dejar de percibir este fondo”, explica la política, “se resistía el propio gobierno a dejar de percibir los ingresos del impuesto por productos menstruales”.

Y es que en 2020 todavía había legisladores en la cámara baja que argumentaban que quitar el IVA en productos menstruales era los mismo que quitarlo a los rastrillos, por ejemplo, que los hombres usan para quitarse la barba, poniendo al nivel de un proceso fisiológico el crecimiento de vello. Pero ahora, fue desde el mismo Ejecutivo que se hizo la propuesta presupuestal de eliminar el impuesto a dichos productos.

Tagle piensa que el cambió de opinión desde el gobierno radicó, sobretodo, en la vulnerabilidad de las personas que menstrúan y que viven en situación de pobreza.

Mujeres pertenecientes a la organización Menstruación Digna México realizaron una protesta (Foto: EFE/Sáshenka Gutiérrez)
Mujeres pertenecientes a la organización Menstruación Digna México realizaron una protesta (Foto: EFE/Sáshenka Gutiérrez)

Las cifras la respaldan: una mujer necesita 360 toallas o tampones promedio al año. En México hay más de 64 millones de personas que menstrúan en edad reproductiva, que en condiciones normales, gastarían entre 425 y 1,220 pesos (19.58 y 56.20 dólares) anuales en artículos de higiene menstrual. Ese gasto, representaría hasta el 8% del ingreso total mensual de una familia en situación de pobreza conformada por al menos dos personas que menstrúan.

Se trata de un impuesto que tenía “un corte sexista y discriminatorio”, advierte Tagle, “este tipo de impuestos deja claro que la política fiscal también tiene impactos de género diferenciados y esa argumentación fue muy importante”, reconoce, para que el Ejecutivo virara en su decisión, “los impuestos también pueden tener una afectación diferente en la vida de las mujeres y los hombres, y este impuesto que solo pagaban las mujeres (y personas menstruantes) es un claro ejemplo”.

Lo que sigue en la lucha por una menstruación digna, señala Tagle, es el trabajo que todos los colectivos congregados están realizando para impulsar la gratuidad de esos productos. De manera inmediata tienen ya una propuesta de reforma en la Cámara de Diputados que busca que toallas sanitarias y tampones sean distribuidos sin costo en las escuelas. También impulsaron ya un exhorto para brindar el mismo servicio a las reclusas del país. Y están ya tratando con el gobierno que los productos necesarios para la menstruación sean agregados a las canastas básicas que se entregan, mediante programas sociales, a personas de bajos recursos.


MÁS SOBRE ESTE TEMA:



TE PUEDE INTERESAR