Samulá o X´Kekén: cinco maravillosos cenotes para visitar en Yucatán

En algunos de estos espectaculares espacios de agua han encontrado ofrendas y joyería

Cenote X´Kekén. (Foto:yucatan.gob.mx)
Cenote X´Kekén. (Foto:yucatan.gob.mx)

Los cenotes son inmensos pozos naturales de gran profundidad, los cuales se alimentan de la lluvia o filtración de agua del río. Viene del vocablo maya ts’ono’ot o d’zonot, que significa “caverna con depósito de agua”, y según las creencias eran lugares de respeto donde se realizaban rituales.

De acuerdo con el gobierno del estado, en el fondo de algunos cenotes se ha encontrado abundante cantidad de ofrendas y joyería que aparentemente fue arrojada a las profundidades después de sacrificios humanos. También se han hallado restos de cerámica y de utensilios destinados a ceremonias religiosas.

En ese sentido, aquí daremos a conocer algunos ejemplos de los más hermosos cenotes que tiene el estado de Yucatán, famoso por sus espectaculares playas y zonas arqueológicas como la de Chichén Itzá.

En general, en la Península de Yucatán, integrada por las entidades de Quintana Roo, Campeche y Yucatán hay alrededor de 8,000 cenotes, aunque el número total de cenotes no se ha estimado por la dinámica existente de su formación. Tan solo en el estado de Yucatán hay aproximadamente 3,020 cenotes, aunque no todos son adecuados para nadar, bucear o practicar snorkel.

Cenote X´Kekén. (Foto:yucatan.gob.mx)
Cenote X´Kekén. (Foto:yucatan.gob.mx)

Algunos cenotes en el estado de Yucatán son:

X´Kekén

Esta majestuosa cavidad tiene una divertida leyenda, pues cuenta la historia que un campesino que buscaba a su cerdito lo encontró al caer en el cenote llamado x’kekén, que en maya significa cerdo, de ahí su nombre.

Es también llamado Dzitnup y se puede acceder con facilidad por unas escalinatas que llegan hasta el lago de color turquesa.

Los turistas pueden maravillarse con el agua limpia, muy clara y poco profunda, lo que permitirá nadar o sumergirse sin problema.

Está ubicado en la finca rústica marcada con el número 2232 en la comunidad de Dzitnup, municipio de Valladolid. Se tendrá que tomar la carretera Mérida-Valladolid. Tres kilómetros antes de Valladolid habrá una desviación a la comunidad de Dzitnup, llegando al campo de fútbol, a la izquierda está el cenote Samulá y a la derecha está el cenote X’Kekén.

Cenote Samulá. (Foto:yucatan.gob.mx)
Cenote Samulá. (Foto:yucatan.gob.mx)

Samulá

De aguas cristalinas y un maravilloso color turquesa, esta caverna subterránea es de las que más sorprende a turistas, debido a su belleza natural rodeada de estalactitas y amplio espacio para nadar.

En este hermoso espacio también se podrán admirar las ramificaciones de los árboles que cuelgan alrededor del hueco iluminado.

Se encuentra situado en la finca rústica marcada con el número 2232 en la comunidad de Dzitnup, municipio de Valladolid, una de las ciudades más reconocidas y grandes de la entidad.

Para llegar se podrá tomar la carretera Mérida-Valladolid, y tres kilómetros antes de Valladolid hay una desviación a la comunidad de Dzitnup, seguir hasta el campo de fútbol, a la izquierda está el cenote Samulá y a la derecha está el cenote X’Kekén.

Cenote en Cuzamá. (Foto:yucatan.gob.mx)
Cenote en Cuzamá. (Foto:yucatan.gob.mx)

Bolonchoojol, Chaczinicche y Chelentún

De peculiares nombres como Bolonchoojol, Chaczinicche y Chelentún, estos tres profundos cenotes se localizan en el municipio de Cuzamá, una localidad del estado de Yucatán famosa por sus hermosos agujeros naturales.

Por ejemplo, Chelentún, es una caverna de aguas cristalinas, ideal para nadar, cuenta con una profundidad máxima de 20 metros y tiene fácil acceso a través de una escalinata.

Chaczinicche

Mientras que el segundo cenote denominado Chaczinicche es semi abierto, con 16 metros de caída libre.

La tonalidad de sus aguas claras y azuladas permitirán a los paseantes admirar la profundidad de sus cavidades. Alcanza una profundidad máxima de 40 metros y es de los más visitados.

Este cenote se localiza a 57 kilómetros de la ciudad de Mérida. Se llega al poblado de Cuzamá, se avanza al sur, rumbo a la hacienda Chunkanán, donde se toma el transporte en el parador turístico del municipio. Desde ahí se recorren tres kilómetros al sur-poniente en línea de truck (vía angosta de rieles donde corre una plataforma rústica jalada por caballos) y posteriormente se caminan 50 metros hasta la entrada del cenote.

Cenote Bolonchoojol. (Foto:yucatan.gob.mx)
Cenote Bolonchoojol. (Foto:yucatan.gob.mx)

Bolonchoojol

La también llamada “ratonera con nueve entradas” es ideal para practicar buceo y nadar. Su espejo de aguas azules es de 30 metros de largo por 20 de ancho y una profundidad de 20 metros.

En el interior de Bolonchoojol hay cavernas, además que desde la parte central de la bóveda cuelgan las raíces de un álamo que tocan la superficie del agua.

Se localiza en la ex hacienda Chunkanán en la población de Chunkanán, a 48 kilómetros. de la ciudad de Mérida, pasando por la población de Acanceh, hasta llegar a Cuzamá.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR