COVID-19 en México: autoridades de Salud modificaron 8 de 10 puntos a considerar en el riesgo epidémico

La vacunación contra la COVID-19 ya impactó la manera en que la SSA calcula el riesgo epidemiológico

Jóvenes hacen fila para ser vacunados contra la covid-19 en un modulo de vacunación de la Ciudad de México (México). EFE/ Sáshenka Gutiérrez/Archivo
Jóvenes hacen fila para ser vacunados contra la covid-19 en un modulo de vacunación de la Ciudad de México (México). EFE/ Sáshenka Gutiérrez/Archivo

A partir del avance en el programa de vacunación contra la COVID-19 en México, las Secretaría de Salud (SSA) ha registrado el impacto que la inmunización de los sectores de la población con mayor riesgo en la tercera ola de la pandemia. Ahora, los mayores de 29 años son quienes están esperando la segunda dosis de la vacuna contra el virus SARS-CoV-2, mientras que a partir del próximo mártes se comenzará la inmunización para las y los mayores de 18 años.

En la primera y segunda ola de la pandemia, tanto las cifras de casos positivos de COVID-19, como de hospitalizaciones y defunciones, crecían de manera simultánea, aunque con diferentes intensidades. Ahora, con la fracción de la población que tiene una mayor posibilidad de padecer un cuadro grave o letal de la enfermedad ya vacunada, las cifras de casos positivos aumentan, mientras que las hospitalizaciones y defunciones no han tenido cambios tan agresivos.

Sin embargo, esto no quiere decir que las personas menores de 30 años no tengan la posibilidad de fallecer en un hospital en caso de ser contagiadas. En la Ciudad de México, además de la curva de crecimiento en los números de contagios, también está incrementando el número de personas que mueren o que son hospitalizadas por el virus SARS-CoV-2. Tanto así que la capital regresó a semáforo naranja a partir de mañana, por órdenes de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbuam.

La jefa de Gobierno de la capital mexicana, Claudia Sheinbaum. EFE/José Pazos/Archivo
La jefa de Gobierno de la capital mexicana, Claudia Sheinbaum. EFE/José Pazos/Archivo

Aún así, la SSA “evaluó la metodología del semáforo de riesgo epidémico para una nueva calibración de los indicadores” según el comportamiento de la pandemia ahora que ya hay una fracción de la población vacunada. Esta recalibración afectará la manera en que se calcula el semáforo de riesgo a nivel nacional.

El propósito de la Secretaría de Salud es que las entidades puedan pasar más tiempo en un nivel verde o amarillo de riesgo, y que cuando se pasen a niveles naranjas o rojos sea porque ya hay necesidad de tomar medidas drásticas.

Las autoridades sanitarias pretenden que, mientras un virus tenga el potencial de ser “endémico”, que los estados estén en riesgo de bajo y moderado. Mientras que los riesgos alto y máximo se reserven para virus que tengan un potencial epidemiológico más grave.

People walk near Zocalo Square, as the coronavirus disease (COVID-19) outbreak continues, in Mexico City, Mexico July 24, 2021. REUTERS/Luis Cortes
People walk near Zocalo Square, as the coronavirus disease (COVID-19) outbreak continues, in Mexico City, Mexico July 24, 2021. REUTERS/Luis Cortes

Antes, el nivel de riesgo naranja abarcaba un rango más amplio con respecto a los otros. Es decir, “El 20% del semáforo era el nivel bajo (verde), 20% el nivel moderado (amarillo), 40% el nivel alto (naranja) y 20% nivel máximo (rojo)”. Ahora, se volvieron a repartir las proporciones, para que cada nivel ocupe un 25%, de tal forma que la mitad del semáforo es para niveles bajos y moderados de riesgo, mientras que la otra mitad será para niveles altos y máximos.

La SSA modificó tanto la importancia de los indicadores con los que se calcula el nivel de riesgo, como la porporcion que cada nivel (verde, amarillo, naranja o rojo) ocupa en el semáforo.

Los 10 indicadores de riesgo son las cifras como el número de contagios, hospitalizaciones y defunciones. Dependiendo de cuántos de estos indicadores presentan datos preocupantes, es el nivel de riesgo que se estima con el semáforo.

MEX9178. SALTILLO (MÉXICO), 07/04/2021.- Una señora es vacunada hoy contra la covid-19, en un modulo instalado en La Arena Saltillo, en el norteño estado de Coahuila (México). México atraviesa la pandemia de covid-19 con aciertos, insuficiencias en su sistema de salud y un presupuesto limitado, aunque ha logrado una exitosa reconversión hospitalaria que evitó el colapso del sistema mientras avanza en su plan de inmunización. EFE/Miguel Sierra
MEX9178. SALTILLO (MÉXICO), 07/04/2021.- Una señora es vacunada hoy contra la covid-19, en un modulo instalado en La Arena Saltillo, en el norteño estado de Coahuila (México). México atraviesa la pandemia de covid-19 con aciertos, insuficiencias en su sistema de salud y un presupuesto limitado, aunque ha logrado una exitosa reconversión hospitalaria que evitó el colapso del sistema mientras avanza en su plan de inmunización. EFE/Miguel Sierra

Los indicadores son: tasa de incidencia de casos estimados activos por cien mil habitantes; tasa de mortalidad por cien mil habitantes; tasa de casos hospitalizados por cien mil habitantes; porcentaje de camas generales ocupadas en los hospitales de la Red IRAG; porcentaje de camas con ventilador ocupadas en los hospitales de la Red IRAG; porcentaje semanal de positividad al virus SARS-CoV-2; tendencia de casos hospitalizados por cien mil habitantes; tendencia de casos de síndrome COVID-19 por cien mil habitantes; y la tendencia de la tasa de mortalidad por cien mil habitantes.

Anteriormente, los 10 indicadores tenían el mismo peso a la hora de calcular el semáforo de riesgo: el 10%. Sin embargo, ahora se le redujo el valor de los casos estimados activos, que bajó al 5%, para dar más importancia al porcentaje de ocupación hospitalaria, que ahora tendrá un peso del 15% en el cálculo del riesgo epidémico.

SEGUIR LEYENDO: