¿Por qué se celebra a Miguel Hidalgo y no a Agustín de Iturbide en las fiestas patrias? Un académico de la UNAM lo explica

Según AMLO en México se aprecia más a Miguel Hidalgo por sus orígenes e ideales

CIUDAD DE MÉXICO, 15SEPTIEMBRE2021.- Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, en compañía de la investigadora y primera dama Beatriz Gutiérrez Müller encabezaron el grito que conmemora el 211 aniversario del inicio de la Independencia de México. 
FOTO: GALO CAÑAS/CUARTOSCURO.COM
CIUDAD DE MÉXICO, 15SEPTIEMBRE2021.- Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, en compañía de la investigadora y primera dama Beatriz Gutiérrez Müller encabezaron el grito que conmemora el 211 aniversario del inicio de la Independencia de México. FOTO: GALO CAÑAS/CUARTOSCURO.COM

El 16 de agosto, durante la ceremonia por el desfile militar que se lleva a cabo cada año con motivo de las fiestas patrias, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador habló acerca de cómo en México se aprecia más a Miguel Hidalgo que a Agustín de Iturbide.

En un boletín publicado por la Universidad Nacional Autónoma de México donde se recoge el análisis que hace el investigador del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) Fernando Vizcaíno Guerra se explican las razones por las que esto ocurre así. En el artículo además se dan varias explicaciones acerca de por qué las y los mexicanos tienen un alto sentido de pertenencia y orgullo nacional.

En general la conclusión a la que llega Vizcaíno Guerra es similar a la del presidente López Obrador: “A los mexicanos nos importa más el iniciador, Hidalgo, que Iturbide, el consumador”. Sin embargo, el análisis del investigador de la UNAM es más profundo que el del mandatario.

El padre de la patria tuvo vicios y defectos poco conocidos por los mexicanos, que van desde las apuestas hasta una vida social llena de excesos. (Imagen: Infobae México)
El padre de la patria tuvo vicios y defectos poco conocidos por los mexicanos, que van desde las apuestas hasta una vida social llena de excesos. (Imagen: Infobae México)

López Obrador se limita a asegurar que esta preferencia se debe a que “el cura era defensor del pueblo raso y el general realista representaba a los de arriba y solo buscaba ponerse la diadema imperial”. Mientras tanto, Vizcaíno Guerra explica que la conformación de este tipo de símbolos nacionales tiene más que ver con las manera en qué versión de la historia conviene más a las élites en el poder:

“¿Por qué se exalta a Miguel Hidalgo y no a Agustín de Iturbide que fue quien consumó la Independencia?  Las distintas élites mexicanas, las generaciones del liberalismo mexicano, dependiendo de sus intereses seleccionaron ciertos símbolos de la identidad, de los pueblos y de las regiones”, explica el investigador.

A través de la explicación del académico se puede entender también algunas de las razones por las que AMLO se pronuncia a favor de Hidalgo a través de su discurso y lo identifica con los ideales que guían su llamada Cuarta Transformación y del partido que lo llevó a la presidencia, el Movimiento Regeneración Nacional.

Foto: Presidencia de México.
Foto: Presidencia de México.

En su discurso Andrés Manuel López Obrador continúa con su explicación sobre la preferencia de Hidalgo por encima de otros como Agustín de Iturbide: “Hidalgo fue otra cosa. A él le tocó con Allende, Aldama, Jiménez y otros dirigentes populares enfrentar a la oligarquía dominante y proclamar la abolición de la esclavitud. El pensamiento de Hidalgo era subversivo. Nada en su personalidad lo distanciaba de ser un revolucionario y no se andaba por las ramas”.

Miguel Hidalgo incluso conecta con las inclinaciones espirituales de López Obrador. El vínculo se vuelve patente cuando el mandatario expresó en su discurso: “Al mismo tiempo, Hidalgo era un hombre profundamente humano, un auténtico cristiano. Así lo demuestra el hecho de que, para evitar el degüello de miles de oponentes realistas, pero también de inocentes, prefirió quedarse en el cerro de Las Cruces y no tomar la Ciudad de México que estaba prácticamente rendida”.

Para Vizcaíno, otro de los elementos que han permitido la conformación de una identidad nacional -vista desde el discurso de las élites gobernantes- está la religión. El investigador invoca a manera de ejemplo la imagen de la Vírgen de Guadalupe como uno de los símbolos más importantes en la construcción de una identidad nacional.

No solamente se trata del estandarte que cargó, según cuenta la historia oficial, el propio Miguel Hidalgo en el Grito de Independencia, sino que ha evolucionado hasta volverse un símbolo aparentemente supera a lo político: “Por eso los mexicanos en Estados Unidos la portan en sus playeras, bufandas, en cuadros y la han colocado en iglesias católicas o incluso cristianas no católicas. Se puede decir que son mexicanos no tanto por su relación con las instituciones del Estado, sino por su relación con la imagen de la Virgen”.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR