A dos años del “Culiacanazo”: los estragos de la liberación de Ovidio Guzmán

¿Dónde está Ovidio? ¿Qué hace? Son dos grandes interrogantes a 730 días de la derrota del gobierno mexicano

Ovidio Guzmán López (Ilustración: Jovani Pérez Silva/ Infobae México)
Ovidio Guzmán López (Ilustración: Jovani Pérez Silva/ Infobae México)

La última vez que se le vio llevaba puesto un escapulario y una camisa azul celeste de la marca Purificación García. —”¡Paren todo, ya me entregué!”, dijo.

Ovidio Guzmán López, hijo y heredero de Joaquín el Chapo Guzmán, había sido capturado por un grupo de militares cuya intención era la extradición del líder del Cártel de Sinaloa. Sin embargo, obtendrían algo distinto: una exhibición de derrota del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que “dobló las manos” ante el poder fáctico que — en unas cuantas horas— mostró el Cártel de Sinaloa, el cual es considerado por las autoridades estadounidenses como el más poderoso del país.

El saldo de aquellos estragos ocasionados por la fracasada acción militar del 17 de octubre de 2019, sigue en suma. De acuerdo con la Comisión Estatal de Atención Integral a Víctimas (CEAIV) que desde aquel año han atendido 44 casos — el de tres personas fallecidas, cinco lesionadas, cinco robos de autos, 24 vehículos dañados y 2 locales comerciales.

Las medidas de apoyo suman un monto de 131 mil 804 y que, según la CEAIV fueron distribuidos de esta manera: 36 mil 100 para apoyo material; 11 mil 704 para atención médica; 10 mil 440 para asistencia psicológica y 73 mil 524 para gastos funerarios.

A 730 días del evento (conocido también como Jueves Negro), la Comisión Estatal de Atención Integral a Víctimas ha señalado que la ayuda monetaria aprobada en el Congreso del Estado en el Presupuesto de Egresos 2019 no ha llegado. Los recursos, aproximadamente 10 millones de pesos está integrado en el Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral.

La detención de Ovidio Guzmán López, uno de los líderes del Cártel de Sinaloa e hijo del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán,  provocó que un “ejército” de cerca de 300 sicarios tomara por asalto la ciudad de Culiacán.
(Foto: JUAN CARLOS CRUZ /CUARTOSCURO)
La detención de Ovidio Guzmán López, uno de los líderes del Cártel de Sinaloa e hijo del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán, provocó que un “ejército” de cerca de 300 sicarios tomara por asalto la ciudad de Culiacán. (Foto: JUAN CARLOS CRUZ /CUARTOSCURO)

Dónde está Ovidio Guzmán. La casi nula información respecto al caso de Ovidio Guzmán abre nuevas interrogantes sobre dónde está y que hace el hijo del Chapo Guzmán.

Hasta el momento, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no ha hablado de algún esfuerzo para capturarlo, ni si quiera existe una orden de aprehensión en su contra. Los expertos en narcotráfico, centrados en el Cártel de Sinaloa, advierten que Ovidio y sus hermanos, Alfredo e Iván Guzmán, conocidos como Los Chapitos siguen operando de manera normal.

El operativo fallido contra Ovidio Guzmán reveló un caos en coordinación de cuerpos de seguridad 
(Foto: CUARTOSCURO)
El operativo fallido contra Ovidio Guzmán reveló un caos en coordinación de cuerpos de seguridad (Foto: CUARTOSCURO)

El 17 de octubre de 2019 ha pasado a la historia como el día en que el Cártel de Sinaloa humilló al Estado mexicano, y es conocido como el Culiacanazo. Ese día, fuerzas federales detuvieron a Ovidio Guzmán López, hijo del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán, acción que desató una guerra provocando pánico entre los habitantes de Culiacán, Sinaloa. La violencia culminó con la liberación del hijo del capo.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aceptó haber dado la orden de liberar a Ovidio Guzmán para salvaguardar la integridad de la población, pues la gente del Cártel de Sinaloa podía provocar daño a la gente inocente, incluidas las familias de los militares.

El Culiacanazo provocó el daño de la reputación de una persona y una institución, de lo cual no han podido recuperarse: el presidente López Obrador y el mismo Ejército mexicano.

Otro de los afectados en su reputación fue el ex secretario de Seguridad Ciudadana federal y actual gobernador de Sonora, Alfonso Durazo. “Fue la abdicación suprema de asumir la responsabilidad por la seguridad en el país, salió a mentir el mismo día del culiacanazo sobre lo que había sucedido”, dijo el especialista en seguridad Alejandro Hope en entrevista con Infobae México.

El violento evento dejó mal parado al gobierno mexicano ante la sociedad y en el mundo, en especial con Estados Unidos, a grado tal que se le considera un ridículo del mismo tamaño que las fugas del Chapo Guzmán.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR